HOY SE CELEBRA EL DÍA NACIONAL DEL TEATRO

 

El 30 de noviembre de 1792 se incendió en Buenos Aires el Teatro de la Ranchería, ubicado en la esquina de San Carlos y San José, actuales calles Alsina y Perú.

En conmemoración de esa fecha, hoy se celebra en el país el Día Nacional del Teatro.

El 30 de noviembre de 1783, el virrey Juan José de Vértiz y Salcedo ordenó la construcción una casa de comedias, basado en la necesidad de un teatro para la ciudad, debido a que, como lo explicitaba en los fundamentos, las salas de teatro no sólo lo conceptúan muchos políticos como una de las mejores escuelas para las costumbres, para el idioma y para la urbanidad general, sino que es conveniente en esta ciudad que carece de diversiones públicas.

El Teatro de la Ranchería, que fue el primero que se habilitó desde el cierre del Teatro de Óperas y Comedias, en 1759, recibió ese nombre porque se levantó en el lugar donde se encontraba la ranchería de los jesuitas (construcciones donde se alojaban los negros), y en la Botica de los Angelitos (Chacabuco y Alsina) se ponía un farol para anunciar las funciones.

El lugar, construido con maderas sólidas del Paraguay, techo de paja y paredes de ladrillo, contaba con palcos, graderías y cazuela para las mujeres, y la iluminación se realizaba con velas de sebo.

Luego de que el Teatro de la Ranchería se incendiara, Buenos Aires no tuvo salas hasta la construcción del Teatro Coliseo en 1804, por lo que las puestas se realizaban en cualquier lugar que presentara las condiciones adecuadas para los actores y accesible a los asistentes.

Por definición, el término teatro procede del griego theatrón, que puede traducirse como el espacio o el sitio para la contemplación.

El teatro forma parte del grupo de las artes escénicas.

Su desarrollo está vinculado con actores que representan una historia ante una audiencia.

Este arte, por lo tanto, combina diversos elementos, como la gestualidad, el discurso, la música, los sonidos y la escenografía.

Si de Azul hablamos, no podemos menos que dejar de destacar el empeño que muchos vecinos han puesto a lo largo de décadas para poder tener el Teatro Español que tenemos en la actualidad.

Por las tablas de ese coliseo, vale recordarlo, han pasado y pasarán innumerable cantidad de figuras de la actuación y de la música, entre otros rubros, que han llenado de prestigio el lugar.

Es responsabilidad de todos y cada uno de los azuleños y de quienes nos visitan bregar por el mantenimiento de la sala, que cada día luce mejor.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *