INCENDIO EN LA HABITACIÓN DE UNA VIVIENDA


Bomberos tuvieron que intervenir en un incendio que el pasado viernes por la tarde se produjo en la habitación de una vivienda ubicada en cercanías al Cementerio Municipal, un hecho donde no se registraron personas lesionadas pero sí daños en la propiedad que fuera afectada por las llamas.
De acuerdo con lo referido desde el Destacamento Bomberos de la Policía de la Provincia, minutos después de la hora 14 se recibió el llamado para que una dotación del cuartel concurriera al lugar escenario de este siniestro, una vivienda situada en Tandil entre Arenales y Rauch.
Unos cuarenta y cinco minutos tardaron los servidores públicos en sofocar el incendio, que se había iniciado en una de las habitaciones del domicilio, el lugar que resultó más afectado por las llamas. No sólo en su construcción, sino también porque el fuego alcanzó a las cosas que en el interior de ese cuarto había.
Cintia Soledad Mercuri, una mujer que dialogó con EL TIEMPO en el lugar del incendio, afirmó que muy posiblemente un cortocircuito en la instalación eléctrica haya sido el causante del siniestro.
“Nosotros creemos que el fuego empezó por la electricidad. Empezó y se prendió fuego todo arriba de un mueble y se quemó ropa que había guardada”, señaló la mujer sobre lo que fue ese incendio, que dejó prácticamente inhabitable en lo inmediato al cuarto, ya que las llamas afectaron los tirantes y las tablas de madera del techo de esa habitación.
“Mi sobrina estaba sentada en la cocina con una amiga y cuando fueron a ver a la pieza ya estaba todo quemado”, agregó la mujer.
También dijo que en principio los vecinos fueron los que se encargaron de sofocar las llamas, utilizando para eso una manguera.
Después de apagado el fuego, se comprobó que los daños fueron de consideración.
“Ahora lo más urgente que se necesita es que vengan a hacer toda la instalación de luz nueva, que se quemó toda”, señaló la mujer, quien también detalló que el incendio había quemado los tirantes de la pieza “donde duermen los nenes”.
“Uno tiene dos años y el otro, siete meses. Y no tienen otro lugar para dormir”, agregó en ese sentido..
Los colchones de las camas -una cucheta, una de dos plazas y otra más pequeña del nene más chico- que estaban en la habitación siniestrada habían quedado inutilizados. “Mojados y con olor a humo, es imposible usarlos. Y tampoco se pueden usar las camas”, afirmó por último la mujer.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *