Cartas de lectores

Homenaje a la Dra. Alicia Moreau de Justo

Hoy, no sólo el país sino el mundo entero, asume la realidad de la desaparición física de esta dama extraordinaria como fue la Dra. Alicia Moreau de Justo. Sin duda, muerte sólo física, ya que nuestra solidaridad con su pasado nos seguirá enriqueciendo el presente y futuro, porque el país y más quienes le hemos conocido y tratado, nos sentimos comprometidos con ese pedazo de historia. Fue la anciana joven, que veía siempre el presente proyectado con optimismo hacia el futuro, su palabra era vida, dándole a cada una de ellas una dimensión de esperanza. Había luchado y seguía luchando por la emancipación de la mujer argentina. Su humildad (la humildad de los grandes), su sabiduría, su ideal de no violencia y de amor, estará más allá de su muerte, porque rebasa su tiempo de vida. Su trayectoria dentro de la medicina y de la política, estuvo signada por un impulso ético por encima de todo interés material, dejándonos como consigna de vida que la lealtad, la sinceridad, el respeto por el hombre y el amor, son valores que están por encima de cualquier otra cosa.

El sincero pesar de todo el mundo acompaña la realidad de su muerte; la Dra. Alicia Moreau siempre será presente a pesar de su partida física. Como dijera Jean Paul Sartre: “La muerte es la clausura definitiva, como el nacimiento fue la apertura, pero considero que ese momento de la clausura va acompañado de un ensanchamiento constante hacia lo universal”. En esta triste circunstancia, va mi homenaje para quien tuve el privilegio de tratar: la Dra. Alicia Moreau de Justo, ilustre ciudadana, paradigma de la ciencia, luchadora infatigable en el campo político, en quien su firmeza fue la lanza de todos sus éxitos y cuyos valores morales sirvieron de escudo a su personalidad perfectamente definida y controlada. Su espíritu baldío de rencor, hijo de su comprensión inteligente, la destacaron desde hace muchísimo tiempo como la más alta personalidad del siglo.

Si la bandera es patria que flamea, si la Constitución es patria que habla y el himno es patria que canta, su nombre, Dra. Alicia Moreau de Justo, es un pedazo grande de patria que escribió en la historia del país su ejemplo de nobleza y altruismo. La veneraremos como el numen tutelar de la patria.

Adela Buzeki

 

NdelaR: Alicia Moreau de Justo fue, además de médica y política, figura destacada del feminismo y del socialismo. Desde los primeros años del siglo XX se involucró en reclamos por mayores derechos para la mujer y, en 1902, junto con un grupo de compañeras, fundó el Centro Socialista Feminista y la Unión Gremial Femenina.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *