PRONUNCIAMIENTO DE CONCEJALES DEL GEN

Ganó el impuestazo de Bertellys y seis concejales, perdieron los vecinos y se lesionó la relación con el Concejo Deliberante

Después de varios meses de maniobras dilatorias y escondidas, el martes pasado en la sesión llevada a cabo en Cacharí al fin se definió y determinó la magnitud del aumento de la tasa por servicios urbanos (recolección, limpieza y conservación de la vía pública).

Recordemos que inicialmente el Concejo Deliberante autorizó un aumento del 28% por todo concepto, que luego al observar la evolución de la inflación, se acordó elevar el incremento al 39 %, estableciendo este tope a cualquier variable de incremento. Ello, porque después del primer aumento, el intendente Bertellys, sin comunicar al Concejo dispuso acumular la actualización de la valuación fiscal, que se toma para determinar la base imponible de la tasa, llegando a aumentos brutales del 200% en algunos casos y de aproximadamente un 90 % promedio, desconociendo el acuerdo previo llegado, basado en el diálogo entre el Departamento Ejecutivo y el Concejo Deliberante sobre 5 Ordenanzas elevadas oportunamente por el Gobierno Municipal al inicio de la Gestión.

Para ello el Intendente alegó que tiene la obligación legal, que el Intendente Inza nunca cumplió, de aplicar la valuación actualizada. Si bien esto es correcto, lo que debió hacer el Departamento Ejecutivo es actualizar la valuación fiscal previamente y al elevar los proyectos de ordenanzas fiscal e impositiva, para determinar la tasa del presente ejercicio a comienzo del año, incorporar un índice corrector que estableciera un tope razonable en el aumento final, vinculado a la inflación de costos de producción de los servicios, tal como se hizo en distintas oportunidades durante la gestión del intendente Duclós.

El Concejo Deliberante intentó rectificar la desafortunada decisión del Intendente estableciendo el tope por todo concepto del 39 % de incremento antes mencionado, pero la ordenanza sancionada por el cuerpo fue nuevamente vetada por el intendente Bertellys, al igual que lo ocurrido en primera instancia con el incremento del 28%.

En definitiva, en una clara actitud provocativa hacia el Concejo Deliberante, el Intendente primero desconoció lo acordado y luego vetó dos Ordenanzas sobre el tema en cuestión. Algo grave, absolutamente inusual en los 32 años de Democracia en nuestro Distrito, que lesiona la relación futura entre los dos poderes del Estado Municipal.

Para insistir con la última Ordenanza sancionada, del 39%, el Concejo necesitaba hacerlo con el voto de los dos tercios de su composición, pero ello no fue posible porque en la sesión del pasado martes, celebrada en Cacharí, los concejales Santiago Zaffora, Pedro Sottile, Estela Cerone, Omar Seoane, Liliana Vera y Ulises Urquiza (quien previamente había manifestado que iba a acompañar la insistencia), facilitaron con su decisión la vigencia del impuestazo dispuesto por el Intendente Bertellys.

A la luz de los resultados, ganó el impuestazo impulsado por Bertellys y los seis concejales que impusieron matemáticamente su voluntad, pero en realidad perdieron los vecinos que deberán pagarlo de su bolsillo, y más grave aún, se lastimó peligrosamente el necesario diálogo político institucional con el Concejo Deliberante, siendo único responsable de esto el Intendente Municipal.

En todo este tiempo tuvimos que soportar distintas maniobras dilatorias, hasta la última, por parte del presidente del Concejo Pedro Sottile, que incumpliendo con su función se negó a convocar la Sesión Especial que conforme al reglamento interno habíamos pedido al efecto. Teníamos la esperanza que al escuchar a estos concejales (de extracción Justicialistas) criticar el tarifazo del gobierno nacional, tuvieran aquí una actitud coherente, pero no fue así, le dieron la espalda a los azuleños, con estos aumentos disparatados, que además se acumulan al de los demás servicios públicos (gas, electricidad, agua, etc) y a una situación económica apremiante.

Todo ello repercute negativamente sobre el poder adquisitivo de las economías familiares, porque los aumentos salariales, además, están lejos de acompañar los incrementos de los precios, las Tasas y los Impuestos.

En medio de tanta hipocresía y caretas que se caen, reivindicamos la coherencia que hemos sostenido desde el Bloque del GEN durante todo este proceso, defendiendo el interés de nuestros convecinos. De ningún modo podíamos aceptar que la desidia e inoperancia de la anterior Gestión Municipal, de la cual los actuales conductores del municipio y los concejales que acompañaron, son corresponsables, la paguen los vecinos y mucho menos, cuando el Intendente, mientras pide el esfuerzo a la comunidad se duplica su sueldo y sostiene una planta superpoblada de Funcionarios y Asesores, desconociéndose que función cumplen algunos de ellos.

Para finalizar, en un “copie y pegue” muy poco original de su antecesor, en la semana el Intendente cuestionó con agravios y descalificaciones impropias de un Jefe Comunal, el accionar de Omar Norte y Claudio Molina, y la Gestión del Intendente Omar Duclós, haciendo especial hincapié en nuestras supuestas responsabilidades sobre la actual situación económica del Municipio, entre otras livianas y disparatadas opiniones. Esto sucedió en el programa radial “La Primera Mañana” de la periodista Andrea Castro, desde el cual el concejal Omar Norte invitó al Intendente a debatir públicamente, con razonabilidad y racionalidad, sobre estos temas para ser esclarecidos de cara a la comunidad. La invitación está formulada.

Omar A. Norte – Pablo Zabalza – Claudio J. Molina.

Bloque de concejales del GEN

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *