EL ASALTO OCURRIÓ EL SÁBADO PASADO

Hicieron ayer allanamientos en Azul por un robo en un establecimiento rural de Gardey

 

Los procedimientos fueron tres. En dos de los allanamientos hubo resultados positivos. Junto a otros elementos considerados de interés para la causa penal que se está instruyendo, se incautó un automóvil que es propiedad de uno de los sospechados de cometer este violento robo. A dos hermanos domiciliados en una estancia ubicada en la localidad tandilense les habían robado dinero, cuchillos de plata, teléfonos celulares y una camioneta que después fue hallada abandonada. Los tres autores del hecho estaban armados, tenían sus rostros cubiertos y torturaron con agua caliente a las víctimas.

 

El automóvil incautado ayer en uno de los allanamientos que se hizo en Azul. Los procedimientos estuvieron relacionados con un violento robo que el sábado pasado se produjo en una estancia situada en la localidad tandilense de Gardey.
NACHO CORREA
MULTIMEDIOS EL ECO/TANDIL/ARCHIVO
<
>
El automóvil incautado ayer en uno de los allanamientos que se hizo en Azul. Los procedimientos estuvieron relacionados con un violento robo que el sábado pasado se produjo en una estancia situada en la localidad tandilense de Gardey. NACHO CORREA MULTIMEDIOS EL ECO/TANDIL/ARCHIVO

La investigación por un violento asalto ocurrido el sábado último en un establecimiento rural de la localidad tandilense de Gardey derivó ayer en la realización de tres allanamientos en Azul, señalaron fuentes policiales a EL TIEMPO.

Dos de esos procedimientos arrojaron resultados positivos e incluyeron, entre otros elementos, el secuestro de un automóvil que, según se sospecha, utilizaron los autores del hecho que tuvo como víctima a dos hermanos.

Una casa situada en Constitución y Guaminí de Villa Piazza Sur, otra propiedad ubicada en Urioste y las vías y un tercer domicilio, en la prolongación sur de la calle Rauch, fueron los lugares allanados, según refirieron voceros de la DDI Azul.

A excepción del tercero de los lugares referidos, en los demás hubo resultados positivos y se incautaron elementos que son considerados de interés para la causa penal que se está instruyendo.

Efectivos de la DDI local y del Comando de Prevención Rural de esta ciudad participaron como apoyo en los allanamientos, encabezados por policías de dependencias de seguridad de la ciudad serrana.

En una de las viviendas se incautó un automóvil Volkswagen de color blanco, teniendo en cuenta testimonios que refieren que los tres autores del asalto ocurrido el sábado pasado en un establecimiento rural de Gardey aparentemente se movilizaban en un vehículo de esas características.

Más allá del secuestro de ese rodado, que hasta anoche estaba en la sede que la DDI Azul posee en Belgrano 219, los delincuentes huyeron el sábado pasado del lugar después de consumado el robo en una camioneta propiedad de las víctimas.

Teléfonos celulares y armas blancas formaron parte también de los elementos secuestrados durante los dos allanamientos que arrojaron ayer en Azul resultados positivos.

Además, en la vivienda situada en Urioste y las vías se halló e incautó un cuarto de vacuno recientemente faenado, perteneciente a un novillo de pelaje colorado.

La sospecha de que ese corte podría estar relacionado con un episodio de abigeato dio lugar al inicio de un sumario penal por averiguación de ilícito, con intervención en ese caso de la Ayudantía Fiscal con sede en esta ciudad dedicada a investigar delitos de esas características.

Un violento robo

El sábado último, cuando habían transcurrido unos minutos de la hora 14, un establecimiento rural llamado “La victoria” -situado en la localidad de Gardey del Partido de Tandil, a la altura del kilómetro 3 del acceso al pueblo desde la Ruta Nacional 226- fue el lugar donde se produjo el robo que ayer derivó en los tres allanamientos que se hicieron en Azul.

Las víctimas del asalto fueron dos hermanos llamados Eduardo y Susana Loureiro, el primero de 55 años y la mujer de 58.

En los testimonios que ambos brindaron en el marco de la causa penal que se está instruyendo, señalaron que fueron tres delincuentes los autores del robo, los cuales estaban armados y con sus rostros cubiertos para evitar ser identificados.

Los ladrones aguardaron ocultos entre un maizal la llegada del productor agropecuario, para después intimidarlo con las armas que portaban y, de esa manera, obligarlo a ingresar por la fuerza al casco de la estancia.

Dinero en efectivo -según trascendió, unos 10.000 pesos-, dos cuchillos antiguos de plata, teléfonos celulares y la camioneta Ford F 100 de uno de los propietarios del establecimiento rural fueron los elementos de los cuales los asaltantes se apoderaron.

Una vez alertada la Policía sobre la existencia del robo, la camioneta fue hallada abandonada en la zona de San Carlos, a pocos kilómetros del establecimiento rural propiedad de los hermanos asaltados.

Según lo informado por voceros allegados a la investigación del caso, la pick up estaba estacionada en unos galpones abandonados del mencionado paraje,  ubicado a la altura del kilómetro 200 de la Ruta Nacional 226, en dirección a Azul.

Los delincuentes permanecieron algo más de una hora en el interior del establecimiento rural, tiempo durante el cual los hermanos Loureiro fueron golpeados y torturados con agua caliente.

También se supo, según contaron las víctimas, que dos de los sujetos portaban revólveres y que el tercer autor de este violento asalto estaba armado con una especie de escopeta.

Además, mientras el robo se consumaba los ladrones ataron a los hermanos. Uno de ellos quedó inmovilizado en un baño y el otro en una de las habitaciones, siendo ambos custodiados por uno de los delincuentes, al tiempo que los demás se iban apoderando del dinero y de los otros elementos de valor que hallaron en el casco de la estancia.

El asalto a los hermanos Loureiro ocurrido el sábado último en un establecimiento rural de Gardey se suma a otros episodios delictivos de gravedad que desde mediados del año pasado han venido ocurriendo en esa localidad tandilense.

Los habitantes del pueblo ya han realizado varios reclamos por más seguridad a las autoridades de Tandil. Entre otras cosas, solicitan que el puesto de vigilancia existente en el pueblo se transforme en un destacamento. También piden mayor presencia policial, algo que quieren que sea habitual y no sólo después de que se consuma un ilícito.

El dato

Los tres allanamientos llevados a cabo ayer en Azul fueron dispuestos por la jueza de Garantías de Tandil Stella Maris Aracil, a pedido del fiscal de la ciudad serrana que interviene en la causa penal que por el violento robo se inició. Ese sumario está caratulado en principio como “robo calificado y privación ilegítima de la libertad” y se tramita desde la UFI 16 que está a cargo del Dr. Marcos Egusquiza.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *