INFARTADO, CAMINÓ 400 METROS 

Un hombre de 69 años, que se trasladaba en un colectivo hacia una localidad rionegrina, se bajó del transporte en el que viajaba porque se sentía mal, y caminó unos 400 metros hasta una estación de peaje en la ruta 3, cerca de Tres Arroyos, para pedir ayuda. Los médicos que lo asistieron comprobaron que había sufrido un infarto.

Se trata de Raúl Peinado, oriundo de Mar del Plata, quien viajaba hacia la localidad de Sierra Grande, en Río Negro. El último sábado tomó un ómnibus rumbo a la región sudeste de esa provincia patagónica pero sufrió un grave percance a la altura del peaje de ruta 3 en cercanías de la localidad de Tres Arroyos, donde permanece internado desde entonces tras sufrir un infarto.

En contacto con el portal marplatense 0223, su hija Carolina contó detalles del terrible momento que vivió su padre a bordo de un micro de la empresa Don Otto. “Alrededor de la 1 de la madrugada del domingo, él se sentía mal, descompuesto. Ante su insistencia, el chofer del ómnibus lo hizo bajar sobre el kilómetro 522, haciéndole firmar una planilla previamente para dar cuenta que lo hacía por su propia voluntad”, contó la hija.

La mujer señaló que su papá “se fue caminando, con su valija y bolso a cuestas hasta la estación de peaje lindante, donde dos efectivos policiales que realizan allí la custodia habitual lo socorrieron junto a empleados del lugar, quienes además solicitaron de inmediato una ambulancia del Hospital Pirovano”.

Posteriormente, el doctor Gabriel Guerra, encargado de su atención en la guardia del centro municipal de salud de Tres Arroyos, donde Peinado llegó sobre las 1,45, confirmó que el hombre había sufrido un infarto.

Estabilizado ahora pero internado en terapia intensiva en compañía de sus familiares, Carolina mostró su lógica indignación por la actitud de la empresa de transporte: “Tuvo que caminar infartado más de 400 metros para pedir ayuda. Ya estoy con una abogada y efectuaré las denuncias pertinentes. Todavía no sabemos qué fue lo que firmó, pero yo no voy a parar hasta que no den cuenta de la gravedad de lo que hicieron”, sentenció la mujer. (DIB)

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *