LA INICIATIVA ES DE LA FACULTAD PLATENSE DONDE SE DICTA LA CARRERA

Joven azuleña integra el voluntariado que viajará a Formosa para brindar atención odontológica gratuita

Escribe: Augusto Meyer De la Redacción de EL TIEMPO

“Hay una política totalmente ausente y eso es algo que lo podés ver acá mismo, alejándote veinte cuadras del centro de Azul. Allá (en Formosa) no hay vacas, no crece una lechuga y el agua que toman es la de lluvia que se acumula en piletones”, expresó a EL TIEMPO Juliana Fernández, quien solicitó la colaboración de la ciudadanía local para reunir alimentos no perecederos que llevarán a los habitantes de la empobrecida provincia del norte argentino. 

Una azuleña formará parte del voluntariado que viajará a Formosa para brindar atención odontológica gratuita a pobladores de zonas empobrecidas. FACEBOOK JULIANA FERNÁNDEZ
<
>
Una azuleña formará parte del voluntariado que viajará a Formosa para brindar atención odontológica gratuita a pobladores de zonas empobrecidas. FACEBOOK JULIANA FERNÁNDEZ

Una joven azuleña estudiante avanzada de Odontología, comprometida con la ayuda que demandan los que menos tienen, forma parte del Voluntariado de la facultad platense donde se dictan clases de esa ciencia que a fines de este mes viajará a Formosa para prestar un servicio gratuito de salud bucodental a familias de escasos recursos. Se trata de Juliana Fernández, quien cursa el quinto año de la carrera de Odontología en La Plata y ayer visitó la redacción de este diario para dar a conocer detalles de la iniciativa.

En la charla con EL TIEMPO, la chica de 25 años que es hija de un comerciante y una docente radicados en esta ciudad, se refirió a los alcances de una propuesta que tiene 17 años de trayectoria, y de la cual ella lleva formando parte cuatro años.

“Al voluntariado se suman chicos de primero a quinto año que tienen ganas de ir a dar una mano. Damos principalmente atención odontológica –atención primaria de la salud, como le decimos nosotros- y aprovechamos semejante viaje para llevar donaciones. En Formosa son escuelas-rancho, por lo que todo lo que podamos llevar –viajan docentes, graduados, estudiantes y residentes-, suma”, expresó Fernández, quien supo desempeñarse como Payamédica (voluntarios que procuran dibujar una sonrisa básicamente en personas que están hospitalizadas, preferentemente niños).

Indicó que, su vocación de estar atenta a las necesidades del prójimo, la impulsa a tener previsto realizar la Residencia en Odontología Social y Comunitaria en la misma casa de estudios.

“Los integrantes del voluntariado somos pibes con ganas de hacer lo que hacemos y nos movemos con autogestión. Pagamos el gasoil y a los choferes. La salida que hacemos es económica porque dormimos en escuelas y comemos lo que hay. Ellos (a los que asisten en sus intervenciones) son los olvidados de la Argentina; nosotros intentamos llevarle amor, salud y todo el resto que es un plus que suma”, agregó.

Precisó que el voluntariado –que se moviliza aprovechando el receso invernal- ha realizado viajes con el mismo fin a Santiago del Estero, Neuquén, La Rioja y, dentro de la provincia de Buenos Aires, a comunidades como Dolores y Bolívar.

“Este es el primer año que me animo a pedirle a mi gente de Azul. Desde muy chica siempre estuve dando una mano en distintos barrios desde la escuela (cursó en el Colegio Inmaculada Concepción). Quiero que en Azul vean qué es lo que estamos haciendo en La Plata; la gente del CUA (Centro Universitario Azuleño) y de Azul Rugby van a estar en el SUMAc y en la cancha de Avenida Urioste, respectivamente, recolectando alimentos no perecederos”, dijo Fernández al hacer la invitación para que la comunidad sume su colaboración.

Advirtió que, el miércoles de la próxima semana, todo lo que se recaude será llevado a La Plata, de donde saldrá el camión con destino a Formosa el domingo 29 de julio junto con el contingente del voluntariado, que permanecerá una semana allá desarrollando su labor solidaria.

“Somos 24 personas que tomamos tres centros operativos. Como son escuelas rurales, quizás no hagamos más de 250 chicos por centro operativo. Vamos a atender la salud bucal de un montón de gente que de otra manera no sabe lo que es ir al odontólogo. Cuando llegamos, somos el Papá Noel y Los Reyes Magos juntos. Somos el regalo de cumpleaños y un abrazo; hay mucho pueblo originario y todo el esfuerzo y el laburo que hacemos se justifica en el hecho de mantener ese encuentro”, manifestó.

Un grupo que se autogestiona

La joven azuleña indicó que durante el año, con peñas y otras actividades, el grupo del voluntariado recauda los fondos con los que pueden ir adquiriendo cepillos de dientes y utensilios para trabajar en la atención odontológica gratuita en aquellas regiones donde lo único abundante son las demandas mínimas insatisfechas. “Pasás de estar acá, calentito, a dormir en el piso; a no tener agua potable y a no poder bañarte durante una semana. Viajamos 2.000 kilómetros y lo hacemos de corazón, por amor. Es fuerte la experiencia pero intentamos que nadie la pase mal. Los docentes y chicos con más experiencia intentamos contener y acompañar para que la vuelta no sea tan dura”, mencionó Fernández cuando se le preguntó cómo eran los regresos tras la estadía en zonas empobrecidas del país.

Afirmó que allá donde todo es carencia, la falta de una presencia estatal es por demás elocuente, sobre todo en tiempos en que los políticos salen a la “caza” de los votos.

“Hay una política totalmente ausente que la podés ver acá mismo, alejándote veinte cuadras del centro de Azul. Imaginate allá donde no hay vacas, no crece una lechuga y el agua que toman es la de lluvia que se acumula en piletones. Nosotros preferimos quedarnos con lo bueno del amor que nos genera hacer esto y no con la indignación que da la falta de acción de la política. Los nenes recorren diez kilómetros para ir a la escuela, algunos no tienen zapatillas y no tienen agua para lavarse las manos antes de almorzar”, explicó.

“Una forma de vida”

La joven azuleña expresó que su mirada puesta en los que menos tienen es un camino “sin retorno”. “Esto lo tomé como una forma de vida y de alguna u otra forma lo voy a seguir llevando adelante. Mi idea es hacer esto en otras provincias y algunas ciudades del interior bonaerense; como odontóloga y azuleña me llenaría de honor poder hacer odontología social y comunitaria en Azul, Cacharí y Chillar. Nosotros que tenemos la posibilidad de ir a estudiar afuera, estamos obligados a devolverle a la ciudad lo que nos ha dado”, aseveró.

Al borde de las lágrimas afirmó: “A mí nunca me faltó nada”. “Mi viejo –señaló– un laburante de toda la vida, verdulero; mi vieja, maestra. Yo no puedo estar en paz si no comparto lo que tengo. En un primer momento mamé en la escuela todo lo que uno aprende de la religión, y esas enseñanzas no te las quita nadie”.

Hizo votos la entrevistada para que la política empiece a ser más igualitaria. “El Gobierno se confía en que el pueblo es muy solidario pero llega un punto donde la solidaridad no alcanza. Esta gente (por los pobladores formoseños) subsiste básicamente mientras les duren los alimentos que les podamos llevar. Acá hace falta una política de salud, de educación, porque no puede ser que en el año 2017 haya pibes que van a la escuela a comer. Eso te atraviesa, te llenás de bronca y con la bronca no llegás a ningún lado. El amor y las buenas intenciones son las cuestiones que nos deben hacer movilizar”, concluyó.

EL DATO

Juliana Fernández dijo que, para conocer detalles sobre la actividad que realiza el grupo que integra, pueden ingresar en el Facebook “Voluntariado FOLP”. Para acercar donaciones a los hermanos formoseños, los alimentos no perecederos se reciben en la verdulería de su padre, sita en Avenida 25 de Mayo y Corrientes; y el sábado en el SUMAc (donde estarán integrantes del CUA) o en la cancha de Azul Rugby Club. Como ayuda complementaria, la joven solicitó la colaboración de algún transporte que les pueda llevar lo que se recaude en Azul hasta La Plata.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *