AUMENTO DE DIETAS Y SUELDOS

Incrementos a concejales, funcionarios y el Intendente: “¿Dónde está el sentido común?”

 

En medio de una profunda crisis económica y financiera, en plena vigencia de la emergencia, nueve concejales aprobaron el martes un incremento de sus dietas y del sueldo del Intendente en un 100 por ciento, además del 38 por ciento para los funcionarios. El proyecto fue elevado por el propio Hernán Bertellys y se introdujo sobre tablas en la sesión del martes. Fue un debate acalorado entre quienes apresuradamente querían la aprobación y los que pretendían pasarlo a comisión para un mayor análisis. El Intendente habló y dijo que “Azul tiene que nivelar para arriba, en todos los aspectos”.

Concejales aprobaron un proyecto de Bertellys y aumentaron así el 100 por ciento sus dietas y el sueldo del propio Intendente, como así también el de los funcionarios políticos. Los concejales de GEN, UCR, PS y Cambiemos no iban a dar quórum al tratamiento del proyecto de incremento, pero finalmente volvieron en fila a sus bancas.
<
>
Concejales aprobaron un proyecto de Bertellys y aumentaron así el 100 por ciento sus dietas y el sueldo del propio Intendente, como así también el de los funcionarios políticos.

 

A mediados de enero de este año, en una sesión extraordinaria el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la declaración de la Emergencia Administrativa, Económica y Financiera de la Municipalidad de Azul por un año, que había sido solicitada por el intendente Hernán Bertellys ante la crisis del municipio. Así, el legislativo local le dio una herramienta importante para manejar el caos en el que quedó la administración después del paso de José Inza por la Intendencia.

Pero el martes por la noche, nueve concejales dejaron a un lado la emergencia y aprobaron sobre tablas, con mucha celeridad, un proyecto de Ordenanza elevado por Bertellys que incrementa sus dietas y el sueldo del propio Intendente un 100 por ciento, como así también aumenta el de los funcionarios un 38 por ciento aproximadamente.

Lo que hicieron para lograr aumentar sus dietas fue eliminar la categoría más baja de la escala salarial por la que se calculaban sus remuneraciones. Al sacarla, ahora se calculan en base a una categoría superior que, desde luego, tiene un sueldo más alto.

Es que la Ley Orgánica de las Municipalidades establece que las dietas de los concejales es el equivalente de hasta tres meses y medio del sueldo mínimo de la escala salarial de 40 horas semanales; mientras que el sueldo del Intendente es igual a 14 haberes básicos también de la categoría inferior y de 40 horas semanales.

Hasta el martes, la categoría inferior en la escala salarial era la de Ingresante. El vericueto que encontró Bertellys, y al que se sumaron nueve concejales, es que esa categoría tiene un régimen de 35 horas, no de 40 como marca la LOM.

Con ese argumento la eliminaron y ahora pasarán a calcularse sus haberes por la de Administrativo 5 que representa el 100 por ciento más.

En lo que hace a los funcionarios políticos, ató sus sueldos al incremento otorgado a los trabajadores, que fue aproximadamente el 38 por ciento acumulativo. Para esto, además, derogaron la ordenanza de 2013 que estableció el desdoblamiento de la escala salarial de trabajadores por un lado y planta política por otro. En su momento, uno de los fundamentos para separar ambas escalas fue que los aumentos que recibieran los trabajadores no se trasladaran automáticamente a los funcionarios, exactamente lo que pasa ahora a partir de su derogación.

Si bien los números concretos aún no están, los concejales pasarán a cobrar un bruto de más de 24.000 pesos y el Intendente casi 100.000 en concepto de sueldo y más de 25.000 por gastos de representación.

La urgencia y el momento 

La forma en que se presentó el proyecto creó polémica en el recinto. Es que llegó sin la firma de Bertellys -su autor-, sin membrete, en horas del mediodía, para que se tratase sobre tablas en la novena sesión que se realizaría a la tarde.

Los números para aprobarlo les daban: tenían los votos de todo el bloque Peronista-Justicialista integrado por Santiago Zaffora, Florencia Goyeneche, Liliana Vera, Estela Cerone, Omar Seoane y Pedro Sottile; más el del Frente Renovador de Ulises Urquiza, el de Construcción Renovadora de Viviana del Río y el de Diversidad Progresista de Maya Vena.

Por esto fue que lo presentaron sobre tablas y no accedieron a pasarlo a comisión para su estudio como pedían los otros concejales presentes en la sesión: Juan Sáenz de la UCR; Claudio Molina, Omar Norte y Pablo Zabalza del GEN; Erica Torena del Partido Socialista y Néstor Álvarez de Cambiemos -Manuela Arrarás, de ese bloque, estuvo presente en la sesión pero al momento de la votación ya se había retirado-.

Otra cuestión es la urgencia demostrada por los nueve concejales en aprobar el incremento de sus dietas, cuando demoraron meses para expedirse sobre el aumento de la Tasa Urbana que impactó a todos los contribuyentes. Lo particular primó sobre lo general. Así lo demostraron el martes por la noche.

Y hablar del momento parece ya redundante, pero es necesario hacerlo. Bertellys mandó el proyecto cuando viene pidiendo colaboración a los vecinos desde que asumió, y cuando no deja de repetir la grave crisis económica en la que está inmersa Azul. Incluso, ayer hizo declaraciones y señaló que se está entregando “de a poco” la ropa de trabajo a algunos empleados porque no hay plata; sin olvidar que armó un plan en comodísimas cuotas para pagar la deuda que tiene con los proveedores.

Aún así, su proyecto llevó a incrementar su sueldo y el de los concejales en un 100 por ciento; y un 38 por ciento el de su numerosa planta política, con el visto bueno y el voto positivo de los nueve concejales. Así están las cosas.

El tratamiento 

En el proyecto de Ordenanza elevado por el intendente Hernán Bertellys fue el último que se puso en tratamiento en la sesión del martes.

Pedro Sottile abandonó su asiento en la presidencia del cuerpo y bajó a una banca para darle lectura. Cuando terminó, no hizo consideraciones porque aseguró que el proyecto se justificaba en sí mismo. Así, sin más, volvió a su sitio.

Luego, llegó el pedido de cuarto intermedio de Juan Sáenz para poder hablar con los distintos bloques y que el proyecto pasase a comisión para su estudio. Y se hizo el cuarto intermedio, pero no hubo acuerdo.

Así, Saenz, Molina, Zabalza, Torena, Norte y Álvarez -Arrarás ya había desparecido del recinto- salieron con la idea de retirarse de la sesión y no dar quórum para que el proyecto no pudiera tratarse. Más de media hora pasó hasta que se los vio ingresar nuevamente al recinto y ocupar sus bancas.

Vino después una votación algo confusa para el presidente del cuerpo. Mientras que Sottile pensó que se estaba aprobando el proyecto, en realidad se estaba planteando la moción del pase a comisión.

Al momento de fijar posturas en defensa, de los nueve concejales que lo aprobaron sólo dos hablaron y fundamentaron su voto: Zaffora y Urquiza. Ambos, llamativamente, se mostraron preocupados por cómo titularían los medios el aumento. Y se tituló como lo que es: se aumentaron los sueldos el 100 por ciento. ¿Cómo lo hicieron?: eliminando una categoría de la escala salarial. Zaffora hizo hincapié en que decir que se aumentaron los sueldos es una “verdad a medias” porque no son ellos los que fijan sus dietas sino la Ley Orgánica de las Municipalidades. Urquiza, tal su costumbre, tuvo algunas definiciones llamativas para justificar el aumento: por ejemplo, dijo que estaban expuestos permanentemente y que si no se tiene un “incentivo” es difícil afrontar esa exposición.

De quienes pedían el pase a comisión, hablaron Norte -que puntualizó en los errores del proyecto de Bertellys-, Sáenz -que pidió diálogo y consenso, y cuestionó la forma en que se elevó-, Molina -que dijo que el aumento es “un verdadero disparate”– y Álvarez -que fue corto y contundente: dijo que no iba a aprobar ningún proyecto que no se pudiese estudiar-.

Llegó luego la votación -ahora sí del proyecto- y la aprobación por mayoría del aumento desmesurado del 100 por ciento visto lo que se vio…

“SIENTO VERGÜENZA DE PERTENECER A ESTE CONCEJO”

 

04082016_06-molina

Al fundamentar su posición de no querer aprobar sobre tablas el proyecto, Claudio Molina del GEN apuntó que se estaba tratando un aumento de las dietas de los concejales de un 100 por ciento “en el marco de la peor crisis económica de Azul”.

Advirtió que permanentemente se escucha al Intendente y a sus funcionarios decir que no hay plata y de repente presentó el proyecto sobre tablas, sin dar lugar al estudio ni la discusión.

“La verdad, siento vergüenza ajena de pertenecer a este Concejo Deliberante y tratar este tema de la manera en que se lo pretende tratar”, sostuvo.

En la misma línea, el edil advirtió que “parece que no les importa lo que le pasa a la comunidad. Les interesa el sueldo, poder llevarse la plata al bolsillo. Y después se le pide esfuerzo a la comunidad, pero nosotros nos aumentamos el 100 por ciento. Es un disparate”, y luego se hizo una serie de preguntas: “¿Dónde está el sentido común? ¿Cuál es el mensaje que le estamos dando a la comunidad? ¿Se terminó la crisis económica?. Después de esto no los quiero escuchar más hablando de crisis económica. Verso”.

Hizo entonces un llamado a la reflexión, un poquito de cordura, de sentido común a los concejales que luego votarían el aumento.

Después explicó que sería adecuado que los concejales tengan el mismo aumento que consiguieron los trabajadores: un 18, 8 y 8 por ciento, que acumulativamente da un 37,50 por ciento.

“Está bien que los concejales y los funcionarios cobremos un aumento, pero no este porque la política se hace con gestos. Si hay crisis tenemos que tener un gesto hacia la comunidad”.

Apuntó que si bien el sueldo de los concejales es bajo -alrededor de 10.000 pesos- el aumento debería darse cuando el municipio esté en condiciones.

Habló también de la cantidad de funcionarios que tiene la gestión Bertellys y de los asesores que ha nombrado, además de la gente que sigue ingresando. “¿Qué quieren hacer con la Municipalidad?”, remarcó.

“NO ESTAMOS ACÁ POR UN SALARIO”

 

04082016_06-zaffora

Santiago Zaffora -del bloque Peronista-Justicialista- encaró la defensa del proyecto haciendo alusión a que existen “verdades a medias” ya que “no tengo dudas que el discurso va a ser que los concejales nos aumentamos 100 por ciento la dieta, en un momento en que la plata no alcanza. ¿Es cierto?. Sí, es cierto. Lo que tiene de falso es que en realidad los concejales no nos fijamos la dieta”, sino que está establecida en la Ley Orgánica de las Municipalidades.

Al igual que el proyecto de Bertellys, siguió el razonamiento de que históricamente se liquidó mal los sueldos a los concejales porque la categoría Ingresante era de 35 horas semanales y la ley indica que debe ser de 40.

En ese marco, dijo que el municipio tiene “la suerte” de que ningún ex concejal haya hecho el reclamo judicial por la mala liquidación de una categoría que es “es una ficción jurídica” porque hace años que sólo se la utiliza para calcular los sueldos y

Entonces, argumentó que eliminándola se evita “el potencial riesgo de recibir cataratas de juicios millonarios por una mala liquidación. Ese es el quid de la cuestión”.

En lo que hace al aumento de los funcionarios políticos, apuntó que “tienen que estar bien pagos. Cuando se paga bien, se puede tener gente idónea”.

Luego pidió que se sincere la discusión porque “estamos como el perro que se quiere morder la cola. Discutiendo los mismos temas, siendo una comunidad que no encuentra salida por ningún lado, todos inmersos en una mediocridad que ahoga”.

Y añadió que “el discurso que inunda todo es el no se puede, el cómo vamos a pagar unos pesos más, para qué”.

Más adelante se animó a aventurar que “nadie viene acá por el sueldo. Los que estamos acá es porque lo hacemos con pasión. No estamos acá por un salario. Esto también es parte de la verdad” (NdeR: verdad a medias, siguiendo sus propias palabras, ya que un compañero de bancada durante el cuarto intermedio justificó que aprobarían el aumento de dietas porque hay concejales que no tienen otro trabajo y lo necesitan).

“ES DIFÍCIL SOBRELLEVAR ALGUNAS COSAS SI NO SE TIENE UN INCENTIVO”

 

04082016_06-urquiza

Desde el Frente Renovador, Ulises Urquiza, indicó “qué difícil es establecerse el sueldo de uno mismo” y luego dijo que el hecho de estar expuestos públicamente es un costo que se debe afrontar, pero con un incentivo… “Es difícil sobrellevar las situaciones cotidianas si uno no tiene un incentivo”, fue textualmente lo que expresó.

Después, marcó que los 18 concejales tienen la opción de renunciar a la dieta “en su totalidad o en la parte que cada uno considere”.

Asimismo, pidió “no ser hipócritas en el discurso” a quienes solicitaban el pase a comisión del proyecto. “Es mucho más fácil decir que no es momento, porque a muchos vecinos eso les va a caer bien”, sostuvo por último.

“UNA GROSERÍA LEGISLATIVA” 

04082016_06-saenz

Juan Sáenz, de la Unión Cívica Radical, fue quien solicitó el pase a comisión del proyecto para poder debatirlo. Pero su moción no prosperó.

“Me cuesta mucho aceptar que, en el ámbito de este Concejo donde distintas fuerzas políticas estamos de acuerdo en el fondo de la cuestión, tengamos que tener este procedimiento que no es habitual, como es el de aprobar un proyecto de Ordenanza sobre tablas que tiene que ver no sólo con la dieta de los concejales sino también con los sueldos de los funcionarios de la planta política”, remarcó.

El fondo de la cuestión para el concejal es que es necesario corregir las distorsiones de la Ordenanza que se derogó y jerarquizar el municipio. Por esto es que pedía el pase a comisión, para intentar llegar a un consenso entre todos los concejales y presentar un proyecto definitivo “que realmente sea algo útil y no que sea un parche, como el que se intenta llevar adelante”.

Insistió en que “me cuesta aceptar esta situación” y llamó a la reflexión a los concejales que sostenían el proyecto para que pudiese ser analizado en comisión.

Advirtió que una de las cuestiones a estudiar, de la que nadie habló, es si presupuestariamente afecta o no al municipio. “No sabemos si impacta negativamente sobre el presupuesto municipal”, el aumento que finalmente se otorgaron eliminando una categoría.

Y en ese marco, recordó que cuando el Concejo trató el tema de la Tasa Urbana -rechazando los incrementos desmesurados del Ejecutivo, en contra de lo que había aprobado el Legislativo-, “enseguida nos salieron a decir que pretendíamos desfinanciar al municipio. Sin embargo, ahora no se dice nada con respecto a esto”.

Sáenz pidió “hacer las cosas bien”, es decir llegar a acuerdos políticos entre las distintas fuerzas que integran el Concejo y sancionar una Ordenanza que realmente sea útil.

Por último, a los concejales que defendían el proyecto, les dijo “si quieren votarlo que se vote, pero háganse cargo de las equivocaciones” y advirtió que la forma en que se presentó y se aprobó “es una grosería legislativa”.

“HAY QUE NIVELAR PARA ARRIBA”

“Es depende de cómo se vea el vaso, de qué lado. El vaso lleno o el vaso vacío, como se dice. Lo que nosotros vemos es que la eliminación de la categoría Ingresante va a poner en valor a una gran cantidad de trabajadores municipales. Me parece que pasa por ahí, y también poner en valor a los concejales, porque realizan una tarea que no está remunerada como corresponde. Hay que nivelar para arriba. Azul tiene que nivelar para arriba, en todos los aspectos”, expresó ayer, en una entrevista con el canal local Somos Azul, el intendente Hernán Bertellys.

Cuando la colega Carolina Di Cataldo le hizo mención que se habla de un momento inoportuno para que el Concejo Deliberante dispusiera el aumento del salario del jefe comunal, los funcionarios y los ediles, señaló que “hace treinta años que Azul tiene momentos inoportunos. A ver cuándo comienza a tener Azul momentos oportunos. Nosotros vamos por los momentos oportunos para Azul. Azul no va a ser una ciudad de segunda. No podemos tener concejales en inferioridad de condiciones salariales a otros pueblos vecinos ¿Por qué? ¿Por qué Azul es siempre menos? Azul tiene que ser más. Azul va a ir por más. Por lo menos ese va a ser nuestro intento en esta gestión y vamos a ir por todo. Por sanear todo, por traer la mayor cantidad de obras que podamos traer para Azul en estos cuatro años. En ese camino estamos”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *