Hay cuatro detenidos por “asociación ilícita” y estafas

UNO DE LOS IMPUTADOS ES ABOGADO

Policías de la DDI Azul los arrestaron en esta ciudad y en Olavarría. Según lo informado, integraban una organización que comercializaba vehículos que compraban con cheques robados. Ayer todos fueron indagados en Tribunales y sólo uno de los acusados declaró.

Documentación relacionada con la compra y venta de vehículos automotores se incautó durante uno de los seis allanamientos que se hicieron en el marco de esta investigación penal. Una presunta organización delictiva fue desbaratada. Operaba en Azul, Olavarría y otras ciudades de la región. Entre los detenidos hay un abogado.
DDI AZUL/PBA

Un abogado y tres hombres más, dos de ellos domiciliados en Azul, están acusados de integrar una “asociación ilícita” que cometía estafas con la comercialización de vehículos que compraban con cheques sin fondos, hechos por los cuales ahora están detenidos.

Anteayer, junto con varios allanamientos, las medidas cautelares las llevaron a cabo policías de la DDI Azul en esta ciudad y en Olavarría.

La causa penal por estos episodios delictivos la instruye Laura Margaretic, la fiscal titular de la UFI 2.

Ayer a la mañana los cuatro imputados habían sido trasladados a Tribunales para ser indagados.

De todos los acusados, según voceros allegados a la instrucción de este sumario informaron a EL TIEMPO, el único que declaró fue el abogado, con domicilio en Olavarría e identificado como Mauro Luciano Monteleone, de 42 años de edad.

En esa indagatoria fue acusado de los delitos de asociación ilícita en concurso real con estafas reiteradas (tres hechos).

Monteleone es considerado el cabecilla de esta presunta organización delictiva, ya que en el expediente figura mencionado como “jefe” u “organizador” del grupo que ahora ha sido desmantelado.

Fuentes policiales y judiciales identificaron a los demás detenidos como Claudio Javier Ponce (de 51 años de edad), quien al igual que el abogado fue detenido en Olavarría, Bernardo Recci (42) y Guillermo Samuel Furriol (28), a quienes arrestaron en Azul.

Ponce también es considerado “jefe/organizador” de una asociación ilícita y coautor –“en concurso real de acciones”– del delito de estafas reiteradas. En su caso, por dos hechos.

Cuando ayer Recci y Furriol se negaron a declarar, en carácter de coautores ambos fueron indagados por los delitos de asociación ilícita en concurso real con estafa.

“Una asociación ilícita”

De acuerdo con los elementos reunidos en la investigación penal, hasta ahora se ha podido determinar que al menos desde enero de este año los cuatro detenidos “integraron una asociación ilícita destinada a cometer actos defraudatorios, mediante la adquisición de vehículos automotores contra entrega de cheques que sabían eran de imposible cobro, ya sea por carecer de fondos o por tener una procedencia ilícita; para luego revenderlos a terceros de buena fe”, había mencionado la fiscal Margaretic en el dictamen donde solicitó las detenciones y los allanamientos.

Esos pedidos habían sido avalados por Magadalena Forbes, la titular del Juzgado de Garantías número 1 que tiene asiento en los Tribunales de Azul.

Además de las detenciones, fueron seis los objetivos allanados en esta investigación penal. Dos de los procedimientos se hicieron en Azul y los demás, en Olavarría.

La Policía incautó diferentes elementos considerados de interés para la investigación, entre los cuales –según se mencionó- figuraron documentación, computadoras y teléfonos celulares.

En uno de los allanamientos que se hizo en Olavarría fue hallada y secuestrada una escopeta calibre 14, lo que derivó en que al abogado que ahora está detenido se le iniciara también una causa penal por la tenencia ilegal de dicha arma de fuego.

Voceros policiales señalaron que los detenidos formaban parte de una banda “dedicada a cometer delitos de estafas”, organización donde cada uno de sus cuatro integrantes tenían “roles definidos”.

Según lo referido, “se dedicaban a la compra de propiedades y rodados,  entregando como forma de pago en cada operación cheques sin fondos. Posteriormente, inmediatamente realizaban la reventa de lo adquirido en forma ilícita”.

Varios hechos

Uno de los hechos que involucra a los imputados ocurrió el 2 de febrero de este año.

Según se ha podido determinar, utilizando una identidad falsa ese día el abogado cometió una de las estafas que se le está imputando.

Aquella maniobra de defraudación tuvo como damnificado a un hombre domiciliado en Rauch, a quien Monteleone le compró un automóvil Renault Megane.

Para pagarle el vehículo utilizó tres cheques de pago diferido, por una suma total de 75.000 pesos.

Según se descubrió después, todos esos cartulares habían sido robados en Tandil en el año 2016.

Posteriormente, el abogado le entregó el auto a Furriol, que lo conservó en su casa de esta ciudad y, al igual que Monteleone, lo ofrecían para la venta a través de las redes sociales.

Ponce, según se determinó, es el titular de las cuentas corrientes que se usaban para liberar cheques sin fondos. Figura, además, como quien supuestamente adquirió algunos rodados.

En cuanto a Recci y Furriol, también participaban de esta organización ilícita. En ambos casos, “captando damnificados mediante sus respectivas agencias de autos o bien publicando los vehículos de origen espurio en sus redes sociales, con pleno conocimiento del carácter ilícito de las operaciones comerciales”, se indicó al momento de ser solicitadas sus respectivas detenciones.

El dato

En julio pasado dos automóviles que estaban parados sobre la Avenida Juan B. Justo de esta ciudad, en la puerta de la vivienda donde se domicilia Recci,  uno de los imputados que tiene esta causa penal, habían sido quemados de manera intencional. Según se sospecha ahora, los incendios de los rodados podrían haber estado relacionados con estas maniobras de defraudación que una fiscal les atribuye a los cuatro hombres que ahora están detenidos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *