Hay 90 casos sospechados de triquinosis y 12 confirmados

Todos están bajo tratamiento en establecimientos sanitarios locales y bajo la medicación adecuada, la mayoría en forma ambulatoria. Se identificó el alimento contaminado y se está investigando de dónde provino.

 “Logramos obtener una muestra del alimento que podría haber estado involucrado en el brote. Esa muestra demostró que ese chorizo seco tenía una carga parasitaria de unas 10 larvas cada 10 gramos de alimento”, aseguró el Dr. Bolpe a este diario. JOSÉ BERGER
<
>
“Logramos obtener una muestra del alimento que podría haber estado involucrado en el brote. Esa muestra demostró que ese chorizo seco tenía una carga parasitaria de unas 10 larvas cada 10 gramos de alimento”, aseguró el Dr. Bolpe a este diario. JOSÉ BERGER

EL DATO:

Un brote de similares características hubo en Azul hace unos tres o cuatro años también en la zona cercana al hipódromo, donde hubo casi un centenar de casos. Se trató de un caso de comercialización clandestina.

En Azul hay alrededor de 90 personas afectadas y que están siendo analizadas ante la posibilidad de que tengan triquinosis.

De esos casos, hay 12 casos confirmados por laboratorio.

Hay personas que están siendo atendidas en el Hospital Angel Pintos y también en el Materno Infantil “Argentina Diego, la mayoría con tratamiento ambulatorio.

Hay adultos, algunos niños, varones y mujeres, todos están bajo tratamiento y medicación, sin que haya hasta el momento ningún caso de gravedad.

La información fue confirmada ayer por el titular de Zoonosis Rurales de Azul, Dr. Jorge Bolpe.

Si bien no brindó mayores precisiones porque existe una investigación, aseguró que se identificó el alimento contaminado y el lugar de dónde provino está en vías determinarse.

Se sabe que el animal infectado habría estado radicado en una zona cercana al hipódromo de Azul, aunque todavía se siguen recibiendo los casos e investigando posibles afectados que no presenten síntomas.

La fuente de contagio fue identificada y se trata de chorizo seco casero.

Desde Zoonosis se proveyó tanto al Hospital de Niños como al Municipal de la medicación específica para los pacientes confirmados y los sospechosos de haber traído la enfermedad.

Una vez planteada el alerta e identificada la enfermedad en una muestra se alertó a los todos los establecimientos sanitarios de Azul y están interviniendo además de Zoonosis, las áreas de Bromatología y Atención Primaria de la Municipalidad de Azul, el SENASA y el Ministerio de Asuntos Agrarios.

El procedimiento y la investigación   

Bolpe contó en el diálogo que mantuvo con este diario que “la alerta la dio un  particular que vino derivado por una atención que había tenido hospitalaria donde se observaban los síntomas y ahí alertamos a todo el sistema, a la totalidad de los servicios públicos y privados”.

Paralelamente, “logramos obtener una muestra del alimento que podría haber estado involucrado en el brote. Esa muestra demostró que ese chorizo seco tenía una carga parasitaria de unas 10 larvas cada 10 gramos de alimento”, especificó.

A raíz de esto y habiendo identificado al supuesto elaborador se dio intervención a Bromatología de la Municipalidad de Azul, a SENASA y al Ministerio de Asuntos Agrarios.

“Se comenzó con la investigación e identificación del lugar de elaboración y los posibles lugares de crianza de dónde provino el cerdo”, relató.

Responsabilidades    

Bolpe detalló asimismo respecto a la investigación que se lleva adelante que “los sospechosos de la elaboración manifestaron que ellos habían hecho solamente un animal y tenían el diagnóstico hecho en el momento de faenar y daba negativo. Trajeron acá el certificado de prueba, pero nosotros no tenemos forma de aseverar que esa sea la realidad”.

Incluso señalaron que la distribución fue en el grupo familiar, lo que llama la atención por la gran cantidad de casos que existen.

“De hecho, los familiares del elaborador presentaban síntomas de la enfermedad”, agregó el responsable de Zoonosis.

Advirtió en este sentido que “nosotros en la provincia generalmente tenemos dos situaciones por triquinosis: el tradicional brote familiar en el cual una familia faena uno o dos animales y consume, y el número de las personas que se enferman es en promedio 20”.

Comercialización clandestina    

El segundo caso, es más serio aún y “es la elaboración y comercialización clandestina que es el gran problema de la triquinosis”.

“Son particulares que crían cerdos en malas condiciones a campo o, peor aún, dentro del ejido urbano y suburbano, lo que permite la alimentación con basura y es un problema de contaminación”, aseguró el especialista.

Eso lleva a una faena que no se hace en la industria frigorífica como exige la ley (ver recuadro).

Al respecto, Bolpe enfatizó que “no se puede comercializar ningún producto alimenticio en base a carne y la gente debe tener claro que el chorizo seco, la longaniza, el salamín es carne molida, que pasa por mucha manipulación y en condiciones higiénicas que no son la de la industria frigorífica”.

Riesgo latente    

Remarcó que la faena y comercialización clandestina de estos alimentos son fuente no sólo de triquinosis, sino de otras enfermedades como la salmonella y el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

“Lamentablemente acá hay una cierta complicidad entre el elaborador clandestino y hay un consumidor que no se preocupa por su salud”, subrayó.

En este mismo sentido, enfatizó que en este caso “lo casero” constituye “un riesgo para la salud”.

“Siempre digo como para que la gente lo entiende que cuidado con eso que puede ser una porquería elaborada por un mugriento”, destacó Bolpe para finalizar ayer al hablar con este diario.

QUÉ ES LA TRIQUINOSIS Y CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE PRESENTA

La triquinosis es una enfermedad que se transmite a través de los alimentos, provocada por un parásito llamado Trichinela Spiralis.

Se contagia a través del consumo de carne de cerdo o de animales silvestres contaminada, cruda, mal cocida o mal procesada. No existe el contagio entre personas.

Cualquier persona que ingiera carne cruda o mal cocinada de animales infectados puede desarrollar esta enfermedad.

Los síntomas que se pueden presentar son: fiebre, dolor muscular, dolor e hinchazón alrededor de los ojos, sensibilidad a la luz, dolor abdominal, cólicos, diarrea, arritmias, insuficiencias cardíacas, y dificultad para respirar.

También puede producirse: sed, sudoración profusa, escalofríos, debilidad, y cansancio.

En caso de presentar cualquiera de estos síntomas hay que concurrir inmediatamente al centro de salud más cercano.

LAS PRINCIPALES MEDIDAS PREVENTIVAS

Como en la mayoría de las enfermedades, la triquinosis es totalmente prevenible. Lo primero es no comer alimentos de procedencia dudosa.

El Dr. Bolpe informó además que existe una ordenanza que indica que no se pueden criar cerdos en la zona urbana y se deben alimentar con alimentos balanceados adecuados, y “está prohibido la alimentación con basura o restos de restaurantes y casas de comidas, como también está prohibido que convivan con ratas porque eso favorece la instalación del ciclo de transmisión de parásito al cerdo”, precisó.

En el caso de las personas que elaboran chacinados y embutidos para su consumo personal “tienen que hacer el diagnóstico en el momento de la faena del cerdo o el jabalí que cazaron, que es un cerdo silvestre que ya abunda en nuestra zona rural”.

“Deben tomar un trozo de entraña y llevarlos a un laboratorio habilitado para un diagnóstico correcto y saber si ese animal tiene o no tiene triquinosis”.

Una vez descartada la presencia de la enfermedad se pueden consumir los productos de manera familiar, pero la comercialización está prohibida.

Finalmente, el profesional hizo hincapié en que “el consumidor no debe comprar alimentos con el rótulo de casero y la cocción de la carne de cerdo o jabalí debe ser total, es decir, que la carne no tenga ningún líquido de color rosado”.

PARA TENER EN CUENTA

No se puede consumir ni comercializar este tipo de productos cuando no interviene en la faena del animal un frigorífico o matadero habilitado.

Está prohibida la comercialización clandestina por la Ley Sanitaria Federal de Carnes.

Incluso el titular del Departamento de Zoonosis informó que la elaboración de los subproductos de la carne en carnicerías está regulada.

“Tienen que tener habilitación de acuerdo al nivel de productos que elaboran y deben tener determinadas condiciones edilicias como tener un baño en condiciones, determinado tipo de mesadas y condiciones de higiene para que los productos no sean un riesgo para la salud del consumidor”, explicó.

La recomendación es solamente consumir los productos con rótulo de procedencia porque “eso garantiza que pasó por todos los controles”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *