ESTA TARDE, DESDE LAS 16 HORAS

Gran Copa Ciudad de Azul 2016: “La venimos peleando desde hace mucho”

Pablo Roldán, en Flex Gym, su lugar. Sobre la Gran Copa dice: “La primera vez era como una expectativa… “¿qué hará la gente de Azul?””.
<
>
Pablo Roldán, en Flex Gym, su lugar. Sobre la Gran Copa dice: “La primera vez era como una expectativa… “¿qué hará la gente de Azul?””.

El entrenador Pablo Roldán, organizador local de este certamen de la AFiBA que tendrá lugar en el Centro Cultural San Martín, considera que la segunda edición azuleña del torneo de fisicoculturismo y fitness viene a confirmar un extenso abordaje de este deporte en la ciudad, además de premiar el alto nivel que ostentó en 2015. Entrevistado por EL TIEMPO, también aludió al trabajo complementario que un grupo médico realiza en los atletas que el prepara.

 

No obstante el cambio nominal de una edición a otra (el año pasado se llamó Copa Provincia de Buenos Aires), este nuevo certamen con epicentro en Azul posee idénticos aspectos y méritos que su predecesor, pero fundamentalmente confirma la buena tónica del desarrollo que diariamente obtiene este deporte de la mano de Pablo Roldán, mentor organizador de un nuevo torneo de fisicoculturismo y fitness en la ciudad y un referente experimentado de la actividad en la provincia.

Al comando de Flex Gym, “Pala” ha conformado un grupo de competidores que se mantiene activo en el calendario que elabora la AFiBA –la Asociación de Fisicoculturismo de Buenos Aires–, entidad provincial que estructura anualmente la serie de torneos bonaerenses. Y estos competidores, atletas, demandan dedicación, cuidado y estímulos, de la misma manera que los novatos, chicos y chicas mayoritariamente que se acercan al gimnasio con –en buen porcentaje de los casos– altas expectativas y escasas nociones de la disciplina (idea “sagrada” en el diccionario de Roldán) que se requiere para caminar la senda de los referentes exitosos que tiene Azul.

Por todo esto es que, en la entrevista con EL TIEMPO, el preparador respondió básicamente a dos hilos de inquietudes: los pormenores de la Gran Copa Ciudad de Azul, que tendrá lugar hoy, a partir de las 16 horas, en el Centro Cultural San Martín (Yrigoyen 472), y la compleja –y a la vez atractiva– dinámica diaria de moldear un atleta competitivo, concientizándolo sobre el valor de trabajar con disciplina y sin contradecir la propia genética, alma mater de las posibilidades de cada potencial deportista.

“Es un torneo enmarcado en el calendario de la AFiBA como uno más, pero a su vez da un pasaje al Campeonato Sudamericano de Ecuador, que se lo damos a la categoría Senior”, especificó Roldán en el albor de la conversa con este diario, instalado en su privado de la planta alta del edificio sito en San Martín y avenida 25 de Mayo. Allí la cotidiana escenografía delimita un ámbito donde confluyen exponentes de competencias nacionales e internacionales en plena labor y aquellos que acceden al ejercicio en plan de optimización o “mantenimiento”.

En la Gran Copa… de hoy, el entrenador espera por una asistencia de unos 70 atletas, un muy buen número dado el contexto de realizaciones anuales y el momento del año. La convocatoria final no es posible precisarla, dado que la inscripción se formaliza a último momento. Lo mismo sucede con las categorías (todas según reglamento de la IFBB), respecto a las cuales se prevé un total de siete en competencia sobre el escenario del reducto céntrico.

 

–Se le da continuidad a algo que, en su primera edición, en 2015, surgió como una novedad para la actividad deportiva local

–Sí. Gracias a Dios va creciendo el deporte, de a poco, el fisicoculturismo y el fitness y lo tenemos en Azul. Todos los años nos van dando fecha y eso es muy lindo para la gente de la ciudad como deporte y en particular para la que vas entrenando vos como atleta. Además, gente de la zona se ha empezado a sumar, gente de Tandil y de Olavarría.

 

–Cuando decís “nos van dando”, ¿a quiénes te referís puntualmente? Vale contar cómo es que desemboca esta competencia en Azul.

–Flex Gym está adherido a la Federación Argentina de Musculación, la FAM, y, a su vez, a la AFiBA, que pertenece a todo lo que es la provincia de Buenos Aires. Eso es fundamental. Como estamos ligados, es la misma Federación la que nos da fecha para que hagamos el torneo. Organiza diez, doce torneos por año y uno de esos tiene fecha en Azul. De alguna manera, lo que dicen es “bueno, tantos años de reputación, le podemos dar para que hagan un torneo en Azul”.

 

–¿Cómo creés que evaluó la Asociación de la provincia el desarrollo del certamen de 2015?

–Creo que bien y en gran parte por el espectáculo que dimos. Fue un buen nivel de atletas, la puesta a punto en el escenario, la competencia en sí, toda la gente que vino de afuera: de Córdoba, Entre Ríos, Rosario, parte del sur y todo lo que es la provincia de Buenos Aires. Eso hizo que se sumara mucha más gente para este evento, que le dieran más importancia todavía.

La primera vez era como una expectativa… “¿qué hará la gente de Azul?”. Más allá de que nosotros la venimos peleando desde hace mucho, mucho tiempo, muchos años de atleta. Tenemos campeones argentinos juveniles, gente que ha ido a competir y que ha logrado buenos resultados. El mismo Gerardo Lamberti, que anduvo por todos lados compitiendo y ganó. Eso también trajo la fama a la ciudad.

 

–Si tuvieras que destacar participantes, más allá de quienes vayan a representar tu trabajo, ¿a quiénes nombrarías?

–Este año va a venir Darío Fontanelli, que anda muy bien a nivel nacional. Pero también, varios atletas de mucha importancia. Pero más allá de sus nombres, hay que ver cómo llegan acá. Porque pasó el Arnold de Brasil y fueron muchos competidores y se pone medio bravo por el tema del dinero. Se les hace muy difícil venir.

 

–Y de los atletas que entrenan en Flex, ¿cuántos van a participar?

–Alrededor de ocho atletas. Son de Azul, Tandil y Olavarría.

 

Desde afuera sí se ve  

–¿Tenés referencias de cómo se aprecia en la región el desarrollo del fisicoculturismo que se hace en Azul?

–Bien, muy bien. ¿Por qué? Porque hoy, por ejemplo, tenemos a Carina (NdR: se refiere a Carina Diorio, presente durante la entrevista) que ha sido un poco el foco de la victoria y eso te da un marketing mucho más productivo dentro de lo que es el mercado. Al tener a alguien que vos vas preparando y gana y gana, algunos se preguntan quién la prepara o en qué gimnasio entrena. Se empieza a mirar de otra manera y nos beneficia a nosotros como gimnasio y como desarrollo de un deporte.

 

–¿Esto ha redundado en que la matrícula de foráneos del gimnasio se haya incrementado?

–Bastante. Por ejemplo, de Tandil viene un pibe que lo estamos entrenando, que está muy bien.

 

–¿Viaja hasta Azul sólo para entrenar?

–Viene, entrena y se va. Habla bien del gimnasio eso.


“NO ES SÓLO LEVANTAR PESAS Y SACAR MÚSCULOS”    —

Roldán: “Los más nuevos observan la manera en que los referentes trabajan, con disciplina y dedicación”.
<
>
Roldán: “Los más nuevos observan la manera en que los referentes trabajan, con disciplina y dedicación”.

 No se necesitan demasiados minutos de charla para que Roldán comience a hablar, textualmente, de disciplina, conciencia, mentalidad deportiva, proceso. Es que más allá de las conveniencias comerciales para su gimnasio, están sus dotes como entrenador (que construyen su conveniente reputación) y las conveniencias que afectan directamente a este deporte. Entonces –explica Roldán– el camino al fisicoculturismo (también la senda con destino a un buen desarrollo físico, sin necesidad de llegar a la competencia) está plagado de un ‘estorbo’ fundamental: el trabajo responsable. Idea que cierra con la salud adentro.

 

–Sigue siendo un tema fundamental en torno a esta actividad, el control y asesoramiento en el tema nutricional. ¿Cómo lo afrontás? ¿Cómo se trabaja la conciencia en el tema ante la ansiedad por resultados visuales inmediatos?

Hoy por hoy tenemos a una nutricionista trabajando acá, es un nuevo proyecto del gimnasio. Estuve hablando con varios médicos, los convoqué. Queremos que la gente se haga un chequeo general cuando inicia la actividad y para control después. Mucha gente, cuando le pedís un chequeo, ¡pum!, se asusta y dispara. La idea es que la gente que acá entrena entienda que tiene nutricionista, que hay médicos y que se sientan seguros y hagan caso a esos requisitos.

Yo busco que aquellos que se suman vean a los referentes del gimnasio, que los vean trabajar, que noten sus buenos resultados, pero que también comprueben que ellos se hacen estudios y análisis, que se cuidan. Es necesario que ellos sean el ejemplo de los nuevos, para que se mentalicen de a poco y no se asusten. No es sólo levantar pesas y sacar músculos.

–¿Ese proyecto ya está materializándose? ¿Cómo está conformado ese equipo adicional?

Sí, sí. Tenemos un nutricionista, un médico clínico, un cardiólogo, también está Eduardo Burgos con toda la parte traumatología. Fui hablar con ellos para generar conciencia en la gente que acá viene, para que logren que los más nuevos tomen la misma actitud de los referentes.

–¿Este proyecto se motiva en alguna mala experiencia que hayas vivido con algún atleta o se trata más bien de un replanteo de tu trabajo?

No, se trata de mejorar el desarrollo de la actividad y basarme en mi experiencia de tantos años. En paralelo en lo que vas mejorando la parte estética, tenés que ir mejorando la salud, es fundamental. Y eso lo tiene que desarrollar el profesional, para que vaya creciendo el deporte y que tenga más credibilidad. Que la gente vea que no es algo al voleo, que levantás un fierro y listo.

–Se trata de la lucha que tiene el fisicoculturismo y el fitness para establecerse socialmente como deportes.

Tal cual, tal cual. Hoy por hoy, la maquinaria que hay en el gimnasio, la formación que uno sigue incorporando, los cursos, el sumar a profesionales médicos y la experiencia personal de tantos años, vas estudiando el tema y lo vas llevando de a poquito a un lugar mejor.

–¿Tenés asistencia de novatos que pretendan convertirse en atletas, que están focalizados en competir?

–La parte competitiva es un tema aparte, tienen que tener algunas pautas: genética, que es fundamental para, después, poder subir a un escenario; disciplina, sí o sí; y tiene que demostrarlo en el día a día de trabajo, en el entrenamiento y que se banque la parte de la alimentación. Esto es un deporte y lo tenés que tomar como tal. Y la gente que entra a un gimnasio y quiere tener un buen lomo… bueno, de a poco. Primero, una nutricionista.

–Debe entenderse como proceso

–¡Claro! Es un proceso, y en eso me estoy enfocando cada vez más. En un proceso bien hecho.

–¿Te toca trabajar mucho con la frustración de la gente, ante las enormes expectativas que, quizá, desestiman la noción de proceso? En sintonía con un modo de administrar las sensaciones y los resultados que es cultural.

–Lo bueno en ese sentido es que tenemos mucha gente en el gimnasio que está bien, que sus logros son frutos de un trabajo serio. Entonces, los más nuevos observan la manera en que los referentes trabajan, con disciplina y dedicación. Antes era más nocivo porque no estaban los referentes.

La frustración se genera porque vivimos en un mundo de inmediatez, del ya: ya queremos tener lomo, ya queremos mejorar, ya queremos ganar. Ante todo, yo los siento acá y tenemos una charla. Somos todos distintos y cada uno lleva el proceso de acuerdo a su genética y hábitos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *