HAY FUTURO

<
>

A Martín Sánchez la angustia por el anegamiento de la zona rural donde trabaja y vive junto con su familia no lo paraliza. Este santiagueño aprendió a elaborar queso que comercializa, se esfuerza y da el ejemplo. En auto, moto, a caballo o a pie, cruza pantanos a lo largo de 3 kilómetros para que sus hijas (Josefina, de 11 años, en la foto) vayan a estudiar. El exceso hídrico en el distrito, el tema del día.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *