Fiesta de la Torta Negra

En un día a pleno sol, especial para estar al aire libre, debajo de los árboles, en el balneario municipal de Tapalqué estuvieron presentes aproximadamente más de 4.000 personas de la localidad y de la región para participar de la quinta edición de la tradicional Fiesta de la Torta Negra, como viene sucediendo en los últimos años.

La ocasión fue una verdadera celebración de la tradición tapalquenera en donde se realizaron una serie de actividades gastronómicas, culturales y recreativas.

En ese marco existieron juegos de kermés, peloteros gratis, feria de artesanos y talleres de cocina de torta negra para que todos sepan como se realiza.

Los habitantes de Tapalqué son conocidos en la zona como los “Torteros” mote que les han dado los vecinos de General Alvear. Las panaderías de Tapalqué son una tradición. Las más antiguas datan de alrededor de 1880, incluso las mas nuevas pertenecen a descendientes de aquellos viejos panaderos que transmitieron el oficio, y que a su vez continua en las nuevas generaciones de descendientes.

En este legado se incluye la receta de la Torta Negra que cada panadería mantiene como un rasgo propio e irrepetible, con la peculiaridad extra de que en Tapalqué son de tamaño familiar.

La Torta Negra a diferencia de las demás facturas que se consumen en Argentina, que en su mayoría provienen de recetas europeas, es una creación típicamente criolla. Su origen se remonta a la creatividad de los panaderos para aprovechar la masa sobrante de la elaboración del pan o galleta. De ahí que su masa sea salada. La receta se completa con una cobertura de azúcar negro, es decir, el menos refinado, que históricamente fue más barato que el blanco.

Su origen ligado a una necesidad y los elementos que conforman la receta hacen de la torta negra un producto popular.

Hoy Tapalqué, llamada la “Capital de la Torta Negra” reivindica a la torta negra en su doble sentido gastronómico y cultural, apropiándose y revirtiendo simbólicamente el contenido de aquel mote que los identifica (torteros).

En esta fiesta no pudieron dejar de estar los tradicionales talleres de preparación y horneado de las tortas, que año a año van sumando más participantes con una entusiasta asistencia de gente de otras localidades.  Así también no pudieron faltar quienes vacacionan en la zona o vienen a pasar el día al balneario, como aquellos que llegan especialmente ese fin de semana para no perderse ningún detalle de esta fiesta tan conocida en la región.

También se reconoció a cocineras “famosas” de Tapalqué, entre quienes estuvieron Carmen Cisneros, Yolanda Franceschini y Luisa Benavente, entre otras.

Pero el acto más esperado por los asistentes fue el corte de la torta negra gigante de 8 metros de largo por 1,20 metros de ancho, elaborada por una panadería de la localidad, para luego distribuirla entre los asistentes.

En la parte musical participaron artistas locales, un show de karaoke en pantalla gigante con la participación del público y finalizó con la actuación de una banda musical de Azul.

Esta fiesta tiene su origen en poner en valor este panificado bien autóctono que revaloriza la creatividad de los panaderos de esa localidad. Además fue una ocasión más para una verdadera celebración de la tradición tapalquenera.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *