Feria de Artesanos de Invierno

Se llevó a cabo en el Club Vélez Sarsfield de esta ciudad, durante tres días consecutivos, la tercera edición de la feria de artesanos de invierno, iniciativa impulsada y organizada por la Asociación de Artesanos y Manualistas de Azul.

Se presentaron 75 stands, de los cuales 35 pertenecieron a artesanos de otras ciudades, como Mar del Plata, Santa Teresita, Capital Federal, Olavarria, Tandil.

La gente, que concurrió en gran número, pudo disfrutar de elaboraciones que se exponían en los stands. También existió un patio de comidas, que fue el lugar para que se sentaran para disfrutar de alguna bebida y alimentos.

Para el tesorero del Centro de Artesanos y Manualistas de Azul estuvo muy linda la feria, desde que comenzó hubo muchísima cantidad de gente. Los artesanos están contentos por el clima que fue muy bueno y se compartió entre todos. Se cubrieron con creces las expectativas en todo sentido. Agregando que anualmente se va incrementando la cantidad de gente y de artesanos.

Un artesano de Mar del Plata, que ya había participado de esta feria en años anteriores, a pesar de las vacas flacas, hizo algún dinerillo. Trabaja con parsec que es una pasta similar a la poxilina, tiene las mismas propiedades. Es un trabajo similar al hindú, a lo marroquí de donde fue sacada la idea. Existe una técnica que se llama “mosaiquismo” que justamente se trabaja con pedacitos de mosaicos pero esto es con mostacillas y así se van haciendo diferentes trabajos.

Expresó que la clave es tener buenos precios y calidad en los trabajos que es lo que busca la gente. Agregando que es una lucha el tema de los costos de los insumos, no solamente por esta época, sino al correr de los años los márgenes se han ajustado un poco más y ahora hay que hacerle frente a esta situación tan delicada. Por eso hay que hacer grandes esmeros para producir un poco más para que no se noten las diferencias.

Un artesano que estudia diseño industrial en la Facultad de Mar del Plata, vino a esta feria con dos compañeros. Para ello elaboraron todo tipo de veladores de madera maciza y de plástico. Muchos de colores para las habitaciones de los chicos y otros más formales para los adultos. Es decir hicieron veladores específicamente para comercializar en Azul. Su reflexión es que la gente pregunta mucho pero la venta es poca, por eso piensan hacer cosas que tengan que ver con el diseño.

Para otro de San Bernardo, que era la primera vez que venía a esta feria, pero hace 5 años estuvo en la Fiesta Mundial del Día del Artesano en la plaza frente a la Estación del Ferrocarril General Roca con sus duendes articulados, sostuvo que tuvo buena aceptación de la gente y que se cubrieron las expectativas.

Para el público que la visitó, le gustó, es hermoso todo lo que es feria. Le encantaron las cosas nuevas y no es caro. Está linda la propuesta, todos los puestos tienen lindas cosas.

Así pasó la tercera edición de la feria de artesanos de invierno, con las expectativas cubiertas en todo sentido. Con mucha cantidad de público que la visitó. Pero, según algunos puesteros, se notó la crisis del país, aunque tuvieron buena respuesta por parte de los azuleños.

Para la ciudad de Azul esta feria significó que más de 35 personas estuvieran en la ciudad durante tres días, con deseos de volver en la próxima edición, consumiendo y dando movimiento al comercio local. Cosa que lo está reclamando a gritos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *