SE DESARROLLÓ LA CUARTA EDICIÓN

Fútbol por Chilo “permite juntar a todos los barrios”

 

En el predio de Estrellas de Juventud, durante sábado y domingo, se concretó un nuevo certamen futbolero que además de celebrar la memoria de Héctor Talamonti, ofrece fundamentalmente un ámbito de relación social que desestima “fronteras” barriales. Mónica Habitante y Pablo King dialogaron con EL TIEMPO.

 

Un joven, una familia, un barrio, muchos barrios. Fútbol por Chilo tuvo su cuarta edición: sus límites se expanden, los prejuicios pueden caer.
FOTOS NACHO CORREAEl acompañamiento necesario. Unas seiscientas personas concurrieron a Fútbol por Chillo durante sábado y domingo.
NACHO CORREA
Un total de 22 equipos dieron comienzo al certamen que se disputó íntegramente en el predio del Club Estrellas de Juventud. NACHO CORREA
<
>
Un joven, una familia, un barrio, muchos barrios. Fútbol por Chilo tuvo su cuarta edición: sus límites se expanden, los prejuicios pueden caer. FOTOS NACHO CORREA

 

Se juega fuerte en Fútbol por Chilo: no abundan los “saca patitas” y, de momentos, ese trajín incorpora polvareda a la escenografía de, pongamos un caso de domingo, una semifinal. Los premios atraen demasiado, pero más allá de eso, en los barrios el respeto se gana tanto con la gambeta como la pierna bien puesta.

Se juega fuerte en Fútbol por Chilo: por cuarto año consecutivo se vuelve a organizar (y son poquitos los que lo hacen) esta actividad que reaviva, al menos para la ciudad, la memoria por Héctor Talamonti (asesinado en julio de 2012), mientras que, con la misma tenacidad y dedicación, se debate en la agria batalla (y quizá no sea exagerado el término) por ofrecer un ámbito social integrador, amistoso, genuino, al otro lado del arroyo, allí donde la verdad supo ser tramposamente alimentada por la leyenda funestas.

Ayer concluyó la cuarta edición de Fútbol por Chilo en el predio del Club Estrellas de Juventud. El sábado abordaron la primera jornada los 22 equipos inscriptos este año, todos masculinos. A propósito, las coincidencias jugaron en contra: la realización de los corsos llevó a que parte del público optara por abandonar temprano su asistencia a este torneo; y el desarrollo de un certamen de fútbol femenino hizo que los equipos de esta rama eligiesen no tomar parte en FpC.

Mientras la penúltima fase del campeonato se desarrollaba en el oeste local, en horas tórridas, Mónica Habitante, mamá de Chilo, y Pablo King, mentor de esta movida (es estadounidense, de Dnever, y cada fin de año llega a la Argentina para continuar con desarrollos sociales de similar esencia en otras provincias del país, con los cuales viene trabajando hace años), hablaron con EL TIEMPO sobre la continuidad de la propuesta, su relevancia social y el valor agregado que significaría el entendimiento colectivo (del Estado también) de que Fútbol por Chilo “son dos días lindos, de disfrute”.

 

–Más allá que cada Fútbol por Chilo sea una buena excusa para recordar a su hijo, Mónica, ¿qué análisis hace de usted de este torneo como evento social, convoncante de muchos sectores de Azul?

–Noto que en cada edición siempre hay un cuadro más, un grupo más, que participan más lo barrios…Llega mitad de año y ya me están preguntando si el torneo se hace. A veces les digo que no sé, que quizá no se haga más y me responden que no se puede parar, que es algo lindo. A mí me parece (yo que vivo en Azul de toda la vida), en tema de juntar gente por el deporte y que sea barrial, alejada, es lo único que permite juntar a todos los barrios. Nosotros tenemos chicos del hipódromo, de la villa, de Del Carmen, de Villa Piazza, del “Sanfra”, de San José.

 

–Quizá lo más importante que haya logrado Fútbol por Chilo es esa integración

–MH: Exactamente. Yo recuerdo que, años atrás, jugaban un torneo y se peleaban, había disturbios. Acá –y estoy muy agradecida a los cuadros, a los jugadores y a la gente– no ha pasado nada. Noto que entienden lo que queremos: que sean dos días lindos, de disfrute; acá vienen personas mayores y niños y la pasan todos bien.

En el momento del fútbol puede pasar que haya un roce, un enojo, pero una vez que termina el partido, y eso es lo que a mí me llena de alegría, se dan la mano, se saludan y todo quedó ahí. Ver eso me da más fuerzas para organizar una nueva edición. Yo para recordarlo a él no necesito un torneo de fútbol, él está siempre en mí. A él le gustaba jugar al fútbol y entonces a mí me pone muy contenta que jueguen, que lo recuerden y que no haya problemas.

 

–Pablo, ¿vos sos un ideólogo de todo esto, pero al mismo tiempo representás esa suerte de dualidad de ser alguien que llega de afuera? Cuatro años después del inicio, cuál es tu mirada de esta realización?

–Para mí es mucho más que un campeonato. Yo sé que el fútbol es muy importante en Azul; hay muchos torneos, equipos, clubes y canchas. Fútbol por Chilo es no sólo partidos. Me gusta ver cómo hay chicos de 2, 3 años caminando por la cancha mientras se juega un partido y ¡no pasa nada! También ver los perros, tranquilos. Mientras se juega, todo es así acá: la gente tomando mate, comiendo chorizan, conversando, muchos niños jugando, y nunca hay una sola pelea. Son dos días de paz, de amistad en el ambiente de fútbol.

 

–¿Cómo considerás que se ha ido dando la integración de otros barrios a un evento que está muy identificado con una zona que, no obstante lo real, ha padecido siempre los estigmas sociales?

En el inicio esto fue un torneo de la familia Talamonti y el barrio San Francisco. Ahora siento que Fútbol por Chilo es de la ciudad, es un torneo de Azul que se ha establecido.

–¡Ya cruzó el arroyo!

(risas) Sí, sí, exactamente, lo cruzó.

 

“Este año nos han escuchado”

 

–Este año el apoyo del Municipio los ha reconfortado un poco más. ¿Qué ayuda recibieron?

–MH: Este año nos han escuchado. Yo me pude reunir con el señor Galizio, de Cultura, y logramos que él me pueda donar el baño químico, que es muy importante para un evento así, que no hay instalaciones. Le estoy muy agradecida a Cultura y, también, a Noelia Gallours, de Deportes. No tengo el gusto de conocerla personalmente, todo se fue dando a partir de escribirnos. A ella le gustó, aceptó enseguida y se puso a ver de qué manera nos podía ayudar Deportes. Finalmente obtuvimos el sonido, así como también la bajada de luz y el escenario de parte de Cultura, más el baño. Igual me gustaría que se integrara más gente, más áreas del Municipio. A nosotros nos hacen falta cosas como una ambulancia, la Policía dando vueltas o Control Urbano dando una mano con las calles que rodean el predio. Me gustaría que ellos escucharan un poco, que leyeran el diario, que ahí todos los años sale, decimos de qué se trata. Son muchos barrios, somos gente de barrio y nos gustaría que de aquel lado del arroyo, como vos dijiste, se interesen un poco por este lado.

 

–¿Ya podríamos “firmar” que Fútbol por Chilo tendrá su quinta edición?

PK: (risas) ¡Por supuesto, obvio!  Cada año tengo más ideas, cambios, detalles. Por ejemplo, este año le entregamos a cada jugador del campeonato un pin, un recuerdo de Fútbol por Chilo.

Quiero destacar que este año tuvimos algo de mala suerte porque justo están los corsos. Entonces, pensé “mucha menos gente”. Siempre hemos tenido más de 600 personas en el público y ayer conté 450. Poco menos finalmente, pero no mucho.

 

EL DATO 

Este evento social ya tiene una página de Facebook oficial donde han comenzado a exhibirse videos y cientos de fotos referidas a las cuatro ediciones. Fútbol por Chilo es el perfil donde podés consultar todo el material disponible.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *