FIN DEL CAMINO  

Sportivo Piazza le ganó a Estudiantes en Olavarría, forzó la definición por penales pero no pudo imponerse. El ascenso interprovincial de la Región Pampeana Sur lo dirimirán el bararaz y El Fortín, que eliminó a Jorge Newbery de Salliqueló.

Último intento. Biscardi le ataja el penal a Sergio Valdez y posibilita la clasificación de Estudiantes a la final del Federal C. FOTOS NACHO CORREA

Por Silvio Randazzo, de la Redacción de EL TIEMPO

A veces cuesta asimilar cómo un anhelo tan grande, que fue construyéndose tan de a poco y con tanto esfuerzo empeñado, puede desvanecerse tan repentinamente, en un suspiro que tarda lo que un pestañeo. Sabemos bien que los sueños en el fútbol se esfuman de esta manera, pero cuando las ilusiones en torno a sus colores languidecen, al hincha pareciera no serle suficientes explicaciones y reflexiones. Así se terminó el gran sueño de Piazza en el Federal C, una muy buena campaña que en un penal mal pateado se terminó de desinflar y dejó un espeso pesar en el ánimo de cada piazzista –de los cientos que coparon la tribuna del Parque Carlos Guerrero y de aquellos que se pegaron a una radio para sobrellevarlo a distancia–.

La llave ante Estudiantes de Olavarría fue a lo largo de 180 minutos demasiado pareja; puede que la más amplia diferencia futbolística a lo largo del par de partidos de esta semifinal se haya apreciado ayer, promediando el primer tiempo, cuando el bataraz hacía flaquear notoriamente al fondo piazzista, bastante expuesto por una debilidad que no le pertenecía por completo, dado que el resto de la estructura funcionaba muy mal en función defensiva. Por lo demás, esos diez penales pueden verse como la más justa forma de dirimir uno de los finalistas de la Región Pampeano Sur.

El comienzo de la revancha tuvo un comienzo inmejorable para Piazza, una manera muy distinguida de pretender escribir un capítulo más en una historia que, pese al resultado final, no deja de ser historia. Mariano Borda interceptó en mitad de campo visitante y alargó para Guevara (el mejor entre los piazzistas), el “Chino” pasó rápidamente al plan ofensivo, llegó por izquierda hasta el área y pareció dudar entre su carrera y el pase hacia el Valdez al punto penal. La pequeña demora le permitió a Carrizo acercarse a la medialuna: la pelota le llegó por bajo y Braian, de primera y con la parte externa de su pie derecho, la encastró en el ángulo superior zurdo de Biscardi. Un golazo para nutrir con supervitaminas la esperanza.

Ese gol tempranero tranquilizó al industrial, y quizá lo haya hecho demasiado. Quizá como instinto de preservación de una victoria tan necesaria, Piazza se acercó mucho a su propio arquero y empezó a partirse. Pero no es del todo apropiado afirmar que esa conducta se valió por completo de una decisión propia, ya que Estudiantes reaccionó casi sin demoras y sabedor de la rotunda ventaja que ejercía con el juego aéreo, puso en práctica esa vía (no de manera exclusiva) para encerrar a su oponente y atemorizarlo.

  “Chino” volador. Guevara volvió a ser el mejor jugador industrial, partícipe necesario de casi todas las acciones riesgosas del ataque de Piazza.

Esta vez, Juan Barbieri se recostaba con constancia sobre la izquierda en ataque –Rojas lo acompañaba por el sector opuesto–. Sin toda la ayuda necesaria de Bedoya (o en todo caso Carrizo), Miglino quedaba a mitad de camino, Iztueta debía abrirse con el citado delantero y toda la defensa se corría en ese sentido; si acaso “Chiky” Borda no se plegaba a Irusta, el área piazzista se debilitaba.

Barbieri practicó un par de atajadas notables ante cabezazos bataraces y las alertas tronaban en el área azuleña. El retroceso de Piazza, tardío y no con todos los jugadores necesarios, le permitía a Estudiantes hallar espacios en todo el frente de ataque. Comenzaba a aflorar la figura de Pablo Mujica, quien a las espaldas de Gastón Borda (a veces se alejaba del 5 hacia los costados) tutelaba la faz ofensiva del albinegro.

Las reacciones piazzistas eran esporádicas, pero las que dispuso alcanzaron una relevancia profunda. Costaba explicar por qué Guevara no era requerido con mayor continuidad para sus filosas empinadas verticales. Es que Piazza se sacaba los peligros a pelotazo limpio, y cuando la salida podía ser más razonada, generalmente se lo buscaba por alto a Valdez. Guevara tuvo su oportunidad luego de una carrera de 50 metros por el costado izquierdo, en la que quizá fue la maniobra individual más espectacular de todo Piazza en el campeonato. Eludió unos cuatro rivales, pisó el área y como cuando en el gol, dudó un momento en la resolución; optó por el remate al arco y la chance fracasó.

Con Gorgelino bien plantado sobre la izquierda en la zona media y con Mujica casi siempre liberado de molestias villeras en cada lugar donde se le antojaba, “Chiky” Borda no ahorraba dolores de cabeza al verse tan solo ante los dos gestores de juego  bataraz, imposibilitado de equilibrar el fragor en torno al círculo. Pero más allá de sus propias falencias, lo que el 5 de Piazza padecía era una notoria soledad a su alrededor, escasa colaboración al momento de plegarse el equipo. Así, los defensores azuleños perdían en cada uno de sus saltos, pero sus volantes no conseguían impedir casi ningún lanzamiento desde los flancos.

A Piazza le llevó algunos minutos, pero a lo largo del complemento consiguió que el trámite adquiriese ribetes bastante convenientes para atentar contra el ímpetu y la instrumentación futbolística de Estudiantes, que de nuevo en el albor de la segunda etapa se hacía cargo de la iniciativa del juego.

Cuando el sueño era posible. Braian Carrizo colocó allí el balón que venció el arco bataraz y provocó una tempranera esperanza. Piazza venció a Estudiantes y empató el global. FOTOS NACHO CORREA

El ingreso de Pomphile (por lesión de Iztueta) le permitió al fondo auriverde recomponer la resistencia por la vía aérea; el defensor fue el mejor cabeceador piazzista y lo hizo no sólo dentro de su área, sino también de anticipo, lejos de ésta. Jugadores como Mujica, Gorgelino y Barbieri (podríamos sumar a Rojas) fueron mermando su influencia ofensiva, en tanto Piazza equilibraba la pujanza en el círculo.

El equipo que dirige Peralta tenía quizá como principal falencia la imposibilidad de sostener la pelota (a partir de sociedades) entre sus hombres de ataque; si bien el equipo no está diseñado para practicar una tenencia prolongada, no podía Piazza valerse del tiempo y los movimientos para alejarse de su arquero y respaldar la presión alta, que ayer no fue demasiado efectiva.

Con modestia en su rendimiento pero reconfortado en el carácter colectivo, el conjunto de la Villa Industrial había conseguido confundir a su oponente. No con toda la continuidad que ameritaba el momento del encuentro, Piazza ponía a Mariano Borda y a Guevara a correr por izquierda con pases cruzados que daban un panorama espacioso y sin marcas para el jugador azuleño que se soltaba e iba hasta las profundidades. De esta manera fue que el lateral izquierdo contó con una chance inmejorable luego de una muy buena acción individual; al momento de enfrentar a Biscardi, dentro del área menor, Borda optó por un tiro desviado al primer palo y no por el pase al centro, por donde corrían dos compañeros.

Cuando el albinegro dejó de lastimar en masa con los cabezazos ante Barbieri, no produjo alternativas a esa modalidad y quedó relegado a una versión con buen trato de pelota pero sin acciones de relieve. El tramo final reflejó la puja confusa de dos equipos que ya no lucían tan convencidos de tomar un último gran riesgo en pos del gol.

En la definición por penales afloró la figura de Biscardi y el mal pie de Piazza para no hacerle un poco más complicada la circunstancia al 1 bataraz. No habrá consuelo efectivo para Piazza a la brevedad, pero bien sabe todo este plantel que fue mucho más allá de la cotidianidad de las aspiraciones locales. Y estuvo a la altura del desafío que se planteó.

Hernán Barbieri intenta una suerte de consuelo con Valdez.

LA FIGURA 

Pablo Mujica

Tutor e ideólogo de la versión ofensiva de Estudiantes, de los más notables intérpretes del juego junto a Gorgelino. Pablo Mujica fue el único cambio que Torrisi decidió para recibir a Piazza, y el 10 jugó un notorio partido, fundamentalmente en el primer tiempo.

Estudiantes 0 (3)

Piazza 1 (2)

Estudiantes

  1. Biscardi
  2. Onraita
  3. Palmieri
  4. Bazterrica
  5. Candia
  6. Carlucci
  7. Pena
  8. Gorgelino
  9. Barbieri
  10. Mujica
  11. Rojas

DT: D. Torrisi

Piazza

  1. Barbieri
  2. Irusta
  3. Borda
  4. Miglino
  5. Borda
  6. Iztueta
  7. Guevara
  8. Bedoya
  9. Valdez
  10. Lamardo
  11. Carrizo

DT: M. Peralta

Cancha: Parque Carlos Guerrero

Árbitro: B. Amiconi

Asistentes: M. Acosta y M. Luna

Suplentes de Estudiantes: J. Masson, L .Castarés, I. Las Heras, E. Peralta, G. Trepichio.

Suplentes de Piazza: J. Matos, A. Pomphile, J. Rodríguez, N. Castro, A. Parodi.

Gol: PT: 3’ Braian Carrizo

Cambios en Estudiantes: ST: 38’ E. Peralta por J. Pena.

Cambios en Piazza: ST: 12’ A. Pomphile por L. Iztueta, 25’ N. Castro por R. Lamardo, 33’ A. Parodi por B. Carrizo.

Definición por penales: Para Estudiantes convirtieron Gorgelino, Carlucci y Barbieri. H. Barbieri le atajó a Onraita y a Peralta. Para Piazza convirtieron Mariano Borda y Parodi. Biscardi le atajó a Miglino, Castro y Valdez.

EL FORTÍN, EL OTRO FINALISTA  

Olavarría tuvo ayer una jornada de pura celebración futbolera. Además de la victoria por penales de Estudiantes ante Piazza, la ciudad aportó el otro finalista a la final de la Región Pampeana Sur, ascenso interprovincial, del Torneo Federal C. En su estadio, El Fortín venció a Jorge Newbery de Salliqueló por 2 a 0 y definirá el certamen nacional con su coterráneo.

En la ida, siete días atrás, Jorge Newbery se había impuesto en Salliqueló por 1 a 0, escenario que requería, de parte de EF, un resultado como el que obtuvo para instalarse directamente en la final.

A los 28 minutos del primer tiempo, Juan Longhini ponía el 1 a 0 para el conjunto fortinero, ventaja que tomó mas espesor a los 22 del complemento, momento en que Emiliano Piecenti, de penal, anotó un segundo tanto.

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    abril 16, 2018 at 8:20 pm

    Felicitaciones igual, Industrial.
    Orgullo de la ciudad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *