CONCEJO DELIBERANTE

Hace un año se presentó el proyecto para el traslado de las cerealeras de la zona urbana y aún no se ha tratado

El expediente tomó estado legislativo el 18 de agosto de 2015 y pasó para su estudio a la comisión de Salud donde se encuentra actualmente. “Me dicen que lo están estudiando, pero en realidad creo que es perentorio su tratamiento”, remarcó Omar Seoane, autor del proyecto, al hablar con este diario. “Hay un problema de salud muy importante y no le estamos prestando atención”.

Omar Seoane habló ayer con este diario sobre su proyecto de erradicar las cerealeras del ejido urbano. JOSÉ BERGER
<
>
Omar Seoane habló ayer con este diario sobre su proyecto de erradicar las cerealeras del ejido urbano. JOSÉ BERGER

 

EL DATO:

Omar Seoane nació y se crió en Villa Piazza Centro, así es que aseguró conocer bien de cerca esta problemática.

 

En agosto del año pasado el concejal Omar Seoane presentó en el Legislativo local un proyecto de ordenanza que propone el traslado de las cerealeras del casco urbano en el marco de un plan de 5 años, como así también prohibir en el futuro la instalación de establecimientos dedicados a la actividad de almacenamiento, clasificación, acondicionamiento y conservación de granos, agroquímicos y/o fertilizantes en la zona urbana de Azul y de Chillar y Cacharí.

Lo que propone este proyecto de ordenanza es que este tipo de establecimientos no puedan ubicarse a una distancia inferior a los 3.500 metros de los núcleos urbanos.

Asimismo, en otros artículos, la ordenanza dispone que los propietarios se encuentren obligados al mantenimiento de la higiene en forma permanente y al control de malezas, roedores e insectos dentro de sus predios y en el entorno inmediato.

El edil del bloque del justicialismo trabajó para la presentación de esta iniciativa en conjunto con la ONG Don Cipriano, con estudiantes del Instituto de Formación Docente N° 2 y con vecinos de Villa Piazza.

Seoane habló con este medio ayer e informó que lamentablemente hace un año que este expediente se encuentra en la comisión de Salud que es presidida por Juan Sáenz y ni siquiera pasó al resto de las comisiones que se aprobó que pasaran en la sesión del 18 de agosto de 2015: Producción, Desarrollo y Desarrollo Agropecuario; Interpretación, Legislación y Seguridad Pública; y Presupuesto y Hacienda.

Como dato también hay que recordar que en esa sesión estuvieron presentes los vecinos de Villa Piazza que participaron en la elaboración de este proyecto.

“Me dicen que lo están estudiando, pero en realidad creo que es  perentorio su tratamiento”, remarcó.

Problemas en la salud y el tránsito    

Precisamente el concejal destacó que “quería que pase a varias comisiones para que se pueda enriquecer” e incluso informó que “si es necesario se podrían hacer audiencias  para que todos los vecinos vengan y planteen sus necesidades y cuál es su problemática hoy”.

Sobre las implicancias que esto acarrea, enfatizó que hay repercusiones sanitarias y de seguridad de la población por el tema del tránsito.

“En esta época del año se está realizando el venteo de semillas, que se hace sin los filtros adecuados, y el acopio de los agroquímicos y eso perjudica la salud de la población”, dijo.

Esto afecta a la población en general por las partículas que posee el aire y principalmente a las personas que tienen problemas respiratorios.

Adicionalmente, se encuentra la problemática del tránsito por la continua circulación de camiones de gran porte.

Por eso apuntó que “no solamente es el acopio sino también es la problemática del tránsito”.

Un antecedente    

Citó además como antecedente que la Universidad de La Plata y la Universidad de Córdoba, en Monte Maíz; una localidad de la provincia de Córdoba donde se erradicaron definitivamente por medio del Concejo Deliberante las cerealeras y el acopio de agroquímicos; hicieron  un estudio y “vieron que había tres veces más enfermos de cáncer en la localidad y tres veces más de abortos espontáneos. Se dieron cuenta que era por la emanación de fertilizantes y agroquímicos dentro de la localidad”.

El problema de las cerealeras no es nuevo y lo que ocurrió es qué, al expandirse Azul, quedaron en plena ciudad.

“Lo que pasa ahora es que está todo poblado y no es solamente el tema de las cerealeras, sino también el depósito de agroquímicos y fertilizantes que hay”, resaltó mientras advirtió que acá “hay un problema de salud muy importante y no le estamos prestando atención”.

Un problema complejo  

Entendió que no se trata de un problema de fácil resolución y por ese motivo es  importante que participen los actores involucrados y varias de las comisiones del cuerpo e incluso el Departamento Ejecutivo.

De hecho lo que propone es el traslado en un plazo de cinco años ya que “no es una cuestión que se puede hacer de un día para el otro”.

Seoane subrayó entonces que “la idea es que en ese plazo se trasladen definitivamente todos los depósitos de cereales, agroquímicos y fertilizantes que están hoy dentro del ejido y urbano”.

El traslado es una cuestión compleja y por eso insistió en que la pretensión era que “todos los concejales puedan enriquecer el proyecto, y hacer audiencias públicas si es necesario con los vecinos para ver cómo queremos encarar la ciudad”.

Planificar la ciudad   

A propósito de esto, especificó que se encuentra en estudio en este momento la reforma  integral de la ordenanza 500 del 80 de ordenamiento territorial.

“Me parece que en conjunto con la reformulación integral de esta ordenanza y con el Poder Ejecutivo tenemos que ver cómo saneamos una problemática que hoy tenemos en el medio de la ciudad”, consideró.

El edil explicó que hay que abordar esta situación desde el punto de vista de la salud de la población y también teniendo en cuenta la problemática que implica en el tránsito la circulación de camiones de gran porte en esta zona de la ciudad.

Otro aspecto a considerar es el cómo abordar el traslado y a qué sitios. Para Seoane “es el municipio quien tiene la facultad de definir adónde trasladar las cerealeras en el marco de un proyecto integral de ciudad”.

A su vez, indicó que tampoco la idea es perjudicar a las empresas, por el contrario, se debe trabajar esta cuestión en conjunto y evaluar alternativas.

Al respecto, manifestó que “no sólo vamos a favor de la salud y el medio ambiente, sino que, a nivel particular, los empresarios que hoy tienen el depósito de cereales y fertilizantes, al trasladarse, esas tierras valdrán muchísimo más que las que deberían adquirir fuera del ejido urbano”.

Como para finalizar puso el acento en que esta no es una problemática que afecta  a la ciudad cabecera, ya que también Chillar y Cacharí “tienen la situación con la circulación de camiones y tienen silos en medio de las localidades”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *