FÚTBOL DE PRIMERA: GANÓ LA LLUVIA

En el anuncio de la fecha de Primera División que EL TIEMPO hiciera en la edición de ayer –un anuncio un tanto a regañadientes dado algunos evidentes matices que ya entonces atentaban contra las chances de materializar lo que se estaba comunicando–, la consideración periodística hablaba de que esperar hasta la mañana de sábado para confirmar la suspensión de la 2º fecha del Clausura, obedecía a un estado de “ahogamiento” que se tiene en la Liga debido al escaso margen para poder completar este certamen antes de que finalice 2016.

La lluvia del viernes ya había sido mucha y la pronosticada para el día de ayer (que tuvo su esplendor durante la madrugada) daban forma, de manera prematura, a un contexto inapropiado para jugar. De todos modos, se dilató la espera, se aguardó hasta último momento y aproximadamente a las 10.30 horas de ayer, se confirmó oficialmente la suspensión de los 14 cotejos previstos para este capítulo del campeonato: mitad de Sexta, mitad de la máxima categoría.

Recordemos que la Policía negó el servicio de cancha para hoy por tratarse del Día de la Madre, condicionante que empujó a los dirigentes de la entidad madre a adelantar la fecha al sábado 15.

Como cada vez que se anuncia una suspensión, surgieron críticas de dirigentes de algunos clubes (que supuestamente estaban dispuestos a jugar) ante la posición de otras instituciones que optaron por la negativa. La postura de los primeros es que en aquellos campos de juego en buen estado, en los suelos que soportan las precipitaciones, se debió desarrollar el partido en cuestión, y que sólo debieron ser suspendidas aquellas disputas que tenían epicentro en los pisos en mal estado, y luego concretarse vaya uno a saber qué día.

Si bien es cierto que no se puede esperar a que, en cada ocasión, las condiciones climáticas sean exquisitas, ideales, para la práctica al aire libre (pues si no es lluvia podrá ser viento, o mucho calor o excesivo frío), no deja de ser saludable que el criterio para aprobar o suspender la fecha considere la noción de espectáculo, es decir, considere al público presente, público al que se necesita para, en parte, sostener la economía del fútbol oficial de la ciudad. Lo que sí es atinado poner sobre la mesa, es el reclamo de coherencia en el uso del criterio, y que las mismas condiciones impulsen las mismas decisiones sea cual fuere el momento del año o la circunstancia deportiva.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *