FIN DE AÑO EN EL FRIGORÍFICO META AZUL

“Hay ausencia de jefes y ausencia de plata”

 

 

La expresión plena de bronca e impotencia surgió el jueves 31 al mediodía de boca del secretario general del Sindicato de la Carne Roberto Smith, al confirmar a EL TIEMPO que los 180 trabajadores de la planta frigorífica no cobraron el sueldo del mes de diciembre ni el medio aguinaldo, así como tampoco otras sumas adeudadas por parte de la patronal. Indicó que, en presencia de los obreros, pudo contactarse telefónicamente con Marcelo Celeste, responsable inmediato de la situación. “Me dijo que iba a ver si conseguía ‘algo’ para el lunes pero acá, hasta que no se pongan al día, no se trabaja”, espetó el dirigente gremial.

Pie de foto: Pedro Sotille también se acercó a conversar con los obreros del frigorífico y se puso a disposición para lo que pueda estar al alcance del accionar del Concejo Deliberante. Ninguno de estos rostros sonrientes con Marcelo Celeste fue visto el jueves al mediodía para intentar llevar paliativo al conflicto suscitado en el frigorífico. Entre otros, en aquella visita a la planta estuvieron Rodolfo Rancez y Estela Cerone, por entonces concejales de la bancada oficialista. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA Roberto Smith (izquierda) y Hernán Bertellys escuchan la propuesta de uno de los trabajadores durante la asamblea improvisada que se realizó el jueves 31 en horas del mediodía. PRENSA MUNICIPAL/HÉCTOR GARCÍA El jefe comunal, luego de dialogar con el representante gremial y algunos trabajadores, se quedó conversando con familiares de los empleados damnificados. FOTOS HÉCTOR GARCÍA/PRENSA MUNICIPAL “Los compañeros están sin cobrar todo el mes de diciembre, justo para las fiestas, como pasa casi todos los años en este frigorífico que parece estar embrujado”, expresó a EL TIEMPO el titular del Sindicato de la Carne. FOTOS HÉCTOR GARCÍA/PRENSA MUNICIPAL
<
>
Ninguno de estos rostros sonrientes con Marcelo Celeste fue visto el jueves al mediodía para intentar llevar paliativo al conflicto suscitado en el frigorífico. Entre otros, en aquella visita a la planta estuvieron Rodolfo Rancez y Estela Cerone, por entonces concejales de la bancada oficialista. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA

Los 180 trabajadores del Frigorífico Meta Azul no tuvieron un buen cierre de año. Por el contrario.

Los obreros y sus respectivas familias lejos estuvieron de ello toda vez que la empresa –de capitales ajenos a la ciudad- no hizo efectivo el pago del haber mensual ni del medio aguinaldo, contraviniendo todo marco legal y el más mínimo sentido común para permitir que los empleados pudieran hacer el brindis que se merecen y, por qué no, adquirir presentes para repartir entre sus seres queridos.

La ausencia de alguno de los responsables de la firma y la falta de respuestas concretas al reclamo de los trabajadores y de su representante gremial, el jueves 31 al mediodía, terminaron por sepultar cualquier esperanza de cobro antes del fin de semana largo. La semana que viene se verá qué respuesta, si es que la tiene, asumirá la empresa aunque Roberto Smith, secretario general del Sindicato de la Carne, en una improvisada asamblea al rayo del sol y con los ánimos comprensiblemente exasperados convocó a los trabajadores a las 9 de la mañana del lunes para que concurran directamente a la sede gremial, sin asistir a sus puestos de trabajo. De hecho luego, en diálogo con EL TIEMPO, Smith confió que no habrá vuelta al trabajo hasta que los responsables de la planta frigorífica no se pongan al día con todo lo que se les adeuda a los obreros.

Los trabajadores y el representante sindical valoraron claramente la concurrencia a las puertas de la planta del intendente municipal Hernán Bertellys y del presidente del Concejo Deliberante Pedro Sotille, aunque fue Smith quien reconoció que a los fines de tener una solución inmediata la presencia del jefe comunal y del edil tenían efectos inocuos. No obstante, Bertellys afirmó a este diario antes de retirarse que el lunes, a la mañana temprano, viajará a la ciudad de La Plata para ponerse al frente de gestiones que fueron sugeridas por los mismos asambleístas.

“Este frigorífico parece embrujado”

“Hay ausencia de jefes y ausencia de plata. Los compañeros están sin cobrar todo el mes de diciembre, justo para las fiestas, como pasa casi todos los años en este frigorífico que parece estar embrujado. No viene un empresario que nos pueda sacar de una vez por todas para adelante. Hace un año que, cada vez que se debe cobrar, es un conflicto porque para poder cobrar hay que parar, hay que pelear con él (por Marcelo Celeste, cara visible del grupo inversor). Nunca nos llamaron el día de cobro para decirnos ‘tomá y ya está’”, expresó Roberto Smith.

El gremialista hizo una preocupante descripción del presente de la empresa que reabriera sus puertas en un clima festivo para la ciudad, más allá de los reparos que algunos pusieron ante lo insólito de que, justamente en Azul, estuviera funcionando un frigorífico cuando en el país habían bajado la persiana no menos de 300 plantas del rubro en los últimos años.

“Hay 180 obreros trabajando. Nunca se pagó en tiempo y forma y ahora hace veinte días que no hay una res, no hay despostada ni nada. Está trabajando la carnicería con carne que tenía él de otros momentos que no se vendía, y la están vendiendo ahora. Nosotros estamos creyendo que se le terminó la plata al hombre. Alguien que viene a poner un frigorífico sabe que tiene que poner un capital. Si no, tiene que ponerse una carnicería y le sale mucho menos”, advirtió.

El vocero de los trabajadores aseguró que, desde hace tiempo, el vínculo con la patronal no es óptimo y que, el dejar a los empleados literalmente abandonados, no es una buena señal.

“Con los embarques (de cortes especiales a Israel) empezó hace veinte días o un mes, con el pago de la segunda quincena de diciembre. Ahí nosotros le dijimos lo que iba a pasar para las fiestas, y se enojó. Desde ahí viene con este embarque que no lo podía sacar. Después dijo que le liberaron los ROEs, con lo cual tiene el certificado de embarque y que lo puso en el Banco Provincia para que la diera la plata. Nos tuvo así hasta ayer (por el miércoles 30) cuando nos dijo que hoy (por el jueves 31) les daba ‘algo’ y hoy nos dice que no les da nada”, amplió.

Deuda creciente

En la nota con este matutino, el secretario general del Sindicato de la Carne admitió que desde hace meses habían surgido complicaciones con algunos pagos, y que todo se agravó cuando Marcelo Celeste no tuvo resoluciones concretas en las últimas semanas del año.

“No hay nadie (del directorio) en Azul. El frigorífico lo abandonaron a los empleados, que son responsables y lo cuidan. El 24 (de diciembre, en vísperas de Navidad) pasó exactamente lo mismo, con la diferencia que él estaba acá. Hablamos recién por teléfono con él delante de los compañeros y el compromiso que hizo es que el lunes iba a tratar de conseguir ‘algo’. Nosotros queremos que, antes de arrancar, estén con todo al día; de lo contrario, no arrancamos”, aclaró Smith y enumeró el detalle de la deuda con los trabajadores. “Están debiendo cosas desde agosto -200 pesos de un vale de 500 pesos-; están debiendo 500 pesos no remunerativos de diciembre; están debiendo el aumento de diciembre; están debiendo el sueldo de diciembre completo; están debiendo el aguinaldo; y están debiendo una diferencia de horas que se venían acumulando”.

“No me vieron nunca en la foto”

En otro tramo de la entrevista con EL TIEMPO y en presencia de algunos trabajadores, Roberto Smith aclaró que Marcelo Celeste nunca fue una persona que mereciera su confianza. Cuando, con “bombos y platillos”, la gestión de José Inza anunció la reapertura de la fuente laboral, el gremialista dijo que siempre dudó de la transparencia del empresario.

“Siempre fui consciente de eso. Tanto es así que no me vieron en la foto nunca porque yo a este hombre lo conozco. No es ‘el nene de pecho’ que ustedes ven. Este hombre vino acá con Carlos Rama y también nos cagaron para las fiestas. Carlos Rama nos pagó para una fiesta a las 12 de la noche con 100 dólares. ¿Dónde íbamos a cambiar los dólares a las 12 de la noche?. Él se enoja cuando yo digo las cosas que digo, pero las digo porque es real. Vengo diciendo que esta película la vi y acá están las consecuencias”, afirmó.

Consultado respecto de la visita del Intendente y del presidente del Concejo Deliberante dijo: “Es importante pero nosotros necesitamos una solución hoy y hoy no la vamos a conseguir. Lo que sí se puede conseguir de parte del intendente y del Concejo Deliberante es un REPRO para ayudar a este tipo para que continúe porque a ninguno de nosotros, sea cuál sea nuestro pensamiento, nos conviene que el frigorífico cierre. Queremos que siga pero darle plata a esta gente, no sé si es bueno. El REPRO lo cobran los trabajadores y así lo estaríamos ayudando igual”.

Smith también se expresó molesto por la ausencia, en el lugar y con el conflicto en curso, de concejales que en su momento sí estuvieron en la planta para tomarse la clásica foto triunfalista. El gremialista no dio nombre y apellido de esos legisladores azuleños (algunos con mandato vencido), aunque basta con repasar algunas de las fotografías oportunamente publicadas para darse cuenta hacia dónde van esas críticas.

“Esos concejales hoy no vienen a dar la cara con los muchachos. Sería bueno que por lo menos vengan y digan ‘muchachos, me equivoqué’. ¿qué necesitan ustedes?, pero vos viste que no hay nadie. No hay nadie y, aunque nunca recurrimos a los políticos, yo creo que están sabiendo de la situación”, indicó.

“Me duele en el alma”

El rostro desencajado de aquellos trabajadores que volvieron a sus hogares con los bolsillos vacíos y con la incertidumbre sobre lo que pueda venir en la planta frigorífica hizo su impacto en el estado de ánimo de quien es, desde hace años, el representante gremial de los obreros de la carne y sus derivados.

“Es muy duro. Por más que los trabajadores me dicen que no importan las fiestas, yo soy creyente y para mí las fiestas tienen significado y ese significado me duele en el alma porque hay compañeros que no van a poder festejar. Los que tienen nenes chiquitos querían regalarle algo y no hubo Papá Noel…”, señaló y reconoció que el contexto laboral local no suma a favor.

“Sabemos que hay un contexto muy difícil. Las consecuencias son producto de los industriales que han venido durante estos gobiernos. Acá hay que barajar y dar de nuevo porque queremos que se terminen todas las deudas. Después, si quiere trabajar que trabaje y, si se quiere ir, que se vaya porque lo que hacen es hacer sufrir a los laburantes. Me acuerdo en la época de Rama que al frigorífico lo bendijo dos veces un párroco y sin embargo no funciona. Estamos embrujados. Vamos a tener que traer a un exorcista”, concluyó Smith.

EL DATO

¿Qué es el REPRO?. El programa de Recuperación Productiva (REPRO) brinda a los trabajadores de las empresas adheridas una suma fija mensual no remunerativa en un plazo determinado, destinada a completar el sueldo de su categoría laboral, mediante el pago directo por ANSES. Para acceder a este beneficio las empresas deben acreditar la situación de crisis por la que atraviesan, estipulando las acciones que piensan desarrollar para su recuperación y comprometerse a no despedir personal. El programa fue creado en el marco de la Emergencia Ocupacional Nacional para sostener y promocionar el empleo genuino, apoyando la recuperación de sectores privados y áreas geográficas en crisis.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *