ARENALES Y PRINGLES

“Fue una desgracia con suerte”

 

Ayer por la tarde, parte del paredón perimetral  del  cementerio local, sufrió un derrumbe por la caída de una planta. Esto ocasionó la rotura de un vehículo que estaba estacionado en el sector, propiedad del señor Claudio Testa quien dialogó con EL TIEMPO y contó lo sucedido. 

El estado en que quedó el Peugueot 405, propiedad de Claudio Testa, tras el derrumbe del paredón perimetral del Cementerio local. FOTOS NACHO CORREA

Cerca de las 14 horas de ayer, los vecinos del sector de calles Arenales y Pringles,  vieron alterada la tranquilidad de la tarde al escuchar  un fuerte estruendo que ocasionó  el derrumbe de parte del paredón perimetral  del  cementerio local. El desmoronamiento se produjo producto de  la caída de una rama de los árboles que se encuentran en el sector, generando la rotura de un vehículo que se hallaba estacionado en el lugar, propiedad del señor Claudio Testa. En dialogo con EL TIEMPO, Testa manifestó su malestar por la situación señalando en principio que “con anterioridad se había hecho el reclamo por parte de los vecinos sobre el estado de las plantas que se encuentran en ese sector del cementerio, solicitando se hiciera una poda y también se acomodara el paredón” así contó que “me comunique meses atrás  con Juan Diorio –coordinador de Intervenciones Urbanas – quien es vecino de la zona y me prometió que iban a realizar alguna intervención. También  su hermano Ernesto, que está en el área de Comisiones Vecinales me dijo que iban a realizar alguna poda”. Lamentablemente “nunca dieron una respuesta y paso esto. Por suerte, teniendo en cuenta el horario, esto no fue una tragedia. Es una zona donde anda mucha gente que va al cementerio, chicos jugando y esto pudo haber sido mucho peor”.  Por otra parte agregó que “el auto quedó bastante dañado, pero son solo fierros y se pueden arreglar, lo importante es que  no hubo ninguna persona lastimada”. Respecto a la respuesta que se le dio desde el municipio contó que “una vez que ocurrió esto lo fui a buscar a Diorio quien no me dio ninguna respuesta y me dijo para que había estacionado el auto en esa zona, –frente  a su casa- lo cual me generó mucha bronca”.  A su vez dijo que “tampoco vino nadie a ver la situación, a juntar los escombros y cerrar el lugar que está abierto con todas las tumbas a la vista y con un peligro latente. Nadie de la municipalidad se acercó para ver que había pasado y a tomar las medidas que sean necesarias”. Dada las circunstancias, los reclamos realizados con antelación y la rotura del vehículo señaló que “si no han actuado antes, tampoco espero que lo hagan ahora y menos que me reconozcan algo de la rotura del auto. Fue una desgracia con suerte” finalizó.

Tras lo acontecido ayer por la tarde, recorriendo el lugar y teniendo en cuenta  la cantidad de personas y vehículos que transitan por el mismo, sería necesario de manera urgente dar algún tipo de respuesta por parte de la municipalidad, garantizando la seguridad del sector para evitar perjuicios mayores.

“Fue una desgracia con suerte” señaló Testa sobre lo acontecido ayer por la tarde.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *