Fiebre amarilla: “Ante el desborde que hubo, tuvimos que ampliar la cobertura en Olavarría”

Lo aseguró a este diario la licenciada Mabel Piccini, directora asociada de la Región Sanitaria IX, al referirse al operativo especial desplegado que incluyó la apertura de un vacunatorio adicional y temporario en la vecina ciudad. En la sede de la Región se aplicaron en enero 800 dosis.

La licenciada Mabel Piccini, directora asociada de la Región Sanitaria IX, habló sobre el operativo que están desplegando debido a la problemática de la fiebre amarilla. JOSÉ BERGER

EL DATO:
Las vacunas contra la fiebre amarilla en la sede de la Región Sanitaria IX, ubicada en Bolívar y Arenales, se aplican con turnos dados de antemano. Se respeta el orden de llegada, pero previamente hay que sacar turno.

Si bien, desde hace tiempo, es sabido que antes de viajar a ciertos países es necesario vacunarse contra la fiebre amarilla, este año se desató el furor en plenas vacaciones ante las noticias sobre el brote que existe actualmente en Brasil y el conocimiento público  sobre las largas colas y vigilias que hay actualmente en Argentina en busca de una vacuna que ayude a prevenir la enfermedad.
Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado en el que recomienda la vacunación a todas las personas que viajan a todas las zonas de Brasil donde se registra la circulación del virus.
La fiebre es una enfermedad viral que se transmite a través de la picadura de algunas especies de mosquitos y puede ser grave.
Azul no fue la excepción de lo que está pasando en todo el país y en la Región Sanitaria IX vienen teniendo una alta demanda de la vacuna e incluso están ejecutando un plan de contingencia que incluye la apertura de un vacunatorio adicional y temporario en la ciudad de Olavarría.
Desde los primeros días de enero hasta el último viernes llevaban unas 800 dosis aplicadas y el dato es que no sólo son de personas de Azul y la zona sino que muchos vienen derivados de Buenos Aires u otras ciudades de la provincia que no dan abasto.
Han venido personas de la ciudad de Buenos Aires, Pigüe, Saladillo, Pinamar, Roque Pérez, Villa Gesell, Bahía Blanca, 25 de Mayo y Monte, entre otras; y la mayoría de ellos viajan  a Brasil.
Ante el desborde, operativo especial  
La licenciada Mabel Piccini, directora asociada de la Región Sanitaria IX, aseguró a este diario ayer que “ante el desborde que hubo porque en realidad vino gente de otras zonas como Buenos Aires y alrededores, tuvimos que ampliar la cobertura en Olavarría. Se está vacunando en el Banco de Leche (Maipú al 2800 esquina Belgrano) de la vecina ciudad en horario de la mañana”.
Según pudo saber este medio se inauguró el pasado viernes y ya se están dando turnos a partir del 7 de febrero.
También se habilitó una línea especial para dar informes,  recomendaciones y asesoramiento especial sobre la fiebre amarilla. Hay que llamar al conmutador de la sede de la región y los llamados son derivados (02281-423410 o 428019).
A través de estos teléfonos se otorgan además los turnos de vacunación.

La Dra. María Elena Hidalgo Corrales, responsable regional del área de Epidemiología e Imnunizaciones, dio algunas recomendaciones. JOSÉ BERGER


Disponibilidad de vacunas    
Piccini enfatizó que la dependencia sanitaria está organizada y con una logística adecuada que están aplicando frente a la contingencia producida por la alta demanda por  los casos que se presentaron en Brasil.
“Para Brasil, que es la mayor demanda, la vacuna está recomendada, aunque no es obligatoria, sobre todo para algunos lugares como Río, San Pablo y algunas partes del norte”, aseguró.
Que no sea obligatoria significa que los países dejan ingresar a quienes no tengan el certificado de la aplicación de la vacuna.
Describió que “hay desesperación y angustia en la gente por las noticias que circulan” y por eso hay un operativo especial vigente. Sin embargo, en todo momento llevó tranquilidad a la población porque se están ocupando.
Informó al mismo tiempo que hay disponibilidad de vacunas, aunque han tenido que reforzar los pedidos.
Vacunarse con antelación    
Un dato de trascendencia que dio la licenciada al hablar con este diario que lo ideal es vacunarse 15 días antes de viajar.
También enfatizó que la gente además de vacunarse, tiene que usar repelente con una aplicación cada cuatro horas, utilizándolo incluso sobre el protector solar.
Al respecto, comentó que “en realidad hay otros mosquitos que transmiten otras enfermedades como  dengue, zika y chikungunya que también hay que prevenir”.
“La gente tiene que estar tranquila. Si tienen dudas que llamen a la región y serán atendidos”, expresó Piccini.
Hay que aclarar al mismo tiempo que en Argentina aún no se han presentado casos de fiebre amarilla, sólo hubo monos enfermos en Misiones.
“No hay que desesperarse y usar repelente”, remarcó la directora asociada de la región con sede en Azul.
“Hay que protegerse con repelente”   
Por su parte, la Dra. María Elena Hidalgo Corrales, responsable regional del área de Epidemiología e Imnunizaciones ratificó que en Brasil hay zonas críticas donde los viajeros deben vacunarse y recordó que hay que tener en cuenta y prevenir la picadura de los mosquitos porque la fiebre amarilla no es la única enfermedad que trasmite este vector.
“Hay que protegerse con repelente”, insistió. Por otra parte, recordó a quienes viajen a zonas riesgosas tener en cuenta el agua segura y utilizar agua mineral.
Hizo hincapié también en que la vacuna contra la fiebre amarilla “dura toda la vida”.
Finalmente recordó que además del repelente y la vacunación, “hay que tener cuidado con la higiene de los alimentos y con el correcto lavado de frutas y verduras”.
PREVENCIÓN Y SÍNTOMAS
La fiebre amarilla se previene a través de la vacuna como así también por medio de la aplicación de repelentes. Además de la vacunación previa, luego del viaje se recomienda consultar rápidamente al médico ante la aparición de síntomas como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas o vómitos.
La vacuna está contraindicada para los menores de un año; los mayores de 60 años; embarazadas; las mujeres que están en período de lactancia y aquellas personas que tengan  una enfermedad de base como oncológicos o inmunodeprimidos.
ALGUNOS DATOS A TENER EN CUENTA
La vacuna es segura, efectiva, y protege contra la enfermedad con una única aplicación por el resto de la vida, pero como todas las vacunas tiene efectos adversos y por eso los especialistas recomiendan que quien no la necesita, no tendría por qué pasar por este riesgo.
ES QUE LAS ÁREAS DE RIESGO ESTÁN BIEN DETERMINADAS: La vacuna está recomendada para quienes viajen a los estados brasileños de Río de Janeiro, San Pablo, Espíritu Santo, Mina Gerais y Salvador de Bahía.
No es necesaria la vacunación para aquellos que permanezcan menos de 72 horas en una  zona de riesgo como escala de viaje. Tampoco para quienes hagan cruceros.
Para las personas que viajan a las costas de los estados en sur de Brasil como Santa Catarina, que incluye a las ciudades de Florianópolis, Bombinhas, Camboriú y todos los balnearios del sur, no tienen que vacunarse como así tampoco quienes vayan a los estados del nordeste como Natal, Recife, Fortaleza y Pipa, ya que no tienen circulación del virus de fiebre amarilla. Para algunos países del sudeste asiático o África la vacunación es obligatoria y sin el certificado de la vacuna la gente directamente no entra.
“ESTÁ TODO SATURADO”

La demanda ha provocado que a Azul lleguen personas y familias de otras ciudades bonaerenses y ayer, al momento que EL TIEMPO estuvo en el lugar, no fue la excepción.
Se acababan de vacunar los integrantes de una familia con dos hijos menores provenientes de Monte y que están próximos a viajar a Río de Janeiro.
Explicaron que viajaron a Azul especialmente a vacunarse debido a que “buscamos en la página de la Gobernación en las delegaciones que había para vacunarnos. Una de las opciones era esta ciudad. Teníamos más cerca La Plata, pero teníamos que ir a las 5 de la mañana a hacer cola y era un problema por los nenes. Así es que llamamos acá y por suerte nos dieron un turno”.
Por otro lado, un joven oriundo de Bolívar pero que vive en Buenos Aires esperaba para vacunase y contó a este diario que “no podía conseguir vacunas por ningún lado y por eso estoy acá. Está todo saturado”. En su caso irá próximamente a Indonesia.
En el lugar había además un hombre, también de Bolívar, que en realidad estaba buscando asesoramiento porque tiene previsto un viaje a China, lugar para el cual también hay que vacunarse.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *