HABLANDO DE POLÍTICA…Y ALGO MÁS

Hoy: Luciano Lafosse, Agustín Puyou y Diego Morales

Diego Morales, Luciano Lafosse y Agustín Puyou en la redacción de este diario.Agustín Puyou es secretario del comité local de la UCR.Diego Morales es quien preside la Juventud Radical de Azul.
<
>
Diego Morales, Luciano Lafosse y Agustín Puyou en la redacción de este diario.

El presidente y el secretario del comité local de la UCR, y el presidente de la Juventud Radical, estuvieron en la redacción de este diario. Entre otros temas, los dirigentes se refirieron a la jornada de capacitación que se realizó el sábado 25 de marzo y a la marcha del gobierno local de cara a las elecciones de medio término del año en curso.

Este año hay elecciones de medio término. La dirigencia local de la Unión Cívica Radical apunta a capacitar a sus cuadros, sobre todo aquellos que forman parte de la Juventud Radical, y definen estrategias de cara a un reacomodamiento que reclaman de los distintos espacios que forman parte de la alianza Cambiemos.

El sábado 25 de marzo, la sede local del comité, en Burgos 711, fue sede de un encuentro de dirigentes de la JR de la Séptima Sección Electoral, que contó con la afluencia de representantes de la Cuarta, Quinta y Sexta Sección.

Para explicar detalles de las cuestiones que estuvieron bajo análisis ese día, visitaron la redacción de este diario el presidente de la JR local, Diego Morales; y el presidente y secretario del comité de la UCR, Luciano Lafosse y Agustín Puyou, respectivamente.

“Basamos la actividad en potenciar y proyectar el nuevo radicalismo que se viene a nivel local, seccionar y provincial buscando formar nuevos dirigentes capacitados para ejercer cargos en la gestión pública. En el plano local desde la juventud venimos teniendo un trabajo territorial. Eso, ahora, queremos potenciarlo para más. Por eso basamos la capacitación en dos paneles de formación: uno sobre educación, teniendo en cuenta todo el conflicto que se viene viviendo y otro sobre derechos humanos teniendo en cuenta la fecha, que fue el sábado 25 de marzo”, indicó Morales.

Se contó con la presencia del intendente y del jefe de Gabinete de Saladillo; un estrecho colaborador del intendente de Chacabuco; y con jóvenes que forman parte de la secretaría de Derechos Humanos encabezada por Sebastián Pereiro. En el panel de Educación, estuvieron el presidente y el secretario administrativo del Consejo Escolar de Tandil.

“Casi 100 jóvenes debatimos el nuevo rol del radicalismo y de los jóvenes del partido en este tramo cargado de desafíos y con muy buenas expectativas”, agregó Morales.

Consultado sobre el análisis que se hizo en torno del conflicto docente, el joven sostuvo que “como jóvenes militantes entendemos que hay que separar dos cuestiones. Por un lado entendemos que es legítimo el reclamo de los docentes, reclamo que acompañamos; y por otro lado claramente nos diferenciamos de algunos actores sindicales que por detrás tienen intereses personales y eso también hay que marcarlo. El debate hay que darlo en todo lo que tiene que ver con la educación, no sólo lo referido al salario”.

Morales advirtió que en torno de la cuestión de los Derechos Humanos “tratamos de despartidizar una temática donde se buscaban enemigos de los derechos humanos”.

 

Políticas de Estado

A su turno, Luciano Lafosse aclaró que el titular de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires llegó a la ciudad por invitación de la Juventud Radical, y que la visita al Intendente Municipal se realizó por “cortesía”. También se refirió a la no realización de un acto formal por parte de la comuna local y a la reciente reactivación del área que propició la gestión de Hernán Bertellys.

“El funcionario (Sebastián Pereiro) vino por invitación de la juventud radical de Azul. Por un acto de cortesía fue a entrevistarse con el intendente. Por otro lado uno no puede estar de acuerdo ni no estar de acuerdo con que el intendente no organice un acto. Lo que sí que eso demarca cosas; demarca cierto desinterés en desarrollar políticas de Derechos Humanos y puntualmente en el caso de no mantener viva la memoria de lo que fue el 24 de marzo del ’76. Nosotros creemos que es una fecha que hay que recordarla, que hay que hacer un análisis profundo para ver qué es lo que pasa en un país para que no vuelvan a suceder esas cosas. Debemos pensar cuáles son los desafíos desde el advenimiento de la democracia para acá. Se garantizó la libertad pero creemos que la democracia tiene una materia pendiente dentro de lo que es la igualdad. Así lo analizamos en el debate que se dio en el comité respecto de la educación. Si no hay una herramienta igualadora como la educación, no todos los chicos van a tener las mismas oportunidades”, indicó.

Lafosse también sostuvo que “el tema de la reactivación del área viene en sintonía con la poca importancia que se le otorga a la política sobre derechos humanos. Ahora naturalmente celebramos que haya un funcionario (Ramiro Azzaro) que esté encargado de una coordinación de Derechos Humanos y apostamos a que se haga un trabajo interesante en Azul. Lo que tenemos que pensar es que hay una buena cantidad de cosas que se pueden debatir de lo que nos pasó del ’76 al 83’ en materia de derechos humanos, pero también hay actividades que se pueden hacer hoy para defender los derechos humanos que se están violando hoy. Esos son los desafíos que tiene que encarar esa coordinación. Hay que ver qué pasa con todos los contextos de encierro”.

 

El trabajo de los jóvenes

Por su parte Agustín Puyou emitió su opinión respecto de la actividad que tuvo desarrollo el sábado 25.

“Me parece importante remarcar el trabajo que vienen haciendo los jóvenes dentro del partido, que es un trabajo sostenido en el tiempo. Como bien decía Diego (Morales), la idea es buscar que los jóvenes se formen en los nuevos desafíos y en las políticas que se pueden afrontar en una futura gestión. Hoy no solamente es necesario tener militantes con espíritu crítico sino que deben tener formación porque, en una eventual futura gestión, el radicalismo no puede tomar como costo que tengan que pasar meses aprendiendo a gobernar o a gestionar. Uno tiene que estar preparado antes de que le toque la oportunidad y el desafío de este nuevo radicalismo que nosotros proponemos es eso: generar cuadros técnicos con espíritu crítico pero por sobre todas las cosas y como lo venimos haciendo con sensibilidad social. El radicalismo de Azul tiene mucho para vanagloriarse de eso de la sensibilidad social porque hemos estado cuando se nos ha requerido”, señaló.

En otro orden se consultó al secretario del comité de la UCR acerca del futuro de Cambiemos de cara a las elecciones de medio término que se realizarán en la segunda mitad del año.

“Nosotros entendemos que Cambiemos fue un frente que se conformó con el fin de enfrentar a quien le tocó gobernar el país por doce años (Frente para la Victoria) y nosotros creíamos que debería haber una alternancia en el gobierno. El espacio lo conformaron fuerzas que contenían núcleos en los cuales coincidían pero fuera de esos núcleos había mucho por lo cual debatir. Lo que hemos visto de Cambiemos en este primer año y medio de gestión es una buena coalición en términos electorales, donde tanto el PRO como la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica trabajan muy bien en términos de generar leyes para mejorar la calidad de vida de todos los argentinos, pero que en términos de gobierno hace falta ahondar más en eso. En que el radicalismo, la Coalición Cívica y el PRO se deben debatir aún más las políticas que son tan sensibles para los argentinos”, expresó.

Según Puyou, “desde nuestra postura, el radicalismo tiene mucho que aportar a esa alianza electoral. Ese criterio social que tiene el radicalismo; el hecho de ser un partido con una extensión territorial que lo obliga en las 24 provincias de la Argentina y que lo encuentra enfrentado a la gente en cada distrito del país hace que nosotros tengamos que responder ante la gente; y hace que algunas de las desigualdades que hoy se viven en la sociedad nos duelan a nosotros como socios de esta coalición. Seguramente el desafío del radicalismo y de Cambiemos deba ser éste: perfeccionar la alianza electoral; tener políticas que tiendan a proteger a aquellos sectores más vulnerables y de los cuales nosotros nunca nos hemos alejado, al menos en Azul, y además construir volumen político; demostrar que Cambiemos vino a transformar lo que durante 12 años nosotros criticamos pero que además lo vinimos a transformar con jóvenes. En las próximas gestiones deben ser los jóvenes quienes protagonicen esas contiendas electorales”.

 

Lo que está por venir

El secretario del comité del radicalismo ponderó la igualdad de beneficios que la gobernadora le da a cada distrito de la provincia de Buenos Aires.

“Después de casi 30 años los azuleños no somos condenados porque nos gobierne un signo político distinto. María Eugenia Vidal y Daniel Salvador tienen una política de Estado, que es la distribución de lo que le corresponde a cada municipio independientemente de qué color político lo gobierne. Eso es evidente y se ve en las calles; se hace obra pública y se mejoran muchas cosas que durante muchos años no se hicieron en Azul. No somos ajenos a eso; estamos contentos y apoyamos eso porque es producto de una política de la que nosotros somos parte, que es la política del gobierno provincial”, consideró Puyou.

Además, el dirigente cuestionó lo que está sucediendo por estas horas en el Concejo Deliberante local.

“La clase política muchas veces se entiende a encerrar en sí misma y un claro ejemplo es lo que pasa hoy en el Concejo, que no sesiona porque están debatiendo un cargo administrativo y, en el medio, pasan un montón de problemáticas de azuleños que las pasan por arriba porque en realidad lo importante para la clase política valen solamente sus problemas. Tenemos que romper con eso y empezar a preocuparnos más por el vecino y sus problemas, y no tanto por la casta política o por los problemas que genera la misma política”, agregó.

En el mismo sentido se refirió Puyou a las inasistencias de ediles que el año pasado no concurrieron a varias de las sesiones ordinarias.

“A nosotros nos cuesta entender, después de pasar por un acto democrático en el que los propios vecinos que te cruzás todos los días te elijan para que los representes, que no vayan a trabajar. El concejal es un trabajador. Debe ser un trabajador como cualquier otro, debe cumplir horario y trabajar para mejorar la calidad de vida de todos los vecinos”, indicó.

 

Otra idea de partido

En otro tramo de la extensa nota con este diario, Lafosse advirtió la importancia que tendrán las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en el contexto de la alianza gobernante en la provincia y la nación.

“Las paso son ordenadoras y octubre nos va a encontrar dentro de Cambiemos como partido político. Nuestra intención es mostrar una oferta radical al electorado de Azul para ofrecer esta renovación que es necesaria en los partidos políticos y en la política en general. Esa renovación se tiene que dar de cara a 2017”, indicó.

“Nosotros queremos cambiar esa dinámica (de la discusión banal por un cargo en el CD). Ninguno de los que estamos acá nos metemos en política por un espacio. Lo que vamos a tratar de encontrar es el camino para que la sociedad interprete esa voluntad que tenemos de cambio, para lo cual es necesario participar en política. Y una buena forma de que la gente entienda y nos crea es ver la forma de vida de cada uno de nosotros. Yo tengo 40 años; no hemos estado peleando por un espacio político y muchos de nosotros hemos estado en cargos que no han sido rentados”, agregó.

En este punto intervino Morales para señalar que, más que palabras, los políticos deben obran con hechos.

“La idea del partido, teniendo a los jóvenes como protagonistas, es generar una alternativa que le demuestre que nosotros estamos trabajando para las problemáticas de los azuleños; no para el radicalismo, no para Cambiemos ni para ninguno de los partidos que forma parte de la coalición. La discusión va más allá y por eso estamos tratando de formarnos y de dar nuevas ofertas electorales; no solamente diciendo que la oferta es otra sino demostrándola con hechos, generando alternativa sobre las cuales ya estamos trabajando”, señaló.

También expuso su punto de vista el presidente del comité, al indicar que “en política, se enuncia la idea de la necesidad de renovación, de buscar nuevas ideas y de buscar gente joven”. “Nosotros, si bien algunos tenemos trayectoria en política, no hemos participado durante un tiempo en un partido político pero siempre hemos teniendo una idea política. Estamos demostrando la renovación que decimos que tiene que haber en la política; tengo 43 años, Agustín tiene 27 y Diego 22. La idea del partido es impulsar a gente nueva, gente joven y con ganas de participar en política porque creemos que es un instrumento para mejorarle la vida a la gente”, amplió.

BUSCAR LOS PUNTOS EN COMÚN

Luciano Lafosse coincidió en el planteo que se le hizo desde este diario, en el sentido de “pensar como azuleños cuáles son los puntos en común y coincidencias” para poder avanzar en un desarrollo sostenible y que nos incluya a todos.

“Hemos tenido la facilidad para marcar nuestras diferencias; el desafío hacia adelante es pensar cuáles son los puntos de coincidencia entre nosotros. Hay que pensar en hacer mesas de diálogo y empezar a caminar juntos. Es muy difícil en política dejar los egos de lado; siempre hay alguien que va a querer diferenciarse y poner su cuota personal. Me parece que tenemos que empezar a construir desde las coincidencias, avanzando hasta donde tengamos esos pareceres comunes. Eso no se hace de la noche a la mañana porque hay que construir consensos. Azul tiene una enorme capacidad de recursos humanos. Tenemos recursos humanos pero nos cuesta congeniar con otras personas”, expresó.

También consideró necesario el dejar de apuntalar la grieta campo-ciudad.

“La lógica tiene que ir hacia un ‘agrandar la torta’; no hay que empezar a dividir o a pelearse por una porción de torta y por una torta que es cada vez más chica. Lo que tenemos que pensar es que la torta tiene que ser un poco más grande cada día para ir hacia un modelo de ciudad que sea inclusivo entre los distintos sectores. Eso implica también diálogo”, afirmó Lafosse.

EL CAMINO A SEGUIR

Se le preguntó a Luciano Lafosse qué es, a su criterio, lo que debería hacer la dirigencia política local en torno de un conflicto tan difícil y reciente como el caso de la corrugadora que dejó de operar.

“La dirigencia tiene que escuchar, estar presente y acompañar. Hay una gestión política a nivel provincial y nacional que están con voluntad de hacer cosas y con capacidad de hacer cosas. Desde Azul lo que tenemos que hacer es generar los canales de diálogo con los distintos interlocutores a nivel provincial y nacional para que puedan asistir en las cosas que Azul necesite”, dijo.

Agregó que “hoy por hoy vemos que no hay un modelo de desarrollo demasiado definido en la ciudad. Hay una buena cantidad de obra pública que es producto de aportes del nivel provincial y nacional, pero hay muchos déficit en términos de política sociales, de salud y de desarrollo social en general y esas son políticas que se tienen que definir en el ámbito local. Si uno pensara cuál es el modelo de desarrollo de Azul uno caería en la cuenta que es un gran interrogante”.

“Cuando uno va a los ámbitos provincial y nacional, y lo digo con conocimiento de causa, nota muy buena respuesta en apoyo a los territorios. Lo que tiene que tener uno son proyectos. Cuando uno lleva proyectos en general hay una buena recepción y en general se bajan esos programas al territorio, pero hay que tener capacidad de gestión para traer esos recursos para Azul”, concluyó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *