Fondo Educativo: de las nueve obras que debía hacer el municipio, sólo terminó dos

INFRAESTRUCTURA ESCOLAR EN 2018

En el acta acuerdo que firmaron en mayo el intendente Hernán Bertellys y el director General de Cultura y Educación de la Provincia, Gabriel Sánchez Zinny, la Municipalidad de Azul se comprometió a realizar nueve obras de infraestructura escolar en el transcurso de 2018. Estando ya a fin de año, sólo dos están terminadas. De las restantes, algunas están paralizadas o en ejecución muy lenta y otras directamente no comenzaron. Por su parte, el gobierno bonaerense también debía realizar seis obras. Sólo terminó una. 

En la Escuela 17 se debía restaurar durante este año la mampostería de fachada. Lo que se hizo fue solamente colocar la malla de contención, a la espera de que en algún momento comiencen los trabajos. NACHO CORREA

Escribe: María Vizcay

De la Redacción de EL TIEMPO

En mayo de este año, el intendente Hernán Bertellys firmó con el director General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Sánchez Zinny, y con el presidente del Consejo Escolar Gervasio Romeo, un acta acuerdo mediante el cual la Municipalidad de Azul se comprometió a realizar, en el transcurso de 2018, distintas obras de infraestructura escolar con recursos del Fondo Educativo.

Ya es fin de año y de las nueve obras comprometidas, sólo dos fueron terminadas. Y no por falta de recursos económicos, ya que el dinero proveniente de la Provincia ingresó a las arcas municipales mes a mes.

Hasta noviembre de este año, la comuna percibió 46.490.335 pesos en concepto de Fondo Educativo, y se estima que en diciembre reciba otros 4 millones aproximadamente.

De ese total que superará los 50 millones de pesos, el 40 por ciento -unos 20 millones- debía obligatoriamente destinarse a esas nueve obras de infraestructura en el Partido de Azul. Pero, como se indicó, sólo dos se hicieron. De las restantes, algunas están paralizadas o en lenta ejecución, mientras que otras ni siquiera comenzaron. Seguramente ahora, con la devaluación y la creciente inflación, deberán esperar aún más.

Parece redundante, pero cada vez que se habla del destino del Fondo Educativo en Azul, los interrogantes vuelven a dispararse. ¿Por qué no se hacen las obras prometidas y vueltas a prometer año tras año?.

Porque tampoco hay que olvidar que la mayoría de las nueve obras que figuran en el acta, ya había sido anunciadas por el Intendente el 28 de mayo de 2016.

Por otra parte, cabe decir que el gobierno provincial tampoco cumplió con el acta acuerdo. De las seis obras que se comprometió a hacer en Azul durante este año, sólo terminó una, dos están en ejecución y las tres restantes ni siquiera comenzaron.

Las nueve obras que debía hacer el municipio 

Nueve son las obras que el municipio debía realizar en el transcurso de 2018, en base al acta acuerdo que se firmó en esta ciudad el 11 de mayo pasado.

De las nueve, sólo dos se terminaron. De las restantes, cuatro directamente no comenzaron y las demás o están paralizadas o en lenta ejecución.

Las dos obras que se terminaron son los sobretechos de la Escuela Técnica N° 2 “Vicente Pereda” y el playón deportivo del CEF N° 35.

Para los sobretechos, el Ejecutivo -viendo que pasaba el tiempo y no encaraba las obras- transfirió los fondos al Consejo Escolar y fue esa institución la que se encargó de armar los pliegos de bases y condiciones, llamar a licitación, licitar, adjudicar, supervisar los trabajos y entregar la obra que tuvo un costo total de 2.872.679 pesos.

La construcción del playón, por su parte, concluyó hace aproximadamente tres meses y tuvo un costo de 2.897.980 pesos, de acuerdo a lo informado por el jefe de Gabinete y Gobierno, Alejandro Vieyra, cuando concurrió al Concejo Deliberante el último 20 de noviembre.

En lo que hace al Jardín de Infantes 901, en el acta el municipio se comprometió a construir los techos y terminar un aula.

Algunos trabajos se hicieron pero la obra se paralizó por el incumplimiento del contratista Alejo López -quien llamativamente es el hermano de la directora de Educación municipal, Stella López-, a quien el municipio debió intimar legalmente. Luego fue readjudicada a otro contratista por 400.271 pesos y aún falta que concluyan los trabajos.

Otra de las nueve que debía hacer la comuna en el transcurso de este año es la construcción del primer módulo del edificio de la Escuela Agraria. Los trabajos, que tenían un presupuesto total de 5.525.625,58 pesos, quedaron en la mitad. Tampoco en este caso el municipio llegará a cumplir lo que firmó.

A su vez, la obra de construcción de aulas de la Escuela de Música Popular quedó paralizada con un avance de poco más de la mitad. El presupuesto para esta obra ascendía a los 272.625 pesos.

Los cuatro establecimientos en los que no se ha hecho nada son las Escuelas Normal y 17, el ex Colegio Nacional y el Centro de Producción Total de Pablo Acosta.

En la Escuela Normal y en la Escuela 17 se debía restaurar la mampostería de fachada. En ambos establecimientos lo único que se hizo hasta el momento es colocar las mallas de contención.

En el ex Colegio Nacional se firmó que refaccionarían los baños. Hasta ahora, nada se ha hecho. Desde el Ejecutivo se informó que transferirían los fondos al Consejo Escolar para que se encargue de todo el proceso, pero hasta el viernes no lo había hecho.

En el Centro Educativo Producción Total N° 31 de Pablo Acosta se previó la ampliación del edificio que tampoco se hizo. Lo que sí se realizó fue una nueva instalación eléctrica y de gas porque en agosto de este año la empresa que suministra el servicio de gas advirtió que debía adaptarse el sistema a la normativa vigente. Así, se hicieron esos trabajos por 390.476 pesos, fondos que fueron girados por el Ejecutivo al Consejo Escolar.

Pero lo que se firmó en el acta -en donde la directora de Educación municipal, Stella López, fue designada como representante del municipio y el presidente del Consejo Escolar, Gervasio Romeo, fue nombrado representante del Consejo para llevar adelante los compromisos asumidos- no se cumplió tampoco en este caso.

De las nueve obras, sólo dos se terminaron. Una de ellas es el playón deportivo del CEF 35, que tuvo un presupuesto de casi 3 millones de pesos.

Las seis obras de la Provincia 

En el acta acuerdo firmada en mayo de este año, el gobierno de la provincia también se comprometió a realizar obras en establecimientos educativos de Azul. La administración bonaerense tampoco cumplió con la totalidad de su compromiso. De las seis obras que figuran en el documento que lleva las firmas del director de Cultura y Educación de la provincia, Gabriel Sánchez Zinny y del intendente Hernán Bertellys, como así también del presidente del Consejo Escolar Gervasio Romeo, sólo terminó una, otras dos están en ejecución y las tres restantes ni siquiera comenzaron.

La única obra terminada es la ampliación y refacción del edificio de la Escuela de Educación Secundaria Técnica N° 2 “Vicente Pereda”.

A su vez, en ejecución está la refacción y rehabilitación del Centro de Investigación Educativa 200 y la refacción de la cocina del Jardín de Infantes 919 “Bernardino Rivadavia”.

No corrieron la misma suerte el Jardín de Infantes 913 “Julio Argentino Roca”, el Jardín de Infantes 902 “Olga Viganu”, y el Jardín de Infantes 906 “Juan Martín de Pueyrredón”. En casa uno de ellos se programó refaccionar las cocinas a raíz de la disposición de la gobernadora María Eugenia Vidal de que universalizar el Servicio Alimentario Escolar. Al día de hoy, nada se ha hecho.

“Que la ejecución de los fondos repercuta eficazmente”

Como se mencionó, la Municipalidad de Azul terminará el año recibiendo más de 50 millones de pesos. El 40 por ciento de ese total, alrededor de 20 millones, debía destinarse a infraestructura escolar durante este año.

A la vista está que no sucedió, pese a que así lo establece la ley de presupuesto provincial; pese al compromiso asumido con la firma del acta acuerdo; y, por sobre todo, pese a las necesidades de infraestructura que tienen la gran mayoría de las escuelas del Partido de Azul.

Es más, la Resolución que originó el acta firmada en esta ciudad en mayo pasado, marca que para la Dirección General de Cultura y Educación “es prioritaria la mejora edilicia de la educación obligatoria” y también que “es necesario establecer un procedimiento para que la ejecución de los fondos repercuta eficazmente en la mejora de la infraestructura escolar”.

¿Cómo estarían hoy los establecimientos de Azul si, al menos, la mitad de los más de 167 millones que la Municipalidad recibió durante todos estos años hubiese sido destinada a la mejora de la infraestructura escolar?. La realidad sería otra, sin lugar a dudas…

EL DATO

El 17 de agosto de este año, se produjo la rotura de un caño de gas en el CFI N°1 de esta ciudad y el Ejecutivo decidió utilizar 528.800 pesos del Fondo Educativo para reparar el sistema. Si bien esa obra no estaba en el acta acuerdo, se hizo por la urgencia que el caso requería. En este caso, como en otros, fue el Consejo Escolar el encargado de armar los pliegos, licitar, adjudicar, supervisar y entregar la obra.

IDAS Y VUELTAS DEL FONDO EDUCATIVO 

Una de las dos obras terminadas es la sobretechos de la Escuela Técnica N° 2, que concluyó hace alrededor de dos semanas.

La historia del Fondo Educativo tuvo muchas idas y vueltas desde su creación en 2013. Sabido es que los recursos que debían ir a la educación, en muchos municipios, no sólo en Azul, se desviaron hacia otros fines.

Ante ese panorama, en 2014 el Tribunal de Cuentas sacó una Resolución que determinó que los municipios debían destinar los fonos a fines estrictamente educativos formales. Un año más tarde dictó otra normativa ampliando el uso también a establecimientos no formales -en el caso de Azul serían las escuelas de Música, Agraria y también los talleres que se dictan, todos éstos de índole municipal-.

Pero la realidad fue que las comunas, pese a la normativa, siguieron utilizando los recursos como lo creían necesario.

Tal vez por esto y por las repetidas advertencias y reclamos de gremios docentes y de distintos sectores de la sociedad, este año en el Presupuesto Provincial se introdujo una modificación y se especificó que un porcentaje debe destinarse a infraestructura escolar.

En el caso del Partido de Azul, “como mínimo el 40 por ciento” de lo recibido en el transcurso de este año debía ir sí o sí los deteriorados establecimientos educativos.

Para esto, se firmó el acta acuerdo donde se detallaron las obras a realizar tanto por el municipio como por la provincia en el transcurso de 2018. Ni la comuna ni la administración bonaerense cumplieron lo firmado en tiempo y forma.

LOS NÚMEROS DEL FONDO EDUCATIVO EN AZUL

Desde abril de 2013 hasta noviembre de 2018, la Municipalidad de Azul recibió en concepto de Fondo Educativo 167.751.228 pesos.

Desglosados, la gestión del ex intendente José Inza percibió 46.815.354 pesos – 9.147.338 pesos en 2013; 11.367.620 pesos en 2014; y 26.300.396 pesos en 2015-, mientras que la administración de Hernán Bertellys lleva percibidos hasta noviembre de este año 120.935.874 pesos -34.372.133 pesos en 2016; 40.073.406 pesos en 2017 y en lo que va de 2018, 46.490.335 pesos-.

Todos estos son datos oficiales publicados por la Dirección Provincial de Coordinación Municipal y Programas de Desarrollo, dependiente de la Subsecretaría de Política y Coordinación Económica del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *