JUICIO POR EL HOMICIDIO EN VILLA PIAZZA SUR

Fiscal pidió ayer que el autor del crimen sea condenado a una pena única de cinco años y ocho meses de prisión

Lo hizo sobre la base de un antecedente penal que el encausado registra. La Defensora Oficial, en la audiencia de cesura del juicio llevada a cabo ayer en Tribunales, solicitó que le impongan una sanción de dos años de prisión y que sea excarcelado por el tiempo que ya lleva en la cárcel. El martes que viene una jueza anunciará la pena que le impone al autor de este crimen, considerado por un jurado popular “culpable” de un “homicidio simple con exceso en la legítima defensa”, después de que en abril de 2015 hirió a puñaladas a un joven que había fallecido al mes siguiente.

Un antecedente penal computable que registra el joven declarado “culpable” por un jurado popular el martes pasado de un homicidio simple con exceso en la legítima defensa que ocurrió en 2015 en Villa Piazza Sur hizo que ayer, en la continuación del debate, el representante del Ministerio Público Fiscal solicitara para el autor del crimen una “pena única de cinco años y ocho meses de prisión” y que la Defensa pidiera que lo condenen a “dos años de prisión”. Una pena -también de tipo único- por la cual, dado el tiempo que ya lleva preso, la Defensora Oficial le solicitó a la jueza que está interviniendo en este proceso que el encausado sea inmediatamente liberado.

En la continuación del juicio con jurados que se había iniciado el pasado lunes por ese crimen ocurrido en esta ciudad hace dos años, ayer se realizó la denominada audiencia de cesura.

Ya sin la presencia de los doce ciudadanos que habían declarado “culpable” al azuleño -identificado como Ariel Aníbal Álvarez, de 24 años y actualmente preso en la Unidad 7- la jueza Alejandra Raverta, la actual titular del Tribunal Oral en lo Criminal número 2 que está interviniendo en este juicio, escuchó las alegaciones que el fiscal Guillermo Vaticano y la defensora Oficial Mariana Mocciaro hicieron.

En la sala que la Cámara Penal posee en el tercer piso del edificio de Tribunales y se utiliza para los juicios con jurados, la jueza pudo conocer los pedidos de pena que ambas partes solicitaron para el autor de este crimen, teniendo en cuenta tanto el Fiscal como la Defensora Oficial la calificación del hecho que el jurado popular había hecho el pasado martes, al condenar a Álvarez como autor de ese ya mencionado homicidio simple con exceso en la legítima defensa.

Las sanciones por ese delito, considerado de tipo “culposo” y no “doloso”, incluyen penas en la actualidad que van de un año a cinco años de prisión, tras la reforma al artículo 84 del Código Penal más reciente, que data de enero de este año.

Hasta ese entonces, la pena mínima era de seis meses de prisión. Y esa fue la sanción que, específicamente por el homicidio, la defensora Oficial Mariana Mocciaro -teniendo en cuenta la fecha en que el hecho se produjo- solicitó que se le imponga al joven azuleño. Sanción que, unificada con ese antecedente penal que registra, se tradujo por parte de la funcionaria judicial en el ya referido pedido para que lo condenen a una pena única de dos años de prisión.

Privado de la libertad, ese tiempo Álvarez ya lo lleva cumplido, luego de que había sido arrestado por el hecho al día siguiente a que se produjera.

Dos testigos

La audiencia realizada ayer implicó también que la Defensora Oficial trajera al debate a dos testigos más: una hermana y una ex pareja de Álvarez.

A puertas cerradas, ambas mujeres se refirieron a aspectos de la vida familiar del joven, marcada -tal como ya lo había referido el pasado martes una trabajadora social- por un contexto familiar de extrema gravedad.

Según el propio autor del crimen lo dijo cuando declaró en el debate, esa situación había derivado en que desde adolescente se dedicara al consumo de alcohol y drogas.

Las versiones de esos testigos posteriormente, en su alegación final de ayer, la funcionaria judicial las tuvo en cuenta al valorar para su defendido, entre varias circunstancias atenuantes que mencionó, ese contexto familiar en el que se había criado.

A modo de coincidencia, el fiscal Guillermo Vaticano también consideró como una circunstancia atenuante para Álvarez esa situación familiar adversa.

Pero sus pedidos de pena para el autor de este crimen fueron más elevados que los solicitados desde la Defensa Oficial.

De esa manera, en su alegación final de ayer, el funcionario judicial tandilense pidió por el homicidio propiamente dicho que al joven lo condenen a cuatro años y ocho meses de prisión. Y que a modo de pena única por ese antecedente penal que registra, le impongan una sanción de cinco años y ocho meses de cárcel.

Las características que tuvo la agresión, en la que Álvarez utilizó un cuchillo que lo colocó en una situación de mayor poder ofensivo con relación a la víctima, de la que nunca se pudo establecer que estuviera armada, fueron consideradas por el fiscal como una circunstancia agravante a la pena a imponerle. Del mismo modo que -según mencionó el actual titular de la UFI 6 de Azul- el antecedente penal que ya registraba, consistente en una pena de un año y cuatro meses de prisión en suspenso por otro hecho ocurrido con anterioridad a este homicidio.

Ese incidente se había registrado en esta ciudad en agosto de 2013. Y también utilizando un cuchillo, Álvarez le había provocado graves lesiones a dos varones (ver cuado “Prisión en suspenso”) en el interior de una casa en la que en ese entonces todos ellos estaban.

El dato

Ayer, tras las alegaciones finales de las partes, la jueza Alejandra Raverta anunció que la pena que le impondrá a Ariel Aníbal Álvarez (en la imagen cuando era retirado de Tribunales) la dará a conocer el martes próximo en horas del mediodía. El encausado hizo saber también ayer a la jueza del TOC 2 que ese día no acudirá a Tribunales para escuchar la resolución.

 

 

UN HOMICIDIO “CULPOSO”

Cuando el lunes pasado este juicio con jurados comenzó, Ariel Aníbal Álvarez había llegado al proceso acusado de un “homicidio criminis causa”, ya que durante la instrucción del sumario penal se había establecido que la agresión la cometió en circunstancias que intentó robarle la bicicleta a un joven que se llamaba Ezequiel Marcelo David Pucheta, la víctima de este crimen.

Versiones de testigos escuchadas en el juicio señalaban que en los primeros minutos del 2 de abril de 2015 ambos, acompañados por respectivos conocidos que después declararon en el debate, habían coincidido en una vivienda de Villa Piazza Sur a la que los dos fueron a comprar droga.

Pero cuando el encausado declaró el martes pasado, negó que le haya querido robar la bicicleta a Pucheta. Y se ubicó, en el contexto del incidente que mantuvo con Pucheta, como el que respondió a una agresión a golpes de quien finalmente se convirtió en la víctima de este homicidio.

La agresión había ocurrido en Comercio entre Guido Spano y Guaminí de este medio. Durante la misma, Álvarez le aplicó a Pucheta más de una puñalada con un cuchillo de grandes dimensiones que portaba.

Ezequiel Pucheta tenía 26 años cuando falleció el 29 de mayo de 2015, después de que estuvo internado en el Hospital Pintos durante 45 días por las heridas sufridas en el episodio, lesiones a las que un médico de Policía había calificado en aquel entonces como “gravísimas”.

Una de las puñaladas que el joven recibió había afectado a su corazón y sus pulmones, según se había determinado.

En el transcurso del debate el jurado popular creyó en la versión del encausado. Y finalmente, lo declaró “culpable”. Pero de un homicidio “culposo” y no de uno “doloso”.

Esa situación hizo que quedara completamente descartada la posibilidad contemplada durante la instrucción de esta causa penal, ya que la calificación inicial que tenía ese expediente no se mantuvo y, al ser modificada por el jurado en el debate, favoreció al autor del hecho.

De esa forma Ariel Álvarez, de una eventual condena a una pena de prisión perpetua ha pasado ahora a estar a la espera de que, a modo de unificación de sanciones, le impongan una pena máxima que no superaría los seis años de cárcel, de los cuales ya lleva cumplidos más de dos.

PRISIÓN EN SUSPENSO

Ariel Ánibal Álvarez había firmado un juicio abreviado por el que el 18 de  septiembre de 2014 un juez Correccional lo condenó a una pena de un año y cuatro meses de prisión de ejecución condicional como autor del delito de lesiones graves reiteradas (dos hechos) en concurso real de acciones. Además, como pauta de conducta por esa condena de prisión en suspenso, le habían sido impuestas en ese entonces -por el plazo de dos años- las obligaciones de “fijar residencia” y “someterse al cuidado del Patronato de Liberados”.

Ese antecedente penal fue el que se valoró ayer, tanto por el fiscal Vaticano como por la defensora Oficial Mocciaro, para que ahora lo condenen a penas unificadas por el homicidio “culposo” de Ezequiel Marcelo David Pucheta. Según pidió el Fiscal, a cinco años y ocho meses de prisión. Según solicitó la Defensora Oficial, a dos años de cárcel que ya lleva cumplidos.

Aquel juicio abreviado se había tramitado en el Juzgado Correccional número 1 de Azul que está a cargo del juez Aníbal Álvarez. Y el hecho por el que el joven fue condenado en esa primera instancia, fallo que después quedó confirmado, había ocurrido en una vivienda de esta ciudad ubicada en la calle Puan de Villa Piazza Sur el día 31 de agosto de 2013, cuando era alrededor de la hora seis.

Dos varones, llamados Cristian Garro y Cristian Andrés Bongiorno, habían resultado heridos por Álvarez, quien durante la agresión utilizó -al igual que cuando apuñaló en abril de 2015 a Pucheta- un cuchillo.

La versión de una de las víctimas indicaba que los tres estaban aquel día “escuchando música y bailando” en el interior de esa casa. Y que una discusión entre Álvarez y uno de ellos derivó después en que el joven los hiriera a ambos con un cuchillo de “veinticinco centímetros” que en ese entonces portaba. 

Las lesiones que ambos sufrieron -uno de ellos en la cara y en la mano, y el otro también en una de sus manos- fueron consideradas de carácter grave, según se mencionó en el fallo de este juicio abreviado que derivó en esa primera condena para Ariel Álvarez.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *