Homenaje al Rancho Museo Criollo, “Beato Pereyra”


Rancho Museo Pereyra a un costado del terraplen donde alguna vez el tren pasó por esos lugares, hoy te dejo mis cantares en las tierras de Catriel, rancho que guardas en el reliquias de nuestra historia y que hoy traigo a mi memoria, como evocando el ayer/.
Tierras pampas si las hubo desde el arroyo a las vías donde allí, las tolderías tenían su asentamiento con el pasar de los tiempos de ranchos, se fue poblando el progreso fue avanzando con el tren del provincial y hoy sólo quedan recuerdos que ya nunca volverán./ Aprendí de mi finado padre a amar todo lo campero. El era mi gringo pueblero de profesión albañil, más criollo que el candil, más gaucho que el pan con grasa por mis recuerdos hoy pasan, sos mentas y su raza/. Atrás del Calvú Leovú estás allí bien plantado. Como un mojón enterrado demarcando la frontera poscausa de mi ceguera, nunca podré contemplarte, pero igual quiero brindarte, Rancho Museo Pereyra. Lo que mis ojos hoy sueñan que es poder homenajearte/. Gracias hermanos Pereyra por honrar la tradición que no se apague el fogón y siga siempre encendido con estos versos he querido brindarles mi admiración. Que los bendiga el Señor junto a ese rancho argentino. Me despido soy el Milo y hasta una nueva ocasión.
 
Miguel Ángel Merendino (Milo), 17 de diciembre del 2017, ciudad de Azul.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *