LA INSEGURIDAD NO CEDE

Importante robo en un comercio por una cifra que ronda los cien mil pesos

El hecho ocurrió entre las últimas horas del domingo y las primeras de ayer, en un minimercado ubicado en Amado Diab entre Colón y Burgos. Los delincuentes ingresaron por el frente del local luego de correr un freezer y desmontar una ventana llevándose dos balanzas, artículos comestibles y productos de lencería y perfumería que la dueña guardaba en el fondo del local. Hasta anoche, no se habían producido avances en la investigación policial.

Gabriela Sáez, propietaria del minimercado señala, en la parte trasera del negocio, el lugar donde le sustrajeron los artículos de lencería y los productos de una marca de cosméticos que ella comercializa y que debía entregar a sus clientes. NACHO CORREA La ventana del negocio ubicado en Amado Diab 426 por donde ingresaron los delincuentes luego de desmontarla y tras desplazar un freezer que se encontraba junto a la misma. NACHO CORREA 
La heladera con pocos fiambres y los estantes raleados de mercadería. Antes de retirarse del local, los delincuentes tuvieron tiempo de “comerse una picadita”, según contó Gabriela Sáez a EL TIEMPO 
NACHO CORREA
<
>
Gabriela Sáez, propietaria del minimercado señala, en la parte trasera del negocio, el lugar donde le sustrajeron los artículos de lencería y los productos de una marca de cosméticos que ella comercializa y que debía entregar a sus clientes. NACHO CORREA

EL DATO:

Este diario consultó en la Comisaría Primera sobre la marcha de la investigación y al cierre de esta edición no se habían producido novedades en torno a la búsqueda de los autores del ilícito. Las actuaciones fueron caratuladas “Hurto” -no hubo daños materiales- y están a cargo del agente fiscal Guillermo Vaticano, de la UFI 6.

La inseguridad no tiene feriados. Todos los días de la semana son buenos para la delincuencia, al igual que todos los barrios de la ciudad. A veces en los lugares menos pensados “salta la liebre”, resultando asombrosa la impunidad con que operan los delincuentes.

En algunas circunstancias lo hacen a plena luz del día y otras amparándose en las sombras de la noche, a lo que se suma el clásico “nadie vio ni escuchó nada”, característico en la cultura del “no te metás” que se hizo carne en la comunidad.

En las últimas horas del domingo o en las primeras del lunes, a pocas cuadras del centro de la ciudad y en una calle con buena iluminación, como lo es Amado Diab, desconocidos ingresaron por el frente y con total tranquilidad desvalijaron un minimercado ubicado en el 426 de dicha arteria, entre Colón y Burgos.

La propietaria del comercio estimó lo que se llevaron en una suma superior a los 100 mil pesos, donde los ladrones -para ingresar- desmontaron una vidriera, corrieron un freezer y ganaron el interior del local, sin que nadie percibiera esos movimientos, a pesar de que la “faena” la hicieron en la vereda, en el frente del local.

 “Como siempre, nadie ve nada” 

“Nosotros trabajamos de lunes a lunes y anoche (por el domingo) a las 22 cerramos el negocio y nos fuimos”, comenzó diciendo a este diario Gabriela Sáez, víctima de este nuevo episodio de inseguridad en el cual el negocio del cual es propietaria recibió un duro golpe.

“Cuando vine hoy (por ayer lunes) a abrir, me encontré con la novedad de que estaba el freezer corrido, la ventana de adelante abierta y la persiana baja, o sea que entraron y salieron por ahí con total impunidad”, al tiempo que reflexionó: “Como siempre, nadie ve nada”. “No me rompieron nada, o sea que tengo que agradecer que no tenga que gastar en arreglos”, apuntó a modo de consuelo.

“Se comieron una picadita antes de irse”   

La propietaria de “Mi Pucherito”, tal el nombre del local visitado por los malvivientes contó a este diario que las pérdidas fueron bastante. “Todo lo que se pudieron llevar se lo llevaron” contó y enumeró entre el faltante  “dos balanzas electrónicas digitales, fiambres, otras mercaderías de almacén y el dinero de la caja, que había más o menos mil pesos en cambio”.

Pero eso no fue todo, también comentó que en la parte trasera del negocio guardaba “artículos de lencería que yo vendo desde hace años y eso también lo robaron junto con productos ‘Natura’ que tenía guardados en el mismo lugar y perfumes que eran para entregar a mis clientes. De eso no me dejaron nada”.

En su resumen, la comerciante estimó que el monto de lo robado “supera los cien mil pesos”.

A su entender, “han sido varios los ladrones y los peritos de la policía dijeron que el tema estaba difícil porque habían utilizado guantes y no había huellas y que si se trataba de menores se hacía más dificultoso aún porque no hay registro de huellas para cotejar”, dijo Gabriela a este diario y, a modo de anécdota, comentó que los ladrones actuaron con todo el tiempo del mundo “ya que se comieron una picadita en la parte de atrás antes de irse”.

“Volver a empezar”    

Con relación a si en el lugar había alarma o cámara de seguridad respondió negativamente debido a que “no se puede con tantos gastos, todavía estoy pagando una de las balanzas que me robaron” y completó diciendo que “con este golpe hemos retrocedido como veinte pasos del lugar adonde llegamos con tanto sacrificio”.

Más adelante contó que “hace más de un año que estoy en el rubro; antes estaba en Burgos casi Amado Diab y, el primero de mayo nos mudamos a este local porque era más cómodo y más económico. Ahora tenemos que volver a empezar”, dijo por último Gabriela Sáez.

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Car10

    Julio 25, 2017 at 10:43 pm

    Vecinos cobardes y complices de estos hdp….

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *