PERSONAL DEL MINISTERIO DE SALUD CONSTATÓ LAS CONDICIONES DE HIGIENE DEL EDIFICIO

Hoy se reinician las clases en la Escuela Normal

 

Luego de hacer un recorrido minucioso por las distintas dependencias del establecimiento y el patio perimetral del colegio, los técnicos que arribaron desde la ciudad de La Plata verificaron ayer que no hay rastros que delaten la presencia reciente de roedores. De todas formas hicieron una serie de recomendaciones para mejorar el “sellado” del inmueble e impedir así el potencial ingreso de ratones. 

Directivos de la Escuela Normal acompañan a los representantes del área de Saneamiento del Ministerio de Salud que ayer a la tarde estuvieron recorriendo el establecimiento. FOTOS NACHO CORREA La inspección se realizó tanto dentro como fuera del colegio, en planta baja y el primer piso, sin que se hallaran rastros de la presencia de roedores en tiempo reciente. El vehículo en que se movilizaban los inspectores estuvo estacionado frente al edificio. Uno de los expertos encontró un cebo “mordisqueado” en la sala de informática pero resultó ser de vieja data. Algunos de los directivos que participaron del recorrido por las distintas dependencias del centenario edificio. Sandra Garay. Guillermo Gallardo. Laura Duca.
<
>
Directivos de la Escuela Normal acompañan a los representantes del área de Saneamiento del Ministerio de Salud que ayer a la tarde estuvieron recorriendo el establecimiento. FOTOS NACHO CORREA

Expertos del área de Saneamiento del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires realizaron ayer una minuciosa inspección en la Escuela Normal que, según confiaron luego en diálogo con este diario, les permitió constatar que no hay rastros que delaten la presencia en tiempo reciente de roedores y que el colegio se encuentra en buenas condiciones generales de limpieza. De esta manera minutos después de las 13.30, la Inspectora Jefa Distrital, Gisela Linzer, y la directora de la Unidad Académica del Normal, Laura Duca, confirmaron el reinicio del dictado de clases en forma normal a partir de las 7.30 de hoy y en todos los turnos y niveles de enseñanza.

Un recorrido amplio 

Sobre el mediodía de ayer, los técnicos que arribaron desde la ciudad de La Plata, integrantes del área de Saneamiento, iniciaron un recorrido amplio y detallado de las distintas dependencias internas y externas de la Escuela Normal. Los expertos –que arribaron en una camioneta del Ministerio en cuya caja era transportada tanto una sofisticada maquinaria como distintos cebos y sustancias para tareas de desratización- estuvieron acompañados por directivos de los cuatro niveles de enseñanza que confluyen en el edificio circunscripto por la Avenida 25 de Mayo y las calles 9 de Julio, Roca y Necochea. La comitiva –que vino a la ciudad para realizar visitas a otros establecimientos escolares- no dejó espacio por revisar, tanto dentro como en el perímetro externo de lo edificado. Durante el recorrido, los profesionales le fueron indicando a las autoridades educativas –encabezadas por la directora de la Unidad Académica, Laura Duca- algunas sugerencias para implementar, especialmente en lo atinente al mantenimiento del pasto y la vegetación del lateral que da a la calle Roca.

La inspección del personal capacitado incluyó mobiliario y salones, oficinas de dirección, de profesores y de preceptoría, tanto en planta baja como en el primer piso, así como los patios internos y externos y compartimentos de acceso restringido, como el gabinete de informática.

También, según dijo Duca en la charla que mantuvo a posteriori con este diario, se chequeó el correcto funcionamiento de los tanques de reserva de agua y se acordó la colocación de una sustancia que iba a permitir reforzar la desinfección sin que tuviera que realizarse una limpieza extra que impidiera la reanudación del dictado de clases.

El cierre del establecimiento para una desinfección había sido dispuesto por los responsables del colegio después de una concentración en las puertas del establecimiento por parte de un grupo de padres y de alumnos, e integrantes del Centro de Estudiantes del nivel terciario. Esto fue el desencadenante de la muerte de Melanie Ruth Pais, la nena de 12 años que concurría al turno mañana del Normal, ya que existieron intentos de vincular la tragedia con la asistencia de la menor a este establecimiento.

“La palabra de ellos tiene valor ante la comunidad”

Gisela Linzer, Inspectora Jefa Distrital, se mostró aliviada por el resultado que arrojó la inspección de los técnicos del Ministerio de Salud bonaerense, y el consecuente anuncio del reinicio de clases. “Cerca de las 11 de la mañana (de ayer) llegaron los técnicos de Saneamiento Ambiental del Ministerio de Salud. Hicieron una exhaustiva recorrida por todo el edificio. Nos contaban quienes los acompañaron que recorrieron muebles y miraron en lugares donde uno habitualmente, por desconocimiento, no presta atención; la palabra de ellos es ahora la que tiene valor ante la comunidad por el hecho de que la escuela está en condiciones sanitarias como para que se inicie el dictado de clases”, indicó y ratificó que “mañana (por hoy) a las 7.30 de la mañana, se reinician las actividades normales”.

Linzer recalcó que los directivos y docentes del Normal “han contado con el acompañamiento de los inspectores de cada uno de los niveles: inicial, primario y secundario, que han acompañado las acciones que proponían los directivos de la escuela: por un lado, en la continuidad pedagógica y por otro, en el plan de prevención del riesgo que está establecido por el reglamento general de instituciones educativas y que a partir de este hecho fue necesario revisarlo y reelaborarlo”.

Mencionó que el equipo de Infancia y Adolescencia, dependiente de la modalidad Psicología, está interviniendo en el caso de la misma manera que lo hace “ante circunstancias de vulneración de derechos de los chicos u otro tipo de situaciones conflictivas”. “Ellos estuvieron trabajando y los van a acompañar en los días que sigan para estar con el grupo de compañeros y ante las familias que lo requieran”, agregó.

“En ningún momento vimos excremento de ratón”

Guillermo Gallardo, uno de los técnicos de Saneamiento del Ministerio de Salud, explicó cuál es el trabajo que están realizando en Azul, y en la Escuela Normal en particular. “Venimos a hacer una desinfección de las escuelas y aparte una inspección ocular de este establecimiento. En ningún momento vimos excremento de ratón. Sí algunos lugares donde no se encuentran las rejillas; marcos y zócalos de algunas aulas que están para reparar. Nada más. La escuela está limpia”, afirmó.

El experto admitió que si existen lugares que potencialmente puedan ser utilizados como madrigueras de roedores, éstas no se encuentran activas desde hace tiempo. “Yo lo que encontré en la sala de cómputos fueron tres o cuatro sebos que están apenas mordisqueados, pero son viejos porque tienen tierra y telas de arañas”, precisó y comentó cuáles han sido las recomendaciones –reposición de rejillas y sellado de eventuales lugares de ingreso de ratones- que dejaron en un informe a las autoridades del colegio y del Consejo Escolar.

Gestionaron una partida extra

En lo que se refiere a infraestructura, desde el Consejo Escolar ya se iniciaron gestiones ante las autoridades provinciales para que, dentro de la partida que el distrito recibe para readecuaciones edilicias de los establecimientos educativos, se haga constar una suma accesoria –de 150.000 pesos- para utilizar en la compra de elementos que se necesitan para “sellar” la Escuela Normal a fin de impedir el ingreso de roedores.

Durante la recorrida por el perímetro de la parte techada del Normal, los inspectores del Ministerio de Salud le sugirieron a los directivos que sean retiradas determinadas especies vegetales a fin de aventar cualquier posibilidad de armado de madrigueras de ratones, además de mantener bien cortado el sector donde haya pasto. De la misma manera recalcaron la importancia de avanzar con el retiro de escombros que quedaron producto del cambio de baldosas de las veredas, así como en el reacondicionamiento de revoques y partes de madera de algunas aberturas. “No hay evidencias de la presencia de roedores”, fue la concluyente expresión que uno de los inspectores le hizo a los directivos antes de que el visitante tomara contacto con los cronistas de este diario, lo cual renovó el alivio que ya tenían las autoridades luego de las tareas de limpieza y desinfección con personal municipal, que tampoco –tal como se indicó en una anterior edición- halló rastros de ratones.

“Se cumplió con el plan de contingencia”

La directora de la Unidad Académica respiró aliviada después de la confirmación de los inspectores que no hallaron rastros de roedores, y afirmó a EL TIEMPO que “se cumplió con el plan de contingencia que estaba planteado desde el principio”.

“Se hizo una desinfección en todos los sectores; se sacaron papeles que estaban de más de acuerdo con el manual administrativo; se hizo una desinfectación por parte de la Municipalidad en toda la escuela y de ahí que el establecimiento estuviera cerrado durante un día entero. El personal que vino ahora revisó lo que son los tanques de agua, una de las preocupaciones que tenían los padres. Se volvió a realizar una limpieza luego de la desinfectación según los parámetros que nos dio la Municipalidad de cómo se debía hacer esa tarea. Además se hizo descacharrización, se quitaron mobiliarios que estaban en desuso y otros, en reparación, fueron llevados al Consejo Escolar para arreglarlos. Se dejó la escuela en las mejores condiciones que pueda estar”, expresó Laura Duca.

Advirtió que “personal del área de Infraestructura también recorrió el colegio y nos planteó trabajos a mediano y a largo plazo. En eso vamos a trabajar en este tiempo que viene, que no es lo que tiene que ver con cuestiones sanitarias sino edilicias que veníamos nosotros haciendo, que tiene que ver con el ‘sellado’ de la escuela”.

Replanteos y autocrítica

En la nota con este diario, se consultó a la directora de la Unidad Académica sobre si como integrantes del equipo de gestión de la Escuela Normal han realizado alguna reformulación a partir de todo lo ocurrido. “Sí. El replanteo tiene específicamente que ver (y eso lo hemos charlado con todo el equipo directivo) con la limpieza de la escuela, algo que es responsabilidad de todos. Lo primero que vamos a trabajar con respecto a la limpieza es decir que la escuela está limpia; así debería mantenerse y no solamente por la tarea de los auxiliares, sino de todos los que pertenecemos a la escuela”, señaló Laura Duca.

Confió que como consecuencia del fallecimiento de Melanie Pais, “la escuela va a hacer un trabajo con el EDI, que es el equipo distrital; en primera instancia con los compañeros de la nena y, poco a poco, acercándonos a la familia. Empezamos por el núcleo de los compañeros de Melanie que están tan afectados por esta situación y después lo abriremos a la comunidad. Es algo que no hemos podido hacer aún y eso nos tiene muy preocupados”. “Hubo una reunión con los papás del grupo de Melanie para que ellos pudieran manifestar sus dudas respecto de cómo se iba a trabajar en la escuela y luego se va a hacer el trabajo con los chicos. También con los profesores del grupo”, agregó.

Duca aclaró que se está haciendo una planificación especial de cara a la formación de los futuros docentes que concurren a uno de los profesorados que funcionan dentro del mismo edificio. “En el profesorado de Educación Primaria se está pensando en cómo trabajar sobre los futuros formadores cuando se presentan este tipo de situaciones. Nos parece oportuno empezar a preparar a los docentes para que puedan intervenir en este tipo de casos. Se están haciendo previsiones y todo el equipo del profesorado se puso a nuestra disposición con propuestas de enseñanza para nuestros estudiantes de nivel superior”, mencionó.

La autoridad escolar reconoció algunas fallas en la comunicación de cara a la ciudadanía y admitió que habrá que trabajar fuerte para recuperar la confianza de un sector de la comunidad educativa, que se sintió afectada por marchas y contramarchas que se produjeron luego del fallecimiento de la menor que era alumna del colegio.

Respecto de la comunicación, dijo que ésta estuvo “centralizada desde el Consejo Escolar o Jefatura Distrital” con la idea que no se generaran confusiones y que hubiera una sola fuente, aunque admitió que “quizás tengamos que replantearnos eso también”.

“La escuela está abierta para escuchar los reclamos y la idea es también que nos ayuden desde sus lugares para pensar en otras cuestiones que nosotros tal vez no vemos. Por eso es que estamos abiertos a escuchar propuestas de colaboración para construir la escuela, porque la escuela la construimos entre todos. No sólo aquellos que estamos trabajando dentro del establecimiento. Necesitamos de la colaboración de los padres en esa construcción”, indicó.

LOS DÍAS PERDIDOS

Los días perdidos. Una de las preocupaciones de los alumnos de los distintos niveles. “Dentro del plan de contingencia está lo que se llama plan de continuidad de los aprendizajes. Hemos trabajado junto con todos los inspectores de los distintos niveles, en todos los casos en los niveles primario y secundario se han hecho tareas que se han dejado para que los chicos durante estos días tengan actividad pero además se elaboró todo un plan para el regreso y cómo será poder cubrir estos día sin clase”, expresó Laura Duca.

LIMPIEZA: “TODOS SOMOS RESPONSABLES”

Sandra Garay, directora del nivel Primario de la Escuela Normal, sostuvo que “revisamos los planes de prevención de riesgo y estuvo bueno circunscribirlo o contextualizarlos a las necesidades que tiene cada nivel porque los rangos de edades de los niños son diferentes. También ajustamos acuerdos con auxiliares de manera de realizar un trabajo conjunto directivos-docentes-auxiliares. Eso redundó en un montón de acciones y de ajustes que tenemos que hacer respecto del mantenimiento de la higiene y que esto sea una tarea compartida por todos. Somos todos responsables”. “En estas charlas –agregó– nos interpelamos también de los roles que nos caben dentro del aula, la manutención de la higiene dentro de las aulas; en definitiva, todo lo que hace a esta construcción colectiva y a la participación de todos”.

Garay admitió que la muerte de Pais –ex alumna del primario del mismo colegio- “significó un inmenso dolor” y se refirió a las secuelas que esto pudo haber dejado en sus compañeros. “Hablar con los niños implica una tarea un tanto difícil. Nosotros vamos a tener más que nada la precaución de escucharlos y de evacuar todas las cuestiones que los chicos nos vayan planteando”, definió.

EL COMUNICADO FORMAL

El comunicado oficial en el que se dio cuenta de la inspección de personal del Ministerio de Salud y la posterior resolución de retomar el dictado de clases  y que ayer a la tarde se envió a los medios señala lo siguiente. “En horas de la mañana del miércoles 18 de mayo, se reunieron en la sede de la Escuela Normal, miembros del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Área de Saneamiento, personal del Consejo Escolar de Azul y del Municipio, y el Director de Zoonosis Rurales, Dr. Jorge Bolpe, conjuntamente con autoridades de educación, Prof. Gisela Linzer, Jefa Distrital, y los directivos de todos los niveles educativos que funcionan en el edificio, con el objeto de realizar las tareas de inspección previstas en el plan de contingencia implementado en la institución. Luego de un recorrido interno y externo de las instalaciones, aulas y dependencias, revisión de tanques de agua, entre otras acciones, personal capacitado del Ministerio de Salud  informó que el edificio de la Escuela Normal reúne las condiciones de salubridad requeridas, no detectando la presencia de roedores ni actividad reciente por parte de los mismos, conforme surge de cebos ‘testigos’ dejados en el lugar. No obstante, recomendaron la reparación del lugar por sectores, tareas de sellado, descarte de material en desuso y retiro de escombros, y aconsejó  la continuidad en las tareas de limpieza e higiene del edificio”, se indicó.

“Considerando además los informes procedentes del Sector de Infraestructura a cargo del Arq. Juan Carlos Selvaggio, Director de DPI local y de Director de Infraestructura de la Región XXV, Arq. Miguel Cilley, sumado a la desinsectación total del establecimiento efectuada el día martes, y la desinfección realizada el día miércoles, se resolvió el inicio de clases a partir del próximo jueves 19, en todos los turnos y niveles”, finalizó el parte de prensa.

ENFOQUE / EL COMPROMISO ES ACCIÓN

Escribe: Augusto Meyer de la redacción de El Tiempo

Hoy se reinicia el dictado de clases en todos los niveles de la Escuela Normal. Esto, que es una buena noticia, de ninguna manera implica dejar de investigar lo que falta saber de la muerte por Hantavirus de Melanie Pais (el posible lugar de contagio) ni dejar de reflexionar sobre lo que sucedió antes de que se confirmara el cierre del establecimiento durante varios días.

En lo que hace al restablecimiento de la armonía de la comunidad educativa de este colegio, es un buen punto de partida tener certeza de una profunda limpieza y desinfección hecha, y que personal idóneo que llegó desde la ciudad de La Plata certificó –más allá de algunas readecuaciones edilicias que sugirió hacer- que las condiciones de higiene del Normal son buenas. También es saludable que los directivos de la escuela reconozcan que hubo falencias en la faz comunicativa de cara a la ciudadanía en general. Existe hoy puertas adentro –en palabras y traducida en los hechos- un compromiso para mantener las condiciones de limpieza de la escuela, para lo cual las autoridades esperan tener el acompañamiento de la comunidad educativa. Bueno sería que todo lo que vino después de la irreparable pérdida de la vida de una niña de sólo 12 años nos sirva como sociedad; que empiece a surgir un compromiso real y extensivo en el tiempo por parte de todos y más allá del perímetro del Normal.

No tiene nada de reconfortante saber que en la madrugada siguiente al día en que se suspendieron las clases en medio de una manifestación de padres y estudiantes, de un local de comidas de las inmediaciones se haya hecho -en penumbras- el retiro de elementos de un patio o depósito trasero, previendo que en la mañana siguiente inspectores municipales de Bromatología iban a  recorrer negocios próximos al colegio para recomendar la no acumulación de restos de comida que puedan atraer roedores. Es una verdad de Perogrullo que en la comunidad hay actores que no están obrando con responsabilidad ni el deber de cuidado por el prójimo. En esto también inscribo a ciudadanos que en sus patios tienen criadero de gallinas, una fuente de atracción para roedores y moscas, entre otros insectos. Es necesario que como sociedad nos comprometamos y exijamos por las vías que correspondan a las autoridades para que se ponga fin a estas prácticas desleales con la salud de la población. De la misma manera debería llamársele con vehemencia la atención a vecinos que tienen casas abandonadas y/o galpones en zonas residenciales y que dejan las condiciones de limpieza y salubridad a un costado, poniendo en riesgo la salud del vecindario.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *