“Fue el orden lo que nos llevó a jugar la final” 

ADRIÁN DI PRINZIO, DT DE BOCA JUNIORS

Por Silvio Randazzo.

Dimensionar lo positivo en las derrotas no siempre es común, y a quienes lo practicamos se nos suele mirar con cierta desconfianza. En las derrotas, más en las derrotas futboleras, más cuando se pierde una final, el diploma de inservible siempre está al alcance de la mano de parte de los triunfalistas afiebrados.

Hay que remontarse hasta don Casella y su labor como entrenador en el Boca que logró los campeonatos en la década del 70, para hallar un entrenador (un cuerpo técnico) que haya depositado a la Primera xeneize en dos finales. Adrián Di Prinzio, junto con Antonio y Ruben Rígoli, puede jactarse de ello: de haber trabajado para que Boca protagonizara dos finales (2016 y 2018), en la primera de las cuales fue campeón. En la charla con EL TIEMPO, el propio Di Prinzio reconocerá que la jugada recientemente ante Alumni, es la única final que el club auriazul perdió. Esa es la espina, demasiado fina como para alcanzar a esconder tras de sí la llegada a sendas instancias decisivas.

El DT boquense reconoció la superioridad alumnista, destacó la solidez de su equipo y ante la consulta sobre la continuidad en el cargo durante 2019 dijo “veremos, veremos si es que se sigue”.

–¿Fue un poco más duro de lo que quizá habías imaginado jugar la final ante Alumni? No sólo por la cifra, sino también por las diferencias futbolísticas.

–Es la realidad. No lo esperábamos…Más que nada sentimos mucho el primer partido, una derrota que después, si bien es fútbol, se hace muy difícil revertir un resultado con cuatro goles de diferencia. Fue un golpe muy duro y llevó a que el segundo partido se jugará distinto, con Alumni ya jugando con mucha tranquilidad. Y así encontró más espacios.

–¿Cuáles fueron las claves para dar forma a una diferencia tan grande entre ambos equipos en aquella tarde en el Infantino? 

–Alumni fue un justo ganador del torneo, nos ganó los dos partidos muy bien. Fuera de eso, al primer partido no llegamos de la mejor forma nosotros. Teníamos un par de chicos que no estaban al ciento por ciento de su forma física y lo pagamos caro ante Alumni, un equipo joven que juega muy bien, ligero. No teníamos muchas opciones más. Nos faltaban Tati y Naldo y teníamos cuatro jugadores lesionados, con infiltraciones. No fue la mejor manera. De todas formas, no es ninguna excusa. Nos ganó muy bien Alumni.

–¿Cómo trabajaste el ánimo del plantel entre ambas finales?

–Fue una semana muy difícil, porque el plantel había quedado golpeado. Nadie se esperaba un resultado tan abultado. Hablamos mucho entre todos, entrenamos, buscamos que se relajen y sacarles de la cabeza ese resultado. Pero se sabía que íbamos cuesta arriba.

–Ahora que la película se terminó, ¿qué es lo que más destacas de Boca?

–Lo que me gustó fue el orden que mantuvimos la mayor cantidad de partidos durante el campeonato; fue el orden lo que nos llevó a jugar la final. Una defensa sólida, un mediocampo que trabajaba muy bien y una delantera que fue muy efectiva. Fijate que el 95% de los goles de Boca lo hicieron Fernández, Travi y Gau. En los últimos dos partidos no hicimos lo que hicimos durante todo el torneo.

–¿Para vos y el cuerpo técnico es punto final o punto y seguido en la dirección técnica de Boca?

–Se terminó el año y lo que uno quiere es descansar. Veremos lo que pasa el año que viene. A los dirigentes les gustaría que nosotros sigamos, pero hay que descansar, poner la cabeza en blanco y ver lo que viene para 2019. Por el momento hemos entregado las cosas, los carnet, todo lo que es del club y descansar.

–¿Qué lugar sentimental le das al hecho de haber integrado el cuerpo técnico que propició que Boca jugase dos finales de Primera?

–No lo miro, pero uno sabe porque está al tanto con gente de Boca de otros años. Es lindo, es lindo que uno pueda estar a cargo de un plantel que en tres años jugó dos finales, si bien una se ganó y la otra no…del segundo nunca se acuerda nadie. Pero es más que meritorio lo que han logrado los chicos y su trabajo durante todo el año.

–No confirmás tu continuidad, pero de darse en 2019, ¿qué plantel les queda? Muchos chicos ya se despidieron.

–Tati se retiró, Naldo también, Juan Fernández posiblemente tenga otros horizontes. Después tenés otros jugadores que tienen que volver a sus clubes, como Travi y Talamonti. Sierra no va a jugar más tampoco, este campeonato hizo un esfuerzo muy grande de viajar y trabajar. Gau no juega más, ya regaló los botines en la final. Él había dejado de jugar por un problema de tendones y se sufre. Después de cada partido ha hecho un esfuerzo enorme “Cacho”, ya que hasta el martes o miércoles estaba, todas las semanas, con los tendones inflamados, mucho dolor.

–Entonces, Adrián, la continuidad en 2019 debiera ser con un Boca nuevo…

–Veremos, veremos si es que se sigue.

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. EL BARBARO

    7 de diciembre de 2018 at 2:02 pm

    ¡¡SIGO EL FUTBOL LOCAL Y EL GRINGO ES UN LABURANTE JUNTO CON RIGOLI ASI QUE MERECE OTRA OPORTUNIDAD EN CUALQUIER OTRO CLUB LOCAL SE HA GANADO EL RESPETO DEMUCHOS ASI QUE YO COMO FUTBOLERO LO RESPETO ¡¡¡

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *