RELATOS DESDE EL ENCIERRO

Horacio

“Me voy, como se han ido tantos” (Brindis por Pierrot – Jaime Roos)

 Horacio Campos era el más polenta del pabellón. El más kapanga. El más poronga de todos. Entró y salió más de seis veces. Mató una vez y robó todas las otras.

Esta vez terminó el Secundario y hasta se le animó a un curso de electricista y ocho jornadas de cine debate donde proyectaban películas nacionales. Cuando empezaban los debates se sentía zarpado y enseguida quería una riña en el patio con el que le dijera todo lo contrario. Comprendió que se podía discutir sin pelear y que su nombre se escribe con H. Que la cárcel es un lugar dentro de otro y otro y otro. Pero no un estilo de vida eterna.

El día de su libertad las celdas estaban cerradas y la tumba le hacía honor a su nombre. La luna entraba por los barrotes como un led interminable y las caras de los condenados estaban pálidas.

Alguna radio había quedado encendida.

Casi todas las duchas goteaban y las ratas rascaban el reboque de alguna celda deshabitada.

Horacio Campos sabía que se iba otra vez.

Las llaves y el pasador de la pesada puerta se abrieron y el notificador del turno noche anunció la libertad: “Te vas otra vez Campitos”

Horacio estaba sentado en su cama con un cigarrillo apagado esperando la lumbre para ese momento. Encendió el Marlboro que le había dado el encargado del pabellón cuando pasó lista y caminó despacio escuchando el eco de sus pasos.

Lentamente, las puertas empezaron a sonar y los gritos de los compañeros de Horacio Campos le daban la despedida con silbidos, aplausos, y estridencias entre los metales que decoraban gran parte de ese lugar.

-Nos vemos amigo-, gritó el peladito de la celda 9.

-No-, dijo Horacio sin dejar aire de sobra -Ya no-.

Y afuera… la madre, que siempre estuvo, estaba esperándolo. Y su hermana, que lo visitaba siempre, también. Y un nuevo cuñado de su otra hermana, el quinto desde que Horacio está en cana, también.

Horacio Campos se fue en serio. Y nunca más volvió.

(*) Es periodista y escritor. Nacido en Azul, vive actualmente en Olavarría y se encuentra trabajando en la publicación de su séptimo libro titulado “Crudo”, el cual será editado en el mes de abril. En esta sección compartiremos textos inéditos que detallan, con ficción y realidad, la vida en contexto de encierro, tanto de empleados del SPB como detenidos

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *