FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Fue condenado por un robo y le dictaron una pena única de dos años y tres meses de prisión a cumplir

Por el hecho materia de este proceso, relacionado con un robo en una casa de esta ciudad ocurrido en octubre del año pasado, al azuleño que fue juzgado le impusieron una sanción de cuatro meses de prisión. Pero los antecedentes penales computables que registra por ilícitos similares derivaron en el dictado de una pena única. El encausado está preso desde diciembre de 2015.

Al hombre condenado ahora por otro robo lo habían detenido en esta ciudad en diciembre del año pasado. La medida fue dispuesta después de que quedara firme el fallo de un juicio donde le habían impuesto una pena de dos años de prisión a cumplir por varios robos y hurtos en diferentes viviendas. Actualmente está preso en la Unidad 7.
NACHO CORREA/ARCHIVO EL TIEMPO
<
>
Al hombre condenado ahora por otro robo lo habían detenido en esta ciudad en diciembre del año pasado. La medida fue dispuesta después de que quedara firme el fallo de un juicio donde le habían impuesto una pena de dos años de prisión a cumplir por varios robos y hurtos en diferentes viviendas. Actualmente está preso en la Unidad 7. NACHO CORREA/ARCHIVO EL TIEMPO

Una condena consistente en una pena de cuatro meses de prisión para un azuleño que fue hallado autor de un robo ocurrido en octubre del año pasado en una vivienda de esta ciudad se tradujo para el encausado, teniendo en cuenta los varios antecedentes delictivos que registra, en el dictado de una pena única de dos años y tres meses de prisión de efectivo cumplimiento, informaron ayer fuentes judiciales.

Ambas sanciones fueron el resultado de un juicio abreviado que días atrás se tramitó en el Juzgado Correccional número 2, dependencia judicial que está a cargo del Dr. Héctor Torrens.

En el proceso abreviado, el juez halló al encausado autor penalmente responsable del delito robo simple.

El imputado había sido declarado “reincidente” meses atrás, cuando fue condenado en otro juicio como autor de varios robos ocurridos en diferentes viviendas de esta ciudad bajo la modalidad “escruche”.

Identificado por fuentes judiciales como José María Marcelo Ortellado, oriundo de Azul y de 42 años, está preso desde diciembre del año pasado, aunque el fallo del juicio más reciente al que fue sometido todavía no está confirmado.

Un robo en una casa

El hecho por el que días pasados fuera condenado en ese juicio abreviado sustanciado en el Juzgado Correccional 2, que tiene sede en los Tribunales de esta ciudad, había ocurrido el 14 de octubre de 2015.

Según lo que quedó demostrado en ese proceso judicial, el día referido, cuando era alrededor de la hora 15, Ortellado ingresó con fines de robo a una casa situada en Necochea entre Darhanpé y Mesura.

Aprovechando que en ese momento no había nadie en la propiedad, el autor del hecho violentó una cortina de enrollar de una puerta balcón que da al patio de esa vivienda, para después ingresar a cometer el robo.

Una vez en el interior de la casa, sustrajo -entre otros elementos que halló en el lugar- dos bolsos, una mochila, “un cofre tipo alcancía”, útiles escolares, una tablet y 720 pesos.

Después de ocurrido el ilícito, efectivos policiales concurrieron a la vivienda donde el robo se registró.

Según la versión de uno de los policías que se dirigió al lugar, al no encontrar a los propietarios de la vivienda se entrevistaron con un albañil que estaba trabajando en esa zona, quien les dijo que él había sido quien llamó al teléfono de emergencias de la Policía para denunciar el robo.

Además, ese policía contó que la persona con la que se entrevistaron refirió que conocía al autor del hecho. E indicó que se trataba de Ortellado, a quien dijo haber visto ingresar a la vivienda tras violentar la cortina de la puerta balcón.

Con los datos brindados por el testigo sobre cómo el encausado estaba vestido, los policías iniciaron una recorrida por la zona y en Necochea entre Grierson y Lola Mora arrestaron a Ortellado.

Instantes después, en el lugar donde fue aprehendido, ese mismo testigo que se había entrevistado con los efectivos de seguridad reconoció al encausado como el mismo que había ingresado a robar en la vivienda ya referida.

Posteriormente, en un baldío cercano a la casa donde el robo se produjo, los policías encontraron los elementos que fueron sustraídos durante lo que había sido este hecho.

Las mismas penas

Luego de que la causa referida con este robo había sido elevada a juicio desde el Juzgado de Garantías número 2 que está a cargo del Dr. Federico Barberena, las partes intervinientes acordaron la realización de este proceso abreviado, contando para eso con el consentimiento del propio Ortellado.

El encausado estuvo representado por la defensora Oficial Adriana Hernández, mientras que el Dr. Luis Palomares fue el fiscal.

Las partes habían acordado que, en caso de que resultara condenado, le impusieran como máximo las mismas penas que le dictó el juez que intervino en este juicio abreviado.

Además, a modo de agravantes, el Dr. Torrens valoró como circunstancias para el imputado las condenas anteriores que registra, las mismas por las cuales ya había sido declarado reincidente durante un juicio llevado a cabo en octubre del año pasado.

“Volver a delinquir revela la indiferencia del autor como capacidad psicológica para motivarse en la norma, además de un desprecio por la advertencia social de reproche contenida en el pronunciamiento previo de condena”, escribió en el fallo el titular del Juzgado Correccional número 2.

Finalmente, con relación a la pena dictada, el juez dispuso que fuera de efectivo cumplimiento teniendo en cuenta los antecedentes penales computables que Ortellado posee, tal como también lo habían acordado las partes al momento de solicitar la realización de este juicio abreviado.

El dato

Al ser considerado Ortellado por parte del juez Torrens “notoriamente insolvente”, el magistrado dispuso eximirlo del pago de las costas de lo que fue este juicio abreviado.

PRESO DESDE DICIEMBRE DEL AÑO PASADO

A mediados de diciembre del año pasado José María Marcelo Ortellado -que actualmente está preso en la Unidad 7 de Azul- había sido detenido en esta ciudad.

En aquella oportunidad, la medida cautelar había sido dispuesta después de que quedara firme una condena que le fuera dictada dos meses antes como autor de varios robos, sanción consistente en dos años de prisión de efectivo cumplimiento.

El debate que se tradujo en su detención se había llevado a cabo en octubre del año pasado en el Juzgado Correccional número 1 de Azul que está a cargo del Dr. Aníbal Álvarez.

El magistrado, en ese proceso, había hallado a Ortellado autor penalmente responsable de los siguientes delitos: robo simple, hurto agravado por escalamiento, hurto simple en grado de tentativa y hurto simple, en concurso real de acciones.

Los ilícitos por los que fue condenado en ese entonces habían estado relacionados con varios robos y hurtos que, según lo que quedara probado en ese proceso judicial, cometió en diferentes viviendas de esta ciudad.

Todos esos hechos tuvieron como denominador común que el hombre los cometió en momentos que los damnificados no estaban en sus viviendas.

Cuando en octubre del año pasado fue condenado, Ortellado ya registraba antecedentes penales computables por los que en ese debate, llevado a cabo en el Juzgado Correccional número 1, fue declarado “reincidente”.

Y fue por eso que, en el juicio abreviado sustanciado días atrás en el Juzgado a cargo del Dr. Héctor Torrens, la pena de cuatro meses de prisión que le impuso por el robo cometido en otra vivienda se unificó con esa sanción de dos años de prisión que actualmente lo tiene privado de la libertad.

De esa manera, fue condenado a los ya señalados dos años y tres meses de prisión de efectivo cumplimiento.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *