ENTREVISTA

Jorge Aristegui: la previa de una monta diferente

Los jinetes en la charla que mantuvieron con EL TIEMPO dentro del campo de doma.Jorge Raúl Aristegui demostró lo que sabe y hace desde hace más de treinta años. El público lo premió con aplausos y afecto.
<
>
Jorge Raúl Aristegui demostró lo que sabe y hace desde hace más de treinta años. El público lo premió con aplausos y afecto.

Jorge Raúl Aristegui accedió amablemente a una entrevista con EL TIEMPO. La nota se realizó algunos minutos antes del esperado “duelo” criollo con Raúl Hernández, que se inició cerca de la hora 19. Aristegui venía de participar de un festival en Rauch donde, según afirmó, se dio uno de los mayores gustos de sus más de treinta años rondando por las domas: acompañar a sus tres hijos en una monta especial. En la charla también se refirió a su circunstancial rival de ayer, de quien se consideró colega y amigo.

El contacto con este matutino comenzó con el jinete recordando que ha estado varias veces por Azul; las primeras acompañando a distintos tropilleros, y luego en ocasión de participar de la Fiesta de la Vaca.

“Yo siempre tomé la jineteada como un trabajo, tratando de hacer las cosas bien. El resultado está a la vista. Lo más lindo es que te encontrás con amigos y conocidos; a veces con gente que hace mucho que no ves y otras con quienes ves todos los domingos. Te ponés a charlar con uno y con otro y se te va el día, a punto que no alcanza el tiempo para charlar con todos. Tengo la suerte de conocer por las jineteadas las veintidós provincias del país, además de Brasil, Uruguay y Paraguay. Es muy lindo entrar al predio y escuchar el aplauso de la gente, el saludo, las fotos, el firmar un autógrafo”, expresó.

Aristegui aseveró que jamás le dio temor montar a caballo, y que “siempre lo hice con fe, decidido, y así lo sigo haciendo. La continuidad que tengo durante todo el año me ayuda a estar físicamente bien”.

De pocas palabras pero con ideas claras, el jinete confió que “el caballo es la mitad de la monta. Él también es protagonista y hay que cuidarlo porque es una herramienta de trabajo”.

Acerca de la actividad que precedió a su presencia en el predio ferial de la Ruta N° 3 kilómetro 302,500, indicó que “vengo de una monta especial con mis tres hijos en Rauch. Eso lo hemos hecho en otros lugares, inclusive en Jesús María. Ellos montan muy lindo; ojalá no se lastimen y puedan llevar algún premio para la casa, que eso ayuda. Ese es uno de los recuerdos más lindos que me deja esta profesión”.

Lejos de generar animosidad hacia su circunstancial rival, consultado sobre Raúl Hernández señaló: “Tengo la mejor onda con este muchacho, un amigo uruguayo; es muy buen jinete. El compañerismo entre nosotros siempre está”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *