ES UN COMERCIANTE QUE TIENE 35 AÑOS

Indagan hoy en Tandil por una entradera a un azuleño que había sido aprehendido el martes

Anteayer, en horas de la noche, fue arrestado después de que el auto que conducía no se detuvo en un control que policías de Vial Azul estaban haciendo en la Ruta 3. Tras una breve persecución, lo aprehendieron cuando el Volkswagen Vento que guiaba chocó contra una alcantarilla. Iba acompañado por tres sujetos más que en ese entonces se dieron a la fuga. Están investigando ahora si son los mismos que horas antes cometieron un violento robo en Tandil, hecho que tuvo como víctima en su casa a un empresario transportista.

 

El comerciante aprehendido manejaba un VW Vento que no se detuvo en un control policial y después chocó contra una alcantarilla.
DESTACAMENTO VIAL AZUL/PBA
<
>
El comerciante aprehendido manejaba un VW Vento que no se detuvo en un control policial y después chocó contra una alcantarilla. DESTACAMENTO VIAL AZUL/PBA

Un comerciante azuleño sospechado de haber sido uno de los cuatro sujetos que el pasado martes en horas de la noche cometieron una violenta entradera en Tandil, hecho donde resultara víctima un empresario transportista, será indagado hoy en la vecina ciudad por un fiscal que interviene en la causa penal que se inició por lo sucedido.

Identificado como Daniel Alberto Crescitelli y de 35 años, policías que en jurisdicción de Azul realizaban sobre la Ruta Nacional número 3 un operativo de control vehicular lo habían arrestado en horas de la noche de anteayer, instantes después a registrado ese robo en la ciudad serrana.

Alrededor de la hora 23.30 del martes, efectivos de seguridad pertenecientes a la Zona Vial y al Destacamento Vial Azul fueron quienes lo aprehendieron, cuando el auto que conducía Crescitelli no se detuvo en un control que se estaba realizando frente a la sede de esa seccional policial que está situada a la altura del kilómetro 297 de la Ruta 3.

El comerciante guiaba un automóvil Volkswagen Vento en el que iban tres sujetos más, los cuales lograron darse a la fuga después de que el rodado, una vez que evadió el control policial y comenzó a ser perseguido por dos patrulleros, terminó impactando contra una alcantarilla ubicada sobre una calle de tierra perpendicular a la ruta.

Según un vocero de seguridad, cuando el auto venía circulando en dirección Sur Norte hacia el lugar donde estaba el control policial, en principio su conductor disminuyó la velocidad del rodado para detenerse, aunque imprevistamente “aceleró e intentó atropellar al personal, para luego darse a la fuga”.

En esas circunstancias dos móviles de Vial comenzaron a perseguir al Vento, que terminó chocando contra una alcantarilla “al intentar escapar por una calle de tierra aledaña a la Ruta 3”, señalaron las mismas fuentes.

Una vez que el auto quedó detenido en el lugar donde impactó contra la alcantarilla, los tres sujetos que iban en el Vento como acompañantes lograron darse a la fuga a pie, “aprovechando la oscuridad y ocultándose en un pastizal”, por lo que no pudieron ser localizados por los policías.

Esos mismos efectivos arrestaron a Crescitelli, por no haber acatado la orden para detenerse en ese control policial que se estaba llevando a cabo frente a la sede de Vial.

Las sospechas de que el conductor y los demás ocupantes del rodado podrían estar involucrados en la entradera que horas antes había ocurrido en Tandil surgieron al requisar el rodado, en cuyo interior fueron hallados varios elementos que estarían relacionados con ese episodio delictivo.

En el auto se encontraron más de ocho mil pesos en efectivo, una réplica de un arma de fuego tipo pistola, armas blancas, relojes, guantes de látex, tres pasamontañas, una barreta, municiones de diferentes calibres y dos teléfonos celulares.

El robo

Crescitelli será indagado hoy en Tandil en el marco de un sumario penal en principio caratulado como privación ilegal de la libertad y robo doblemente agravado, por haberse cometido en poblado y en banda y por el uso de arma de fuego, expediente judicial en el que ahora figura como uno de los acusados.

Así fue caratulada esa causa penal que por lo sucedido el pasado martes en horas de la noche con el empresario transportista está instruyendo Luis Piotti, fiscal a cargo de la UFI 3 de la vecina ciudad serrana.

La víctima de ese hecho había sido identificada como Daniel Bayala, quien además de transportista ha tenido participación en el automovilismo zonal.

El martes, después de cenar, el hombre salió su casa para ingresar al garaje su camioneta Toyota Hilux y en esas circunstancias fue interceptado con fines de robo por cuatro sujetos.

El violento asalto tuvo como escenario una vivienda situada en una de las esquinas de Colombia y Portugal de esa ciudad distante a unos cien kilómetros de Azul.

Según versiones, los delincuentes aguardaron en el interior de un auto a que el empresario saliera de su casa para ingresar la camioneta y así llevar a cabo el hecho.

Los autores de esta entradera tenían sus rostros cubiertos y portaban armas de fuego con las que amenazaron de muerte a la víctima, logrando así ingresar con el hombre a su casa, en momentos que el resto de su familia no estaba.

A Bayala lo golpearon en la cabeza, al parecer con la culata de un revólver, lo que hizo que perdiera el conocimiento unos instantes y que más tarde tuviera que ser llevado al Hospital Santamarina para ser asistido, ya que presentaba cortes en el cuero cabelludo y diferentes traumatismos en su rostro, por lo que quedó internado en observación.

Una suma de dinero de alrededor de setenta mil pesos, un teléfono celular y varios cheques le sustrajeron los delincuentes a la víctima de este violento episodio delictivo.

Los investigadores del hecho manejaban la hipótesis de que en el robo al empresario habría existido un entregador, el cual sería un ex empleado de la firma comercial que es propiedad del transportista tandilense asaltado.

El dato

El comerciante azuleño -según fuentes policiales, propietario de un local de telefonía celular que está en Avenida Mitre entre Lavalle y Cáneva- fue indagado ayer en Azul, en la UFI 1, por la “desobediencia” que se le imputó al no detenerse en el control policial que se estaba haciendo en la Ruta 3. Durante esa audiencia llevada a cabo en los Tribunales de esta ciudad, el hombre se negó a declarar. Por la tarde fue trasladado a Tandil en carácter de aprehendido y hasta anoche permanecía en la sede de la Seccional Primera de esa ciudad, a la espera de lo que será hoy la indagatoria a la que deberá ser sometido por la entradera al empresario transportista.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *