AYER

Finalizó la Fiesta Nacional del Gaucho

Durante ocho días Azul fue el centro de las actividades gauchescas de Argentina con la realización de este encuentro que contó con la participación de miles de personas. En este sentido hubo actividades artísticas, tradicionalistas y recreativas todas vinculadas a la vida del gaucho.

La jineteada fue sin dudas una de las actividades más atrayentes de la jornada de ayer en la Fiesta Día Nacional del Gaucho.
FOTOS LUCAS TEDESCO

Fueron ocho días en los que Azul vivió una fiesta bien tradicionalista. El 25 de noviembre comenzó a desarrollarse en el centro de nuestra ciudad la Fiesta Día Nacional del Gaucho con diversas actividades artísticas y de campo más que interesantes en donde cientos de personas las recorrieron a diario.

La primera instancia tuvo que ver con distintas representaciones artísticas en el Salón Cultural. Allí desde ese sábado hasta el viernes próximo pasado se desarrollaron una serie de actos musicales y de danza que nunca perdieron el eje folclórico o tradicional que buscó potenciar en nuestra ciudad este encuentro.

Organizada por la Asociación Criolla Argentina y la Municipalidad de Azul con el apoyo de diversas instituciones de nuestro país, la fiesta tuvo esta primera parte con actividades diarias que reunió siempre un gran número de personas que supo apreciarlas.

Los cantores del Alba se presentaron en el escenario mayor.

Luego de seis días en el centro de la ciudad, la fiesta se mudó al predio ferial de la Sociedad Rural de Azul en donde el eje de las actividades ya no serían meramente artísticas sino que abarcaba un marco más cultural para vivir de cerca lo que es la vida del gaucho en su día a día.

Por eso, además de todas las actividades musicales y de danza que hubo se sumaron otra serie que abarca más a lo que concierne al gaucho puntualmente. En este sentido, la fiesta sumó una serie de puestos de artesanías con vestimenta bien tradicionalista. En los más de 50 puestos se podían comprar bombachas de campo, camisas, chalecos, ponchos, cinturones, sombreros y accesorios para trabajar en el campo.

Entre estos puestos también se hallaban espacios dedicados a la gastronomía. Allí la gente pasaba, y dependiendo de la hora del día, elegía comer algunos pasteles, churros o tortas fritas si era de día y en los momentos claves el asado era el plato preferido para toda la gauchada que estuvo a lo largo del día. Como siempre hubo una serie de excepciones: si bien la mayoría tomaba sus mates otros degustaban un pedazo de “tapa” entre dos panes.

Los Amboé se encargaron de darle el broche de oro a esta propuesta tradicionalista en Azul.

En los galpones también se desarrollaron actividades. La Escuela Municipal de Platería que depende de la Dirección de Educación Municipal  en donde los diferentes talleres que la componen hicieron una presentación de los trabajos finales para que sean apreciados por la comunidad.

En este mismo espacio había venta y exposición de cuadros con la temática gauchesca y distintos objetos de gran valor estéticos que engalanaban este espacio que era recorrido por todos los visitantes.

Ya en el sector más alejado del ingreso se encontraba la gran jineteada. En este espacio representantes de distintas partes del país competían en esta prueba de destreza por premios que ascendían a la suma de 50.000 pesos y que fueron un gran incentivo para los domadores.

Entre gritos y aplausos se llevaba a cabo esta actividad mientras el payador improvisaba en el costado del escenario en donde el locutor daba los datos del próximo en subirse al caballo. Algunos duraban el tiempo estipulado y otros ni siquiera unos pocos segundos, pero ver la destreza de esos caballos era digno de reconocimiento.

En los galpones de la Sociedad Rural hubo una serie de muestras y ferias gauchas.

Ya en el escenario mayor comenzaban los espectáculos centrales de esta jornada. El día sábado la lluvia no permitió la actuación de Carlos Ramón Fernández y no se pudo usar este espacio de gran impacto en la Rural. Pero ayer, a pesar del frío, la situación fue diferente y los shows fueron totalmente exitosos.

Con un gran marco de público comenzaron las actividades aproximadamente a las 18 horas en el escenario mayor. Los Nuevos Flores hicieron su presentación en el escenario mayor dando una clase de chamamé arriba del escenario con la respuesta de los presentes haciendo del centro del lugar para el público una verdadera pista de baile.

También hubo puestos de comida en donde había distintos alimentos bien argentinos.

Luego le siguieron los reconocidos Cantores del Alba que, ya con el sol escondiéndose, llegaron Los Amboe. Estas bandas sirvieron para darle el broche de oro a esta fiesta que, sin dudas, fue un éxito en nuestra ciudad.

“Queremos que se vuelva a hacer en Azul”

Esta fiesta si bien fue organizada por la Asociación Criolla Argentina, la Municipalidad trabajó incansablemente para llevar adelante esta fiesta en Azul. Por eso, este medio dialogó con el intendente Hernán Bertellys quien en un principio destacó que “realmente no conocía esta fiesta hasta que la viví en primera persona y la verdad que estoy más que sorprendido por la convocatoria y la vigencia que tiene”.

Además destacó que “esta es una fiesta de ocho días con un nivel cultural, artístico y tradicionalista de los más elevados a nivel nacional”. Por eso ayer en el último día de actividades “nos quedan las ganas para que el año que viene se vuelva a llevar adelante en nuestra ciudad y que Azul pueda darle mucho más apoyo porque ahora que la conocemos merece resaltar y convocar a toda la región la totalidad de la Provincia de Buenos Aires”.

El intendente Hernán Bertellys dijo sentirse “muy contento por haber vivido esta fiesta en Azul”.

La convocatoria que tuvo esta edición “ha sido muy importante. Primero tiene que ver con que ya es un encuentro más que instalado en el rubro gauchesco y segundo con toda la gente de nuestra ciudad”. Esta es una fiesta que tiene 25 años de tradición en nuestra ciudad y que ha sabido mantener la gran cantidad de público.

“Si tenemos la oportunidad de que se vuelva a realizar en Azul seguramente apoyaremos aún más de lo que hemos hecho tanto desde la comuna y de los vecinos para ser centro de atención de nuestro país en estos ocho días”, dijo el jefe comunal.

En este marco dijo que “los organizadores manifiestan estar muy contentos con lo que se vivió en Azul”, además agregó que este tipo de fiestas que pueden tener sede en nuestra ciudad “son un claro factor de desarrollo para nuestra ciudad, el movimiento económico que esto trae es muy importante para nosotros”.

Este desarrollo del que habla Bertellys no sólo “favorece a la economía sino que también a la cultura azuleña porque muchos azuleños han venido a exponer acá en donde los artesanos pueden tener un espacio para comercializar”. Por último expresó que “esta fiesta nos ha llenado el alma de tradición para poder reconocer lo verdaderamente argentino”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *