HISTORIAS DE VIDA

Pedro Meyer vive solo en Quiñihual, no hay nadie más que él, sus vacas, chanchos y Moncho, su perro fiel que a fuerza de querer ser un hombre ha aprendido a abrir y cerrar la puerta del almacén. CRÉDITO FOTOS: EL FEDERAL
<
>
Pedro Meyer vive solo en Quiñihual, no hay nadie más que él, sus vacas, chanchos y Moncho, su perro fiel que a fuerza de querer ser un hombre ha aprendido a abrir y cerrar la puerta del almacén. CRÉDITO FOTOS: EL FEDERAL

Un médico atiende gratis a pacientes que no cuentan con la cobertura de una obra social. Radicado en la localidad pampeana de Catriló, el profesional admitió que le sorprendió la repercusión que tuvo su gesto. “Esto tendría que ser algo normal. Sin embargo, se toma como una rareza y eso es preocupante. Esto habla de la sociedad en la que estamos viviendo”, expresó Luciano Magnino. “Los días viernes por la tarde se atenderá a pacientes que no cuenten con obra social ni prepaga, en forma gratuita. Sea generoso y no utilice ese espacio, salvo que sea por una urgencia”, escribió el médico en un cartel de la puerta del consultorio.

En tanto que a 200 kilómetros de Azul, un habitante mantiene con vida a Quiñihual, un pueblo del distrito de Coronel Suárez. En ese inhóspito lugar

no hay nadie más que él, sus vacas, chanchos y “Moncho”, su perro fiel. Al pueblo se llega por indicaciones de baqueanos y por intuición.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. EL BARBARO

    septiembre 4, 2017 at 2:58 pm

    ¡¡¡¡CON TODO RESPETO¡¡¡USTED ES UN GRAN HOMBRE SEÑOR¡¡¡

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *