Hicieron un allanamiento por cuatro arrebatos que hubo la semana pasada

 
Las sospechas apuntan a un mismo sujeto como el autor de todos esos ilícitos. Durante el procedimiento se incautaron una moto, prendas de vestir y un casco.

Policías de la Primera y de la Local hicieron ayer por la tarde este allanamiento, que continuaba hasta anoche. El sospechado de cometer esos hechos es un joven oriundo de Mar del Plata. NACHO CORREA


 
 
 
La investigación iniciada la semana pasada por cuatro arrebatos que habían ocurrido en la vía pública y tuvieron como víctimas a diferentes mujeres dio lugar ayer a un allanamiento que en horas de la tarde policías de la Primera y de la Local hicieron en una vivienda de esta ciudad.
De acuerdo con lo señalado por voceros ligados a ese procedimiento que continuaba hasta anoche, en el domicilio allanado se hallaron y secuestraron una motocicleta, un casco y prendas de vestir pertenecientes a un sujeto que está sospechado de haber cometido esos robos.
“Todos esos elementos incautados -señaló anoche una fuente policial a EL TIEMPO- son coincidentes con los que llevaba el autor de estos arrebatos. Y se ven en materiales fílmicos de diferentes grabaciones de cámaras de seguridad obtenidos de los lugares donde los ilícitos materia de esta investigación ocurrieron”.
En horas de la tarde de ayer el subcomisario Miguel Alfredo Paul y el subcomisario Rafael Ábalo, respectivos jefes de la comisaría primera y de la Policía Local, encabezaron ese allanamiento llevado a cabo por efectivos de seguridad de ambas dependencias y que había tenido como escenario una casa ubicada en la calle San Juan entre Comandante Franco y Laprida, frente al Tiro Federal de Azul.
Durante el transcurso de la semana pasada, cuatro arrebatos habían tenido como víctimas a diferentes mujeres.
Uno de esos hechos había ocurrido el lunes 29 de enero; hubo dos más el miércoles 31 y el restante se produjo el viernes 2 del corriente mes.
Las investigaciones iniciadas tras las denuncias radicadas por esos ilícitos apuntan a un mismo sujeto como el autor de todos los robos, situación que ayer derivara en el allanamiento que personal del Gabinete de Investigaciones de la Seccional Primera y de la Policía Local había realizado en la vivienda mencionada.
Cuatro arrebatos, un allanamiento
Una mujer que se llama Ofelia Masson y tiene 82 años se había convertido en víctima de uno de esos arrebatos, ocurrido el lunes de la semana que pasó.
Cuando era alrededor de la hora 12.30 de aquel día, regresaba caminando con uno de sus nietos, de once años de edad, a su casa, después de que había ido al banco a cobrar su jubilación.
Mientras la mujer y el nene iban por Necochea llegando a la Avenida Mitre, por la vereda apareció un sujeto en una motocicleta, quien rápidamente le sustrajo la cartera a la jubilada y se dio a la fuga.
“Mi suegra tenía en la cartera la jubilación, documentos, las llaves de la casa y los anteojos”, contó ayer en diálogo con este diario sobre lo sucedido la nuera de Masson, una mujer llamada Marta Ribera.
“Yo creo que este tipo la ha venido siguiendo a mi suegra hasta que en la moto arrancó en contramano por la vereda y le sacó la cartera, que ella la traía en el brazo”, agregó sobre lo sucedido con su suegra.
Según el testimonio de Ribera, inmediatamente después de sucedido el arrebato su suegra radicó una denuncia en la comisaría primera local.
En esa presentación en sede policial Masson pudo aportar algunos datos con relación al ladrón, aunque ni la jubilada ni su nieto pudieron verle la cara porque llevaba puesto un casco.
Cuando ese arrebato se produjo, la víctima regresaba caminando a su casa después de que había ido al banco a cobrar su jubilación: unos seis mil pesos de los cuales el autor de este hecho se apoderó cuando le sustrajo la cartera.
Dos días más tarde a ocurrido ese ilícito, el miércoles de la semana anterior se registraron dos nuevos casos de arrebato.
Esos hechos tuvieron connotaciones más graves para quienes resultaron víctimas.
A una de las mujeres, el delincuente la arrastró varios metros por el asfalto para sustraerle la cartera mientras circulaba en moto. Y a la otra la había hecho caer de la bicicleta en la que iba, cuando también le robó una cartera que llevaba en el canasto.
Patricia Adela Sánchez se llama una de las víctimas de estos arrebatos. Pensionada y de 57 años de edad, el miércoles de la semana pasada había sido atacada por un motochorro cuando llegaba caminando al Hospital Pintos, en el horario de visitas.
“Yo estacioné el auto por Alvear y Amado Diab y crucé hacia la vereda del Hospital Municipal caminando. Cuando hice aproximadamente unos diez metros se me puso una moto a la par”, le había dicho Sánchez a este diario sobre aquel robo que la tuvo como víctima.
El motochorro forcejeó con la mujer para arrebatarle la cartera, la cual llevaba colgada en su cuerpo de manera cruzada.
En medio de esa situación, que se suscitó a plena luz del día y en un lugar y un horario donde mucha gente transita por esa zona de la ciudad, lo curioso fue  que nadie auxilió a la mujer en momentos que forcejeaba con el ladrón para evitar que le sustrajera la cartera.
Luchamos bastante, hasta que logró dar vuelta la moto en dirección a la calle Alvear, por lo que aceleró y me arrastró por el piso entre ocho y diez metros”, contó también la vecina sobre esa situación donde finalmente el delincuente huyó llevándose su cartera con diferentes pertenencias.
Cuando se levantó del asfalto, Sánchez sufrió una crisis de nervios. Instantes después, familiares suyos se hicieron presentes en el lugar donde fue víctima de este robo para acompañarla a la comisaría a hacer la denuncia. Y más tarde, estuvo siendo atendida en el Hospital Pintos por las lesiones que había sufrido cuando el delincuente la tiró al piso y la arrastró varios metros hasta que logró quitarle su cartera, en la cual la mujer tenía su documentación, la del auto, una billetera con algo de dinero y también un rosario, entre otras cosas.
Ese arrebato ocurrió alrededor de la hora 11.30 del miércoles de la semana pasada. E instantes más tarde, poco antes de las 13, ese mismo día hubo otro hecho de similares características que, en aquella ocasión, tuvo como víctima a una empleada administrativa del Hospital Pintos.
Llamada Graciela Blanco Zabala y de 51 años, iba en bicicleta en cercanías al ex Colegio Nacional cuando un sujeto que también andaba en moto y llevaba un casco colocado que le impedía ver su rostro se puso a la par de ella.
Inmediatamente después, le sacó una cartera que la mujer llevaba en el canasto de la bicicleta.
En esa maniobra, Blanco Zabala se cayó y golpeó una de sus rodillas contra el cordón de la vereda, lo que hizo que después de radicar una denuncia por este arrebato también concurriera al Hospital Pintos para que fuera atendida.
“Yo iba en bicicleta por Colón entre Córdoba y Entre Ríos -las actuales Malére y Prat, respectivamente- y se me acerca este malviviente. Era un chico joven, de contextura delgada, tenía bermudas, una remera azul con un número ‘7’ en la espalda color celeste y un casco gris”, le había dicho a este diario la mujer al describir al motochorro.
Mientras que al caer de la bicicleta vecinos de la zona fueron los primeros en auxiliarla, el chofer de un colectivo que observó la maniobra intentó seguir en el micro al delincuente.
Pero el ladrón, al doblar en la moto en contramano por Prat, ese día logró darse a la fuga.
En este caso, a la mujer le habían sustraído la cartera donde tenía todas sus pertenencias del trabajo, además de los carnés de IOMA de ella y de su marido, dos tarjetas de débito, su DNI y unos 700 pesos.
El viernes de la semana anterior se registró otro episodio delictivo de similares características.
Tuvo como víctima a una mujer que tiene 72 años y se llama Norma Beatriz Borneo, la misma que ese día radicara una denuncia en sede policial por ese arrebato que la tuvo como damnificada.
El hecho había ocurrido cuando la mujer iba caminando por Alvear y San Martín, ocasión en la cual un sujeto que andaba en moto y llevaba casco colocado subió con el vehículo a la vereda y le sustrajo la cartera.
La moto en la que circulaba el ladrón, según refirió la vecina cuando hizo la denuncia en la comisaría primera local, no tenía patente.
En todas las causas penales iniciadas por estos arrebatos interviene Laura Margaretic, fiscal titular de la UFI 2 departamental que había solicitado a un juez de Garantías el allanamiento que ayer por la tarde hizo la Policía.

El dato
Si bien el presunto autor de estos arrebatos, un joven que tiene 24 años y es oriundo de Mar del Plata, ya está identificado, al menos hasta ayer no se había ordenado su detención. Según se sabe, el sospechado de cometer estos ilícitos está radicado en Azul desde hace alrededor de dos meses y al parecer registra en la ciudad balnearia antecedentes delictivos por episodios similares a los que habría cometido la semana pasada en Azul.
 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Jose

    9 de febrero de 2018 at 8:00 am

    “En medio de esa situación, que se suscitó a plena luz del día y en un lugar y un horario donde mucha gente transita por esa zona de la ciudad, lo curioso fue que nadie auxilió a la mujer en momentos que forcejeaba con el ladrón para evitar que le sustrajera la cartera.”. EN AZUL NADIE VIÓ NI AYUDÓ A ESTA MUJER QUE ESTABA SIENDO ARRASTRADA POR EL PISO?? AH BUENO!!!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *