DESDE CASACIÓN

Fue declarado nulo el juicio oral que absolvió a un remisero acusado de envenenar a una octogenaria

 

De quedar firme esa medida, que ya ha sido recurrida en la Suprema Corte por la Defensa del encausado, tendrá que realizarse un nuevo debate. El caso se relaciona con lo sucedido en Bolívar en octubre de 2010, cuando una anciana fue envenenada con un pesticida. El acusado de cometer el crimen era amante de la víctima y la mujer, antes de morir, lo había declarado único heredero de todos sus bienes. En el juicio que en abril del año pasado se había hecho en un Tribunal de Azul, el encausado fue absuelto. Pero días atrás ese proceso fue declarado inválido por los jueces que integran la Sala Quinta de Casación.

 

Dos imágenes de lo que había sido el debate en el Tribunal 1 de Azul, proceso que días atrás Casación declaró nulo. A la izquierda, la parte acusatoria y los jueces. En la otra foto, el remisero que había sido absuelto y que ahora podría volver a ser juzgado acusado de haber envenenado a su amante, una octogenaria que antes de morir lo declaró el único heredero de todos sus bienes.
JOSÉ BERGER/ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Dos imágenes de lo que había sido el debate en el Tribunal 1 de Azul, proceso que días atrás Casación declaró nulo. A la izquierda, la parte acusatoria y los jueces. En la otra foto, el remisero que había sido absuelto y que ahora podría volver a ser juzgado acusado de haber envenenado a su amante, una octogenaria que antes de morir lo declaró el único heredero de todos sus bienes. JOSÉ BERGER/ARCHIVO/EL TIEMPO

Un fallo del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires declaró nulo un juicio que en abril del año pasado se hizo en Azul y había derivado en la absolución de un remisero que fue acusado de envenenar a una octogenaria que era su amante.

Tras la muerte de la mujer, el encausado se había convertido en el único heredero de todos sus bienes, entre ellos un campo que después vendió.

El crimen, todavía impune, había ocurrido en Bolívar en octubre de 2010. Y tras lo que fue la absolución para el imputado en ese juicio que se llevó a cabo en Azul, aquel fallo de primera instancia fue recurrido por la parte acusatoria ante Casación.

Días atrás, en respuesta a las apelaciones presentadas por la fiscal del debate y por el abogado que como Particular Damnificado representó a los familiares de la víctima, una octogenaria que había sido envenenada con un pesticida, la Sala Quinta del Tribunal de Alzada -integrada por los jueces Martín Ordoqui y Jorge Celesia- se pronunció a favor de declarar la nulidad de lo que había sido ese proceso judicial.

En consecuencia, ordenaron que se realice un nuevo juicio oral al encausado, el cual contará con la integración de un nuevo Tribunal, teniendo en cuenta que los jueces que intervinieron en ese primer proceso que ahora ha sido declarado sin validez ya emitieron opinión sobre el caso.

No está firme todavía

En lo inmediato, esa decisión del Tribunal de Alzada no quedará firme. Eso se debe a que el abogado del encausado, según lo confirmó ayer a EL TIEMPO, ha decidido recurrir ante la Suprema Corte lo dispuesto por los integrantes de la Sala Quinta de Casación.

“Apelamos ayer (por el martes) y presentamos un recurso en la Corte”, dijo en diálogo telefónico con este diario el Dr. Sebastián Barrio, abogado de Bolívar que había representado al remisero absuelto el año pasado en aquel juicio realizado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul.

En tanto, para el abogado azuleño Jorge Moreno -querellante en el caso- lo que días pasados resolvieron los jueces de Casación obedeció a que la absolución del remisero ordenada por los jueces del TOC 1 local careció de fundamentos.

“Los jueces de Casación afirman que se trató de una resolución arbitraria porque carece de fundamentación suficiente”, señaló ayer a EL TIEMPO.

El ex juez penal y la Dra. Julia María Sebastián, fiscal a cargo de la instrucción de la causa y también quien intervino en el juicio, fueron quienes presentaron sendos recursos de apelación en Casación tras aquel fallo de primera instancia por el cual el remisero había sido absuelto en abril del año pasado.

En respuesta a ambos pedidos fue que ahora se resolvió declarar la nulidad del proceso, una medida que, teniendo en cuenta la apelación en la Suprema Corte de la Defensa del encausado, todavía no está confirmada.

El juicio

Con relación a lo que había sido el juicio realizado en Azul por el caso, el abogado Moreno recordó ayer que “nosotros sosteníamos que era un fallo arbitrario porque no se adecuaba en absoluto a la prueba producida, ya que había prueba más que suficiente para un veredicto condenatorio”.

Pero en el debate, lo sostenido tanto por la fiscal como por la querella no prosperó para los jueces del TOC 1 Gustavo Borghi, Martín Céspedes y Joaquín Duba.

De esa manera el remisero, identificado como Favio Antonio Tiseira -un hombre oriundo de Bolívar que tiene 50 años- fue absuelto en forma unánime por los jueces, mismos magistrados que sí dieron por probado que la mujer había sido envenenada.

La autopsia a la víctima, que tenía 82 años y se llamaba Dora “Coca” Garmendia, arrojó como resultado que en su cuerpo había restos de un poderoso plaguicida llamado “Carbofuran”, la sustancia con la que había sido envenenada.

Garmendia fue envenenada el 20 de octubre del año 2010 en su casa de la calle Viamonte 49 de Bolívar.

Según los jueces del TOC 1, la octogenaria murió “a raíz de que le fue suministrado por una persona una sustancia tóxica denominada “Carbofuran”, ocasionándole la muerte, en virtud de provocarle un edema pulmonar agudo y paro cardiorrespiratorio”, había señalado el juez Borghi en la resolución.

Y el debate realizado en Azul sirvió también para determinar que la noche anterior a su deceso Tiseira había estado con ella y que, incluso, mantuvieron relaciones sexuales.

Pero en lo señalado en el fallo donde el primero en votar a las cuestiones que se plantearon fue el juez Borghi, se indicó que el pesticida que la mujer ingirió le fue suministrado durante la mañana en que falleció, algo que se produjo aproximadamente cuatro horas después a que fuera envenenada.

En ese lapso de tiempo desde que Garmendia tomó el veneno hasta que murió, los jueces de Azul no hallaron elementos -a diferencia de lo que sostenían Fiscal y Particular Damnificado, que en sus alegatos pidieron que Tiseira fuera condenado, respectivamente, a pena de prisión y reclusión perpetua- para probar que su amante había regresado a la casa para matarla con una dosis de pesticida.

Antes de morir, Garmendia había declarado al remisero el único heredero de todos sus bienes, entre los cuales figuraban cuentas bancarias, un campo y también dos casas.

Tiseira, que luego vendió el campo que le había dejado la octogenaria, había llegado acusado a ese juicio de un homicidio doblemente agravado, “por ser cometido con veneno y por codicia”.

Sobre quién había sido el autor de este homicidio, en el mismo fallo se mencionó que no existían certezas de que fuera el amante de la mujer el que la envenenó después de que lo había declarado el único heredero de todos sus bienes.

De esa manera, y en sintonía con lo que la Defensa sostenía, el remisero fue absuelto, ante lo que se consideró falta de pruebas que lo involucraran en el crimen.

A modo de conclusión, desde el Tribunal se había sostenido que “absolutamente ninguna prueba se trajo al debate que acredite que el acusado Tiseira hubiera concurrido esa mañana o después a la casa de Dora Garmendia y así tampoco que hiciera llegar de otro modo alguna vía portadora del veneno “Carbofuran”, que a la postre se encontrara en el organismo de dicha víctima, el cual, a su vez, no fue hallado en ningún recipiente, elemento ni lugar de la vivienda”.

“A esto, debe adunarse que Fabio Antonio Tiseira no era la única persona que concurría a dicho domicilio, puesto que se probó que al menos también lo hacían dos de las hijas de aquél, no habiéndose acreditado que el imputado tuviera llaves que le permitieran ingresar subrepticiamente al mismo”, escribió también el juez Borghi en ese fallo. Misma resolución que ahora Casación dejó en principio sin efecto, al considerar nulo aquel juicio.

El dato

Alicia Garmendia, sobrina de la mujer envenenada, se mostró conforme con la declaración de nulidad del juicio que hizo días atrás Casación. Y en declaraciones difundidas a través del diario La Mañana de Bolívar, sostuvo: “Esto me demuestra que debo seguir creyendo en la justicia, porque llegó el momento en que hubo un Tribunal que aplicó la ley como debe ser aplicada”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *