ENTREVISTA A CELSO IVANOFF

“Hay que castigar a los infractores y no a los inocentes”

Ivanoff: “Si lo tengo que perder, me gusta perderlo en la cancha”.
<
>
Ivanoff: “Si lo tengo que perder, me gusta perderlo en la cancha”.

La determinación que el Consejo Federal dio a conocer el jueves significó el retorno de Athletic al Apertura de Primera, en los cuartos para enfrentar a Atlético. En charla con EL TIEMPO, el entrenador albo juzgó esta determinación del ente nacional como la contracara de la sanción que había impuesto el Tribunal de Penas liguista, una injusticia en el criterio de ‘Coqui’: “Sancionando de esta forma a Athletic, estamos revalidando lo que hizo la persona que tiró la piedra”.

 

Celso Ivanoff lamenta que el motivo fundamental de esta nota sea un hecho de violencia sazonado por un derrotero burocrático que comenzó, según él lo entiende, por un mal uso del sentido común por parte del Tribunal de Penas de la Liga de Fútbol. Pero lo que también ofusca a “Coqui” es la posibilidad de que todo esto pueda no servir para mucho, que todos los que orbitamos en torno a la práctica del fútbol lugareño (cada uno en su justa medida y jerarquía, empezando por los jugadores) no terminemos de entender que es primordial cuidar este deporte y que esta penosa coyuntura que se inició el 17 de julio en el clásico debe significar un antes y un después.

Entrevistado por EL TIEMPO, el entrenador de la Primera División de Azul Athletic abordó el cúmulo de matices que giró en torno a la inicial sentencia que recibió la estrellita luego del clásico ante Alumni, la posterior apelación al Consejo Federal de AFA y la resolución de dicho ente nacional (dada a conocer el jueves por la tarde) que le “devuelve” los 9 puntos y mantiene en suspenso la sanción económica.

En la nota, Ivanoff reconocerá que el tribunal liguista actuó pegado al reglamento, pero sin considerar las consecuencias ulteriores de su fallo (“hay un espíritu, un sentido común”), y si bien no negará que la agresión al asistente Juárez haya provenido desde la parcialidad fidelina, marcará el contrapunto con la sanción deportiva –emergida por el Tribunal de Penas de la LFA– al plantel que dirige y que el CF desestimó: “Hay que castigar a los infractores y no a los inocentes”. Además, rescatará el carácter de todos sus jugadores, que se sobrepusieron al golpe anímico y asistieron a los entrenamientos pese a la incertidumbre que generó todo este derrotero tan lejos de la pelota.

 

–En todo este tiempo, siempre consideraste que la sanción deportiva era injusta

–Pensamos que era así, que castigar a Athletic deportivamente por algo que pasa, que no tiene nada que ver, es mucho. Pensamos que no lo merecíamos y que hay que castigar a los infractores y no a los inocentes. Repudiamos totalmente a los que agreden o tiran piedras en la cancha, pero deportivamente no nos merecíamos quedar afuera de un torneo cuando dos fechas antes lo habíamos adquirido por derecho propio.

–¿Estás en desacuerdo con el criterio aplicado en ese sentido por el Tribunal de Penas de la liga?

–Indudablemente se rigen por el reglamento y está bien que así lo hagan. Pero también hay un espíritu, un sentido común donde hay que medir las consecuencias de las sanciones que se dan.

–Desde el día del clásico hasta este jueves, ¿cómo llevó el plantel todo este tiempo de entrenamiento, sabiendo que podría no volver a jugar el torneo?

–Era muy difícil, porque uno de los primeros a los que esto le cayó mal fui yo. Hasta había tomado la determinación de dejar el fútbol por estas cuestiones, pero con la ayuda de dirigentes, amigos y la familia me hicieron entender que era lo mejor seguir luchando, luchando por la verdad, que nosotros pensábamos que era otra. Los jugadores a veces iban a entrenar, pero no con las ganas que siempre tienen porque, sinceramente, en un 90 por ciento creíamos que esto no iba a pasar, que nos devuelvan los puntos. Pero después que fuimos a Buenos Aires con los dirigentes, nos creó otra expectativa y se lo comuniqué a los jugadores lo que había pasado, mi sensación, y creo que lo entendieron.

Lógicamente que durante estos 21 días no entrenamos como teníamos que entrenar, aunque de ánimo se mejoró muchísimo.

–¿Fue tan así, de querer alejarte del fútbol por esta sanción del Tribunal de Penas liguista?

–Me pegó muy fuerte y es la impotencia la que te hace tomar estas resoluciones. Cuando tomás decisiones de esa índole es por una gran decepción que te agarrás, ¡y mirá que yo amo al fútbol! Indudablemente me ha provocado un shock y estaba mal, muy mal. Se castigaba inocentes por culpas de otros y yo no creo que tengamos que seguir beneficiando a los que se salen de las reglas. Me dio la sensación a mí, y quizá pueda estar equivocado, que sancionando de esta forma a Athletic estamos revalidando lo que hizo la persona que tiró la piedra. Entonces…cómo nosotros que somos los protagonistas… los jugadores, los árbitros, los cuerpos técnicos, los dirigentes… ¡No podía entender cómo no se puede medir eso!

El Tribunal de Disciplina quizá actuó en lo correcto, porque tal vez encuadraba en el reglamento la situación que pasó.

–No obstante lo injusto que termina siendo sancionar a un plantel en esta circunstancia, ¿de qué otra manera –incluso a riesgo de no medir todos las implicancias– puede intentarse institucionalmente dictaminar una sanción que lleve a un replanteo serio de ciertas conductas?

–¡Esto es más fácil de lo que parece! Athletic lleva 30 hinchas, 50 ponele, y el 50 por ciento son mujeres y chicos. Y si la Policía, sean 4, 8 o 10, se pone dos segundo atrás del línea y mira hacia la tribuna de Athletic, ¿no puede identificar totalmente si siguen tirando piedras? Hay mucho para aplicar al que tira la piedra: Ley del Deporte, derecho admisión, y realmente castigar al que hace disturbio. Yo estoy totalmente en desacuerdo con los disturbios. En Azul nos conocemos todos, sabemos quién tira la piedra. Yo no lo pude ver, lógico, pero alguien lo tiene que haber visto.

–Futbolísticamente hablando, ¿cómo está el plantel para abordar el par de partidos ante Atlético?

–No estamos bien, porque tengo 4 ó 5 expulsados, jugadores lesionados y por eso no estamos bien. Pero tenemos, quizá, otra cosa con los jugadores que van a salir el 21, un ánimo y una ganas de tratar de hacer las cosas bien. Y como yo les decía a los dirigentes de Athletic, no importa que yo pelee con un 4 de copas, pero el tema es que si lo tengo que perder, me gusta perderlo en la cancha. Van a dejar todo y con eso yo ya voy a estar conforme, más allá del resultado.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *