Función del Abogado en la sociedad

El ejercicio de la compleja y noble profesión de abogado enseña quizás mucho más que lo que se aprende en las aulas universitarias. El esfuerzo cotidiano, la necesidad del otro, la dificultad de encontrar la equidad, esa que se grafica a modo de metáfora en la balanza de la justicia. Es el equilibrio constante entre lo que los clientes piden y necesitan y lo que los profesionales del derecho pueden reclamar de los poderes del Estado para satisfacer la concreción práctica de un derecho.

En la búsqueda de ese equilibrio, el abogado debe además preservar siempre el derecho a la vida, siendo éste de máxima jerarquía dentro de los derechos humanos. Son artesanos del derecho y muchas veces artistas de otras disciplinas.

El clima que se vivió en el país los últimos años aún no permitió serenar el espíritu de la sociedad, que aparentemente continúa esgrimiendo un cierto estado de crispación general. Las manifestaciones excesivas del ánimo no facilitan el desarrollo del consenso, la meditación necesaria para evaluar el futuro y comprender el presente.

Es necesario tener presente que la abogacía no es una herramienta de confrontación, sino una búsqueda de ese equilibrio que tanto se precisa. Los abogados que desempeñan con honor y ética su actividad realizan un aporte continuo a la paz social.

Una profesional que se jubiló recientemente recordó que en los 44 años en que ejerció la profesión afrontó muchos cambios. Desde las leyes de fondo hasta la práctica profesional. Surgieron nuevas herramientas como la mediación, los tribunales ambientales, los tribunales de familia, etcétera y también herramientas de trabajo como la computadora, fax y otras como poder ver un expediente por Internet a través de la mesa virtual.

Y dejó un consejo a los jóvenes colegas. Que tengan respeto por el contrario, por el ocasional adversario y por sobre todo, que se mantengan actualizados en los temas profesionales. Además que estén cerca de las instituciones colegiadas, que las defiendan, que las respeten, pues unidos son más fuertes y se puede hacer más respetable la profesión.

El presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul sostiene que ser abogado hoy es distinto a lo que significaba 30 años atrás. La evolución demográfica y la cantidad de abogados que ejercen en la actualidad, hace que la profesión sea cada vez más compleja. El mensaje es que se capaciten, se comprometan con la profesión y trabajen con dedicación y responsabilidad. Sea como fuere donde desempeñen su función, siempre con un espíritu de respeto y armonía hacia los colegas más allá de la defensa de los derechos de sus patrocinados y clientes.

Apostar, luchar, trabajar y esforzarse más allá de los resultados porque estos vienen como la consecuencia de lo que uno va sembrando y el sacrificio siempre da sus frutos. Tener un compromiso con la vocación y la contracción al trabajo, para aportar lo mejor, de mimetizarse con el deber ser, con que cada uno reciba lo suyo y de tal modo tratar de contribuir como artífice y parte de una sociedad mejor, expresó un profesional que lleva décadas ejerciendo esta profesión.

El derecho es el mejor instrumento para la convivencia humana, para la construcción de una sociedad más justa y equitativa, por eso es necesario defender y enaltecer con la práctica cotidiana la profesión de abogado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *