CULMINÓ AYER

Fue un éxito la primera edición de la Feria del Libro

Se llevó a cabo la última jornada de la primera Feria del Libro Infantil y Juvenil en nuestra ciudad. En la Casa Ronco se realizó un encuentro con escritores de Azul, Tandil y Tapalqué en donde contaron sus experiencias como creadores literarios.
<
>
En la Casa Ronco se realizó un encuentro con escritores de Azul, Tandil y Tapalqué en donde contaron sus experiencias como creadores literarios.

Destinada a la literatura infantil y juvenil pero abierta a todo el público se llevó a cabo este encuentro con la participación de entidades públicas y privadas de nuestra ciudad. Según los organizadores fue más que positivo el balance de esta realización, que tendrá su continuidad el año próximo.

 

Tres días en los que la lectura y la literatura fueron totales protagonistas. Y esto se debe a que desde el jueves hasta ayer se desarrolló la primera edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil en nuestra ciudad. Stands comerciales, narraciones orales, presentaciones de libros y shows en vivo fueron algunas de las actividades que coparon el Complejo Cultural San Martín.

En este marco la Tecnicatura Superior en Bibliotecología del ISFDyT nº 2 Prof. Marie Malére, Jefatura Distrital de Educación y Dirección de Educación de la Municipalidad de Azul se unieron para darle vida a este primer encuentro que sin dudas tendrá muchas ediciones más.

El jueves comenzaron las actividades con una muestra permanente de stands con librerías y editoriales de nuestra ciudad, y además de autores independientes que tuvieron su stand para comercializar.

Asimismo autores y referentes literarios de Azul y la zona tuvieron la oportunidad de presentar sus obras y darse a conocer delante de un gran número de personas que fue constante en todas las presentaciones dando cuenta del gran interés del azuleño por la literatura.

Una de las integrantes del grupo que organizó la feria, Paula Tártara, dialogó con este medio sobre esta iniciativa y realizó un balance de esta primera edición. En un principio destacó que esta feria “fue de mucho trabajo previo y de muchas cosas que surgieron de momento por ser la primera que sirven de mucho aprendizaje para una futura edición”.

En este sentido, este fue un trabajo colectivo en donde “los estudiantes de la carrera de bibliotecología se pusieron en el compromiso de trabajar con muchas ganas y responsabilidad”.

También expresó que realizarse en el Complejo Cultural San Martín “ha sido muy positivo. Seguimos redescubriendo este lugar que es fabuloso; es una gran deuda que tenemos los azuleños porque pudimos montar la exposición con 10 stands, realizar las charlas y conferencias en la planta alta y el gran salón para realizar actividades con las escuelas”.

Esto es lo que verdaderamente significa un complejo cultural “en un mismo espacio pudimos realizar más de tres actividades en paralelo y eso es maravilloso; ojalá se pueda renovar el espacio y se pueda utilizar para muchas cosas más”.

 

Balance positivo – 

Por parte de la gente que estuvo participando de la exposición “con sus stands están más que satisfechos por la cantidad de público que circuló y hubo venta de libros que era uno de los objetivos que los comercios relacionados a los libros puedan tener esta oportunidad”.

En tanto, los escritores azuleños tuvieron “un encuentro que fue muy fructífero en donde hubo intercambios muy ricos, además de acercar experiencias más que positivas”. Además ayer en la Casa Ronco “hubo una rueda de presentaciones con escritores tandilenses y tapalquenses, también para conocer a otros escritores desde otro ángulo porque se suele ir a lo que ya conoce pero aquí hubo sorpresas muy interesantes”.

Esto le da otro empuje a la literatura regional “que no es muy difundida por una cuestión económica; esta es una buena oportunidad para que puedan leer sus textos y diferentes actividades en este plano que ya comenzamos a imaginarlas para el año que viene”.

Que lo público y lo privado tengan una comunión tan armoniosa “es uno de los puntos más fuertes de la feria y consideramos que las grandes movidas tienen que hacerse de esta manera. En Azul hay instituciones muy fuertes que funcionan de manera disgregada sin consumir un presupuesto maratónico sino que se pueden hacer con lo que tenemos”, precisó Tártara.

Así los espacios literarios azuleños “van creciendo y todas las instituciones intervinientes. Además la labor de Florencia Lafón fue incansable y fue artífice de que todo salgo muy bien”.

Por último Tártara manifestó que “el balance de esta feria es súper positivo y nos quedamos con la certeza de que se estaba iniciando algo para ser muy grande”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *