Hogar Sagrado Corazón

El Hogar Sagrado Corazón de Jesús es una institución creada por un grupo de mujeres imbuidas en el espíritu de la misericordia y la ayuda, especialmente a los niños abandonados, que necesitan contención, cariño y afecto.

Desde los comienzos se instaló en la manzana comprendida por la avenida Perón, las calles Rivadavia y Roca. Un edificio construido hace más de un siglo hoy sigue albergando a 29 niños y niñas que van desde bebes hasta los 18 años. Para poder cumplir con sus objetivos fundacionales hubo épocas que los obligó a enajenar parte del terreno originario.

Pasaron los años, las mujeres emprendedoras, luchadoras, trabajadoras inspiradas en los pensamientos cristianos cumplieron su ciclo en la vida, y se produjo la renovación. Vino gente nueva, pero con el mismo convencimiento: hacer que la institución siga funcionando y pueda cumplir con su objetivo fundacional. Y se encontraron que si bien reciben becas por cada chico por parte de la provincia de Buenos Aires solamente puede funcionar merced a la solidaridad de la gente y lo que se recauda a través de la feria americana.

Si a ello se agrega que es imprescindible realizar reparaciones en el edificio porque se ha deteriorado por el transcurso de los años, el trabajo mayor de la comisión que dirige el Hogar es tratar de conseguir fondos para destinarlos a, en estos momentos, reparar los techos, cuyo costo, por la cantidad de metros cuadrados que tiene, es muy elevado.

Por eso se emprendió una cruzada llamando a la solidaridad de la comunidad para recaudar fondos y destinarlo a ese fin, ya que es un trabajo que aconsejan realizarlo en los meses de verano por cuestiones de seguridad. Con ese fin lanzaron un bono contribución.

Esta comisión desde hace tiempo se encuentra realizando remodelaciones y refacciones en todos los sectores del hogar, como fue la cocina y la instalación de cloacas en los baños que estaban deteriorados por falta de arreglos. Se bajaron los techos de las habitaciones por el tema del frió y del calor, se colocaron calefactores, se compró un termotanque para el lavadero y se hicieron refacciones en el sector de la cocina comedor.

Una vez terminados estos trabajos tienen la idea de encarar una obra de infraestructura importante en un edificio que es muy antiguo. El proyecto consta del arreglo integral de todos los techos, no solamente en lo que se refiere al hogar sino también de lo que es la capilla, que hace más de 20 años que está cerrada por una cuestión de deterioro de la infraestructura y la mampostería. La capilla sería necesaria abrirla porque es un lugar realmente tradicional e histórico.

El hogar funciona a pulmón y las refacciones que se han realizado fueron gracias a la comunidad y a las donaciones recibidas. Los monjes trapenses hacen dos donaciones al año. La Unidad Penal N° 7 está haciendo todo lo que es carpintería y arreglo de puertas de los baños y las habitaciones. Y así muchos anónimamente ayudan.

Seguramente una vez más la solidaridad de los azuleños se podrá apreciar cuando la Comisión del Hogar Sagrado Corazón vea concretada esta obra, merced a la ayuda de la gente.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *