Iturralde: “Es una batalla política de largo alcance y no nos podemos equivocar en ninguna negociación”

El secretario General de La Bancaria Seccional Azul habló ayer con este diario y explicó el por qué del rechazo a la nueva oferta que les hicieron las Cámaras. Reconoció que si bien subieron del 9 al 15 por ciento la propuesta salarial, sigue siendo insuficiente por los índices de inflación real que se estiman para este año. Asimismo, el dirigente advirtió que las patronales no quieren firmar la cláusula gatillo ni reconocer otros “derechos adquiridos” que los bancarios ganaron con los años. Si el miércoles no hay acuerdo, podrían decretar un paro de 72 horas.


José Luis Iturralde, secretario General de La Bancaria Azul, indicó que si la semana próxima no hay acuerdo podrían endurecer las medidas de fuerza y decretar un paro de 72 horas. ARCHIVO/EL TIEMPO


El 15 por ciento de aumento salarial que las Cámaras empresariales ofrecieron en el transcurso de esta semana a los empleados bancarios, fue rechazado de plano por los dirigentes gremiales de La Bancaria que participaron en la que fue la segunda reunión paritaria. El rechazo no sólo fue por considerar insuficiente la propuesta sino también por no incluir la cláusula gatillo, el pago del día del bancario ni el bono que desde hace años cobran en enero.
Si bien la propuesta de los representantes de las distintas entidades que nuclean a los bancos públicos y privados fue superior a la que habían hecho en la anterior paritaria -que fue del 9 por ciento-, no conformó en absoluto ya que está bastante lejos de lo que consensuaron los bancarios pedir, que va desde un 24,8 por ciento a un 19,5 por ciento con cláusula gatillo.
Cabe señalar que el nuevo aumento del 15 por ciento que ofrecieron los bancos es escalonado y no acumulable: un 5 por ciento retroactivo a enero, un 4 a partir de abril, un 3 a partir del julio y otro 3 desde octubre.
El miércoles de la semana entrante las partes volverán a sentarse en una nueva reunión. Los bancarios ya adelantaron que si no hay acuerdo podrían encarar un nuevo paro de actividades, esta vez por 72 horas.
Rechazo al 15 por ciento   
El secretario General de La Bancaria Seccional Azul, José Luis Iturralde, habló ayer con este diario y explicó que “si bien las patronales se presentaron en el Ministerio y  levantaron el 9 por ciento que habían ofrecido al 15 por ciento fraccionado, es insuficiente y la rechazamos rotundamente”.
Advirtió que el ofrecimiento provino de las Cámaras, ya que “el gobierno no puede intervenir porque es ilegal que lo haga en una reunión paritaria, pero en los hechos está detrás de las Cámaras, las maneja como títeres y trata de que la oferta salarial no sea mayor a las expectativas inflacionarias del 15 por ciento. Pero ese porcentaje es inferior a lo que estiman todas las consultoras privadas”, estimaciones que van desde el 22,8 al 25 por ciento de inflación para este año.
El dirigente apuntó que “desde diciembre venimos demostrando el poder de fuego que tiene el sindicato cada vez que hace paro bancario, pero también estamos demostrándole a las Cámaras y a la comunidad que tenemos una decisión de diálogo para llegar a un acuerdo, porque lo mejor es tener una buena paritaria y seguir trabajando todos”.
Añadió que “quien no quiere esa situación es el gobierno porque profundiza el conflicto en defensa de pautas inflacionarias irreales”.
Las tres propuestas de los bancarios     
En ese marco, habló de las tres propuestas que presentó La Bancaria en la mesa de negociación. Una de ellas es el 24,8 por ciento retroactivo a enero de este año; la otra es del 19,5 por ciento también retroactivo a enero más cláusula gatillo; mientras que la tercera es regirse por el índice de estudio de canasta familiar que, de acuerdo al análisis realizado por los economistas del gremio, da entre un 24 y un 25 por ciento. Todas las propuestas son en un solo pago.
“Estas tres propuestas fueron presentadas ante las Cámaras, que seguramente pedirán permiso al gobierno para ver si pueden aceptar alguna de ellas”, indicó Iturralde, para agregar que “nosotros no vamos a aflojar en nuestro pedido porque tenemos estudios técnicos que nos avalan y políticamente es correcta la actitud del sindicato”.
Asimismo, señaló que también reclaman el cobro del bono de enero que desde hace 12 años perciben y también el pago del día del bancario que representa un monto con índice de convenio. Ambos montos, dijo, “son derechos adquiridos” por lo bancarios a lo largo de los años.
“Si las Cámaras están de acuerdo con todo esto, estaríamos dispuestos en avanzar en un acuerdo, de lo contrario profundizaremos las medidas”, sostuvo y reconoció que ambas posturas aún están lejos.
En ese contexto, aseguró que serán las patronales las que tendrán que acercar posiciones en la próxima reunión que será el miércoles 14.
“Las Cámaras van a tener que llevar una contrapropuesta porque el 15 por ciento no lo aceptamos. Si van y siguen con lo mismo, será como decirnos que vayamos al paro”.
Un fallo de Chaco que beneficia a los bancarios   
En cuanto a los pasos a seguir, el dirigente consignó que “en esto hay que ser pacientes, prudentes y firmes. Esta es una batalla política de largo alcance y no nos podemos equivocar en ninguna negociación. El miércoles iremos y veremos la contraoferta que hagan. Si no estamos lejos, podemos evaluarla. Pero si siguen en una actitud intransigente, la próxima medida de fuerza sería un paro nacional de 72 horas. El que avisa no traiciona, esto ya lo venimos anunciando”.
También dijo que “admitimos que hay un cambio de actitud de las Cámaras. Será porque saben que están quedando demasiado evidentes ante la comunidad, que están jugando con una política gubernamental en achique y saben que enfrente hay un sindicato fuerte, con poder de fuego y de movilización”.
Por último, sostuvo que “los bancarios debemos tener paciencia, prudencia, firmeza y nunca dejar de movilizar. Con estos cuatro puntos, creemos, se le gana la batalla política al gobierno que se está inmiscuyendo en las paritarias privadas de manera insolente. Con Triaca (Jorge, ministro de Trabajo de la Nación) a la cabeza, parecen que son el caballo de Troya de todas las negociaciones paritarias”.
 
“ENTRE LA ESPADA Y LA PARED” 
En otro tramo de la nota que ayer hizo con este diario, José Luis Iturralde advirtió que “los bancarios no vamos a aceptar ninguna presión del gobierno”.
En ese marco fue que señaló que “hay un fallo de un juez en lo Contencioso Administrativo del Chaco que estableció que cuando una nueva paritaria no se firma, rige la anterior. En este caso, seria la de 2017”.
Explicó que de esa manera, “las Cámaras deberán pagar mientras tanto la cláusula gatillo a enero de 2017, cosa que todavía no han hecho porque apelaron el fallo. Pero como en cualquier momento puede quedar firme, están entre la espada y la pared: o pagan la del año anterior o arreglan la de 2018”.
Asimismo, el dirigente recordó que las paritarias de 2017 no salieron por acuerdo de las Cámaras y el gremio sino por un fallo judicial “que avaló a los bancarios. Si no hubiese sido así, nos hubiésemos quedado sin paritarias. Por eso, debemos estar firmes”.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *