Fiesta, alegría y color en la presentación de trajes

Se realizó ayer este tradicional encuentro de los egresados del Partido de Azul. Cada uno de los colegios mostró el distintivo que llevará hasta fin de año tanto para ir a la escuela como para salir. Fueron horas de festejo intenso que terminó con la presentación de Amar Azul al ritmo de las mejores cumbias.

<
>

Amar Azul se despedía del escenario con toda la Promoción 2017 agitando desde el Veredón: pero la fiesta seguía. En realidad, todo comenzó mucho antes, hace meses o quizá un año, los egresados de los colegios secundarios estuvieron planeando este momento en sus cabezas durante todo su trayecto por la escuela.

Pero todo se hizo palpable en marzo de este año cuando iniciaron las clases y en el ambiente se respiraba la Promoción. Y ya sabían que este momento iba a llegar, por eso desde temprano comenzaron a hablar con las modistas, hacer presupuestos y discutir acaloradamente por ver de qué va a ser el traje. Pero se sabe que después de esto, todo es alegría.

Luego de mucho pensar, prepararse y emocionarse, el momento por fin llegó. Desde el jueves los adolescentes se juntaron en distintos lugares para planificar su ida al balneario en donde harían un “asado” que serviría de escusa para empezar a festejar.

Con un vaso bien grande en algunas manos, música bien fuerte y un sol que permitía el uso de remeras la Promo “Infin17a” comenzó oficialmente a festejar en la zona de Playa Grande.

El encuentro de todos los colegios que se encuentran viernes tras viernes en las previas y luego en el boliche en donde se forman amistades, noviazgos y recuerdos que quedan para siempre que, con los años, mirarán con nostalgia.

Con el cielo como protección los egresados prendieron el fuego, prepararon el pan y pusieron las hamburguesas o chorizos para comer algo. Pero esto era lo que menos importaba: lo que querían era moverse al ritmo de la música mientras hablaban de lo bien que la iban a pasar a la noche.

Si bien la pasaban bien, las horas no se pasaban más ya que nunca esperaron con tantas ansias la llegada de las 21 horas. Cuando la música en el Balneario terminó supieron que era hora de volver tranquilos a sus casas para ponerse por primera vez el traje, salir a la calle y llegar a Bolívar y Burgos para organizarse para entrar.

 

El ingreso

 

Las 20 era la hora en donde estaban citados todos los egresados. Ni bien pasaron algunos minutos la esquina ya estaba colapsada de jóvenes multicolor que se abrazaban, cantaban y se ponían en el orden preestablecido para hacer la gran entrada.

Ya cerca del momento de hacer la entrada comenzaron los cantos y el juego implícito de ver qué Promo tiene más aguante no pudo faltar. Sin dudas las más populosas tuvieron ventaja pero las que son más pequeñas no se quedaron atrás y más fuerte gritaban y saltaban para contrarrestar el faltante numérico.

Al otro lado de la Plaza, ya en el Veredón Municipal, estaban en el escenario los animadores Facundo y Dany hablando con los padres y contando todo lo que habría durante la noche: ambos coincidieron en que los chicos son los principales protagonistas de la noche.

Estos dos espacios se vieron conectados rápidamente. La Promo 2017 comenzó a entrar y la verdadera fiesta, por fin, había comenzado. Ni el frío de la noche pudo con los chicos del Normal que como “Flash” corrieron por Burgos hasta Yrigoyen haciendo un camino que no se volvería a cerrar hasta que termine la noche.

Recién llegados a nuestra ciudad, la promo cachariense se hizo sentir en la Plaza San Martín. El Colegio del Carmen llegó con un traje galáctico lleno de colores que se hizo notar bien.

De lejos, por la proa, se podía ver un grupo de piratas que venía más que rápido dispuestos a robarse las miradas de todos los presentes y ser el centro de atención por un buen rato. Los chicos de la Escuela Secundaria N° 11 llegaron al ritmo del clásico de Los Auténticos Decadentes.

Luego, desde la Ruta N° 3 hicieron sentir sus cantos. Se trataba de la Promo de Chillar que, vestidos del Capitán Garfio, que llegó con toda la energía como no podía ser de otra manera.

Una de las escuelas con más historia les siguió. Los egresados de la Escuela de Educación Técnica N° 2 de Azul, o más conocida como el “Indu”, hicieron su gran y épica entrada. Las chicas vestidas como Harley Quinn y los chicos como El Guasón llegaron al veredón y todos juntos eran un Escuadrón Suicida.

El momento tierno de la noche lo dieron los integrantes de la promo de San Cayetano. Todos llevaban un traje naranja “animal print” que representaba a Tigger el cariñoso personaje de Winnie the Pooh. Sin embargo, hicieron sentir su rugido.

Luego llegaron los chicos de la Secundaria N° 9, conocida popularmente como “La Base”, quienes estaban vestidos de King Candy y como su personaje fueron más que excéntricos y algo locos al ritmo del pogo que no querían que termine.

Si de personajes excéntricos se trata, los chicos de Sagrada Familia eligieron a Patricio el mejor amigo, y algo atolondrado, de Bob Esponja. Con mucha alegría llegó, tal vez, una de las promos más numerosas de la noche que no pasaron desapercibidas por el público.

Quizá un poco más lento que Flash, llegaron los chicos del Colegio Inmaculada Concepción que se vistieron de corredores para esta ocasión. Los chicos cruzaron la bandera a cuadros con mucha alegría al ritmo de la música.

Le siguieron los chicos del Colegio San Francisco, que junto a los de la Escuela Secundaria N° 1 o “Piloto” hicieron su gran llegada. Los alumnos del gran edificio de Burgos y Malere marcaron su presencia en esta noche que recordarán para siempre.

Ya faltaba poco para el final y egresados del Colegio Sagrado Corazón no dejaron que la entrada decaiga. Vestidos de Carlitos, el amado personaje de Los Rugrats, marcaron su entrada y dieron la nota: llevaban un cartel que decía: “mamá y papá: llegué a la promo”.

Luego los chicos de Mariano Moreno hicieron su gran entrada haciendo sentir su gran rugido: su traje representa a Sully, de Monster Inc. Con bengalas color celeste, en consonancia con el color elegido, llegaron con mucha alegría antes del gran cierre.

Pero los encargados de cerrar esta movida fueron los integrantes de la Promo del Nacional. Llegaron con toda la emoción de ser los últimos en entrar y tener todo el espacio para ellos solos. Como Alicia, atravesaron el espejo y el sueño se les hizo realidad: la fiesta estaba empezada.

Pura fiesta

El ingreso fue sólo el comienzo. Al ritmo de rocks y cumbias de todos los tiempos los chicos comenzaron a bailar en inmediaciones de la fuente con mucha alegría agitando las banderas y saludando, con la valla de por medio, a sus amigos y familiares que los fueron a ver.

Un poco de diversión en ese lugar y se dirigieron todos al escenario para que se arme el festejo. Cumbias de todos los estilos, reggaeton y el pogo más grande del mundo se vivieron durante más de media hora sobre el veredón municipal.

Más tarde se mostraron en pantalla gigante todos los videominutos que las distintas escuelas habían preparado. Cada uno contaba la historia de sus trajes de manera más que divertida.

La cumbia ya se respiraba en el ambiente. Mientras se reproducían los videos, Amar Azul iba subiendo al escenario para cantar todos sus clásicos que aún siguen vigentes y todos los chicos se los sabían: “El Polvito del Amor”, “Yo me enamoré” y “Yo tomo licor”.

Para cerrar, el clásico. Suenan los primeros acordes y los gritos no se hicieron esperar: “Pop Goes The World”, de Men Without Hats, comenzó a sonar pero no nadie sabe la verdadera letra, todos se la cambian y se escuchó al unísono “Oh dale promoción, promoción, promoción dale promoción”.

Los conductores se despidieron, la música se apagó y se terminó la presentación de trajes. Pero la fiesta para los chicos no terminaba, les esperaba aún una larga noche en Shittó luciendo por primera vez el traje en el boliche.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *