INFORME DE LA SITUACIÓN EN AZUL

  Hay una caída en la actividad de los remises

Lo mismo ocurre en el caso de los taxistas. Hacen malabares para afrontar los costos sin trasladárselos a una población que cada vez viaja menos y camina más. Los testimonios recogidos por este diario coinciden en que están atravesando un momento difícil en lo económico.

Las cosas están complicadas para los remises, pero a pesar de todo, en las agencias han incorporado comodidades para brindar un mejor servicio para los clientes mientras esperan.


El responsable del remis “La Recova” aseguró que “la actividad ha caído un poco en los últimos tres meses”.


 

EL DATO:
De acuerdo a los testimonios recogidos por este diario la tarifa mínima ronda entre los 35 y los 44 pesos de taxis y remises.

¿Cómo está el transporte en Azul?, ¿trabajan los remises?, ¿y los taxis?, ¿es un lujo o la gente puede pagar un viaje? Son todas preguntas que EL TIEMPO formuló a integrantes de este sector para saber cómo es su situación actual.
En general se puede decir que las cosas están complicadas y difíciles, como ocurre en la mayoría de los rubros en la actualidad, frente a una realidad marcada por el aumento de los costos y los bolsillos de la gente cada vez más flacos.
En ese contexto, deben afrontar mayores costos; tales como el aumento del combustible, los impuestos y los incrementos de los servicios como luz y gas; y no siempre pueden trasladarlos a las tarifas porque, mayormente, la población no los puede pagar.
Otra cuestión es la época del año, ya que los responsables del sector esperan un repunte con la llegada de las clases y los meses de más frío. La actividad siempre baja en estos meses del verano porque las personas están de vacaciones o prefieren caminar, salvo en el horario nocturno donde hay un mayor flujo en la actividad de los remises.
Pese a esto hacen malabares y se han adaptado a los nuevos tiempos poniendo a disposición del cliente algunas comodidades y facilidades.
En algunas agencias locales los clientes pueden comunicarse por WhatsApp, ya que son pocas las viviendas que en la actualidad cuentan con teléfono fijo y lo más común son los celulares.
No obstante, las remisoras locales cuentan con telefonistas en sede central, donde ingresan los llamados.
También vinculado con este fin, algunas agencias han incorporado -además de lugares cómodos para sentarse ante una posible espera-, pantallas de televisión como también aparatos de aire acondicionado que no faltan para una mejor atención de los clientes.
Pese a que según coincidieron en afirmar quienes dialogaron con EL TIEMPO la cosa está difícil, cada agencia cuenta con una cartera de clientes que deposita la confianza en quienes los transportan y los mantienen.
Dos factores que mencionaron también y que influyeron en la merma de la actividad fue el restablecimiento del servicio de transporte urbano de colectivos en Azul y, al mismo tiempo, el fácil acceso que tiene en la actualidad el ciudadano para adquirir una motocicleta para transportarse por la ciudad.
Además, los días de lluvia siguen siendo un clásico, y son las jornadas que más trabajan.

El equipo de trabajo de la agencia El Sol.


Los testimonios    
El responsable del remis “La Recova”, sita en el paseo del mismo nombre, aseguró en principio que “la actividad ha caído un poco en los últimos tres meses”.
Habló de una caída de entre un 25 y un 30 por ciento en los últimos meses.
A su vez, evaluó que “en los dos últimos años la actividad cayó un 35 por ciento”.
Entendió que se relaciona con la situación económica en general, ya que en su caso, tiene siempre la misma clientela y esas mismas personas toman menos coches.
“La gente reduce los viajes, y en el mismo trata de hacer todo. Si antes venían dos veces al centro, ahora vienen una”, expresó.
Para él la vuelta del colectivo no cambió esta tendencia que ya venía en baja.
Apuntó que el aumento del combustible influye mucho en la actividad por el incremento continuo de los precios.
“La gente cuida mucho los gastos”    
Romina, es telefonista de la agencia 432000, ubicada en Yrigoyen, entre Burgos y De Paula, y fue quien comentó que “en esta época de verano, de por sí, el trabajo afloja  mucho y está bastante tranquilo, salvo las noches de los fines de semana”.
Manifestó que esperan que ahora, a mediados de febrero, la actividad vuelva a repuntar.
Mencionó también el tema de los costos que deben afrontar como un problema, siendo uno de los principales el del combustible.
Informó que hace aproximadamente un mes debieron subir la tarifa por los aumentos constantes de los combustibles.
“En este momento la tarifa base es de 35 pesos, esa es la base”, especificó.
Describió que “la gente cuida mucho los gastos y no está barato tomar un remis, es la realidad”.
Respecto de la vuelta del transporte público urbano, Romina contó que ellos lo notaron en época de clases, “más que nada por la facultad, trabajábamos mucho con los estudiantes que iban al campus y empezaron a tomar el colectivo”.
Destacó como dato positivo que “nosotros tenemos una clientela fija, de confianza, mucha gente grande. Son quienes conocen que somos responsables y no se fijan en el valor, sino en la confianza”.
Como negativo, marcó que “la municipalidad no hace nada por el estado de las calles, acá en nuestra agencia está todo rota la calle, presentamos quejas y nada. Nos tienen que venir a pintar la línea amarilla y tampoco lo han hecho y la gente se queja y estaciona igual y se enojan con nosotros”.
A modo de conclusión, dijo que “se hace lo que se puede” y en ese marco es que incorporaron el  WhatsApp para facilitar el contacto con el cliente.
“Cuesta mantener los móviles”   
Ernesto de la agencia de remises El Sol, sita en Avenida Mitre 532, indicó que “la situación está más o menos”.
“Al haber muchos micros, los viajes bajaron y además la situación económica lleva a que la gente no tome remises, ya en su mayoría opta por una moto o una bicicleta, o bien caminar”, contó.
Paralelamente, sostuvo que “cuesta mantener los móviles por el aumento de los combustibles, el aumento de los impuestos, todo lo que se necesita para que un remis funcione. Así es que está muy difícil”.
Frente al panorama actual, resaltó que “la mayoría de los choferes se queda un rato más para hacer alguna diferencia, o trabajamos más días”.
Ernesto consideró que la población, en general, ha dejado de tomar remises, y solamente se incrementa su trabajo “los días de lluvia o cuando el clima está feo, y por eso en invierno hay un poco más de trabajo y también en época de escuela”.
En cuanto a las tarifas, señaló que “tratamos de no aumentar mucho, sólo para cubrir los gastos, tratamos de mantener el precio lo más bajo posible porque sino tampoco tendríamos viajes”.
“ESTAMOS EN UN MOMENTO DIFÍCIL, COMO TODOS” 

Los taxis conviven en Azul con los remises. Tiene paradas que ya son clásicas en esta ciudad (en la plaza, la Terminal de Ómnibus y en Avenida 25 de Mayo y San Martín). Una de ellas es en la esquina de San Martín y Burgos de la plaza principal donde tienen su teléfono y el banco donde sentarse a esperar que los llamen.
Lucio y Adolfo hablaron con este diario y coincidieron en que “estamos en un momento difícil, como todos”.
“Es una cadena y la gente recorta gastos”, indicaron mientras aclararon que en su caso no los afectó en la cantidad de viajes el restablecimiento del servicio de colectivos.
No obstante, siguen trabajando, la gente los llama o directamente toma el vehículo en la parada.
Los precios son similares a los remises (tienen una tarifa mínima de 45 pesos que son 14 cuadras) y a diferencia de las agencias de remises no siempre tienen a alguien que conteste el teléfono.
“Cuando no contestamos es porque no hay nadie disponible”, aclararon.
Sin embardo, acotaron que “acá además cada uno tiene su clientela que la manejamos con el celular”.
En su caso, prefieren no trabajar de noche y en esta parada hay un taxista que se queda sólo hasta las 21 horas.
Como conclusión, dijeron que trabajo hay, pero no el esperado. El común denominador es que la gente no tiene plata y recorta gastos.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *