PAVIMENTO EN EL MICRO Y MACRO CENTRO

“Hay que esperar y ser cautos”

<
>

Claudio Molina y Omar Norte son los concejales del GEN que presentaron el proyecto de Resolución que originó la intervención de la Facultad de Ingeniería de Olavarría para evaluar la calidad del asfalto.

Luego de conocerse el informe técnico, no adelantaron resultados definitivos. Por el contrario, marcaron que es necesario que se cumpla la segunda etapa para ponderar la dimensión de las deficiencias detectadas por los profesionales que intervinieron en la auditoria.

Además, agregaron un nuevo condimento al tema: la obra se adjudicó un 20 por ciento por sobre el presupuesto oficial. “Hay que ver por qué se aprobó adjudicarla por ese porcentaje por encima”, señalaron.

 Deficiencias

Molina recordó en principio que la Resolución “surgió a raíz de que distintos vecinos nos plantearon inquietudes, como así también algunas voces calificadas en la materia, sobre la obra de pavimento asfáltico en micro y macro centro de la ciudad”.

Advirtió en ese marco que “nosotros en ningún momento dijimos que la obra estaba mal, pero frente a la duda, la única manera de dilucidarla era dando intervención a la Facultad, que es una entidad imparcial, externa”.

El concejal apuntó que efectivamente se hizo la inspección ocular “y el informe marca que hay deficiencias al tiempo que señaló que “damos esta nota porque vimos una actitud apresurada de los funcionarios del Departamento Ejecutivo, que salieron a relativizar ese informe ocular y a hacer un juicio de valor, al decir que el informe dio positivo. Nosotros no entendemos que sea así, porque claramente marca deficiencias. Es fundamental que se dé el otro paso, que es el informe definitivo, para que se pondere la gravedad de las mismas.

Añadió que “hay que esperar y ser cautos, no como el Ejecutivo que actuó con muy poca seriedad frente al tema, y fundamentalmente los funcionarios de Obras y Servicios Públicos”, en referencia a Jorge Palmisano y Héctor Comparato.

Por su parte, Norte insistió en que lo que se hizo es “una inspección visual. Falta realizar algo fundamental, como son los estudios de campo en laboratorio” y añadió que “queremos ser muy contundentes y no hacer una apreciación subjetiva, sino basarnos en lo que dice el informe”.

En ese contexto, advirtió que en el resultado de la auditoria “se muestran fotos de las anomalías detectadas durante la inspección visual. Entre las deficiencias y anomalías marca fisuras, riego insuficiente, espesor insuficiente en la capa de rodamiento, desgaste superficial, deficiente dosificación de asfalto en la mezcla, entre otras tantas. Es decir, advierte una serie de situaciones que hay que corroborar con las pruebas de laboratorio.

Sobre esto insistió en que “estamos esperando que se cumpla la segunda etapa de este informe, porque es lo que nos va a dar la certeza de la situación verdadera de la calidad de asfalto”.

También, una cuestión de números

Indicó por otra parte, que en las conclusiones “dice claramente que, si bien la obra puede estar en términos aceptables, no se cumplen las condiciones del pliego. Esto significa que si se adjudicó por 25 millones, quizás el costo de esa obra era de 21, 22 o 19 millones. Entonces, lo que hay que evaluar fundamentalmente es si realmente costó 25 millones de pesos, valor por el que se la adjudicó”.

Yendo al presupuesto y los valores, el edil señaló que “además de sorprendernos con la intempestividad con que salió el Ejecutivo a mostrar estos supuestos resultados positivos, tenemos que hacer aclaraciones en cuanto al pliego y la oferta por la cual se adjudicó”.

Recordó que el presupuesto oficial para las 53 cuadras fue de 21.210.600 pesos, pero se terminó adjudicando por 25.325.080, “es decir un 20 por ciento más de lo que marcaba el presupuesto”.

Y en ese marco, apuntó que si bien Palmisano salió a declarar “una supuesta economía de obra de alrededor de 1.300.000 pesos, aún teniéndola en cuenta, hay 2.815.000 en exceso respecto a lo que fue el presupuesto oficial.

Añadió que hay un dictamen técnico al que no han podido acceder, a pesar que lo solicitaron al Ejecutivo, por el cual lo obra se adjudicó en un 20 por ciento más de lo que es el presupuesto oficial. “Hay que ver por qué se aprobó adjudicarla por ese porcentaje por encima, siendo que entre que se presupuestó la obra y se adjudicó pasaron sólo dos meses”, señaló por último.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *