ENTREVISTA CON EL TIEMPO

Kevin Johansen: “Tengo un lazo hermoso con Azul”

Imponente imagen del coliseo local, donde anteanoche se presentó Kevin Johansen + The Nada. Previo al show, el músico recibió a EL TIEMPO.Imponente imagen del coliseo local, donde anteanoche se presentó Kevin Johansen + The Nada. Previo al show, el músico recibió a EL TIEMPO.
<
>
Imponente imagen del coliseo local, donde anteanoche se presentó Kevin Johansen + The Nada. Previo al show, el músico recibió a EL TIEMPO.

El músico casado con Lala Franco (hija de “Cacho”, consagrado ex piloto de automovilismo azuleño) se presentó anteanoche en el Teatro Español. Minutos antes de subir a escena recibió a este diario. Habló de la gira que viene realizando y, como no podía ser de otra manera, de esta ciudad. “Es casa. Es un lugar donde he compuesto; donde he descansado; donde uno encuentra esa conexión con uno mismo para luego conectar con los demás”, definió. –

Kevin Johansen tiene un vínculo estrecho con Azul. En esta ciudad donde residen sus suegros –está casado con Lala Franco, hija de “Cacho”, consagrado ex piloto de automovilismo-, el músico ha encontrado la inspiración para sus canciones más allá de hallar el necesario descanso para un trabajo que muchas veces no conoce de pausas extendidas. De hecho el artista que el sábado se presentó en el Teatro Español, plasmó anoche su show en Mar del Plata. En este medio, minutos antes de subir a escena recibió a EL TIEMPO para dar cuenta, inicialmente, de la tarea que lo tiene ocupado desde hace un tiempo.

“Estamos en medio de una gira linda, importante. La llamo la gira sin fin. Venimos con mucho viaje por Latinoamérica. Estuvimos en el sur de Chile, en lugares como Puerto Varas, Temuco, Valdivia, Santiago y Valparaíso. Ahora estamos en la gira bonaerense: Tandil, Azul, Mar del Plata, Bahía Blanca y continuamos luego para la Patagonia. Muchas cosas lindas. Y por el continente también: en octubre y noviembre México; y luego por Europa, en países como España”, expresó.

Cuando se le preguntó por el sentimiento que representa en él una ciudad como Azul, señaló: “Un lazo hermoso; familia. De hecho estamos con tres de nuestros hijos acá, así que felices”.

Acto seguido comentó que no es la primera vez que llega con su música al principal coliseo local.

“En contadas excepciones pero hemos estado. La primera creo que hace más de diez años. Alguna que otra hace cinco. Es como que cada cinco años, más o menos, venimos al Teatro”, especificó, para confiar que está Azul entre los puntos geográficos donde encuentra inspiración para sus canciones.

“Es un lugar donde he compuesto; donde he descansado; donde uno encuentra esa conexión con uno mismo para luego conectar con los demás. Es casa”, advirtió.

Kevin y…“la aplanadora del folk”

“Mis Américas representa un poco la esencia. Junto a The Nada, con quienes estamos desde hace quince años y a quienes yo les digo cariñosamente ‘la aplanadora del folk’, reunimos el folk del norte que yo conocí de Alaska y de mi infancia gringa hasta los 12. Después, mi adolescencia en Argentina recalando en tierras de mi madre, que era además una persona muy latinoamericanista y folclorista. Tuve la suerte de tener una madre que era muy melómana, aparte del boom del folclore nuestro que a su vez era un suceso del folclore latinoamericano porque también explotaba en Chile y Uruguay. El cono sur brillaba en ese momento. Creo que está muy presente esa música en todos mis discos”, refirió Johansen acerca del material discográfico que viene presentando.

Mencionó que la globalización también llegó a la música, y que eso se refleja en las letras de tus canciones.

“Yo he vivido diez años en Nueva York y los amigos argentinos que viven hace veinte o treinta años allá te dicen ‘mirá qué país te elegiste gringo’ y acto seguido te dicen: ‘bueno que acá, con Trump, no sé dónde vamos a vivir’ a lo cual yo les dije: ‘lo que pasa muchachos es que ya no es el país; es la humanidad’. La plaga somos nosotros”, señaló.

Kevin planteó el placer que representa en su carrera el poder contar, en los shows y/o en los discos, con distintos músicos latinoamericanos.

“Tenía ganas de que participaran muchas personas que admiro. En el disco está desde Marcos Mundstock, de Les Luthiers, a Palito Ortega; gente como Ricardo Mollo, quien viene más del palo del rock pero conoce el folclore y por eso está en un tema que se llama la Zambaguala. El Pity Álvarez, que le pone esa cuota de niño herido del rock y la Miss Bolivia con un rapeo poético. También están Lito Vitale, Javier Casalla de Bajo Fondo y artistas internacionales como Arnaldo Antunes de Brasil; el Macha Asenjo de Chico Trujillo de Chile; los chicos de Kanacu y El Tigre de Perú; y un homenaje a Barranquilla (Colombia). Hay una fuerte presencia de la música argentina expandiéndose hacia Latinoamérica”, sostuvo.

Un “des-generado” musical

Johansen se refirió a su condición de “trotamundos” de la música y a las enseñanzas que adquiere a medida de conoce o redescubre lugares y amigos.

“Cuando digo que somos desgenerados respecto al género musical tiene que ver justamente con amar la música toda, abrazarla y sobre todo querer aprender permanentemente porque si bien mi género es la canción en sí, y es lo que conozco, uno aprende de las Américas. Nuestros viejos tenían en las bateas música brasileña; había algo de jazz; había algo de folk del norte; había algo de nuestro folclore. Esa amalgama; ese abanico amplio de sabores de género es lo que está presente en mi música y va a estar siempre”, afirmó.

Kevin dijo que, más allá de la condición de compositor y músico en escena, se plantea incursionar en otras facetas de los pentagramas.

“A cualquiera que escribe le interesa incursionar en otro formato. El que escribe un guión de cine, a veces tiene ganas de escribir cuentos cortos o una novela; y el que escribe canciones por ahí le da por escribir un guión. Es mi caso, obviamente es así. Me interesan diferentes formatos de escritura pero eso es también una decisión, como cuando uno decide hacer un tema para una película. Es un tiempo; necesitás parar uno o dos años y dedicarte a full a eso y descubrir otro lenguaje. Siempre está presente la posibilidad”, concluyó.

DE ALASKA A USUAHIA

Imponente imagen del coliseo local, donde anteanoche se presentó Kevin Johansen + The Nada. Previo al show, el músico recibió a EL TIEMPO.
<
>
Imponente imagen del coliseo local, donde anteanoche se presentó Kevin Johansen + The Nada. Previo al show, el músico recibió a EL TIEMPO.

Kevin Johansen nació en Alaska de 1964. Es hijo de madre argentina y padre norteamericano. Tuvo un breve paso por el rock local argentino con Instrucción Cívica (“Obediencia Debida”, 1985). En 1990 se fue a redescubrir la América del Norte de su infancia y vivió allí casi 10 años. En el 2000 regresó a Buenos Aires, donde se instaló definitivamente. The Nada lleva por nombre el grupo fundado por Johansen en Nueva York, donde grabó su primer disco también titulado “The Nada” y sorprendió por el eclecticismo, bilingüismo y sutileza de las canciones. De a poco conquistó a la crítica y al público, convirtiéndose en un referente del circuito alternativo de Buenos Aires y, prontamente, también en España. El disco “Sur o no Sur” (2002) tuvo nominaciones para tres premios Grammy Latinos en las categorías “Álbum del Año”, “Canción del Año” y “Mejor Video”. Entre otros, ha compartido escenario y/o materiales discográficos con: Lila Downs, Rubén Rada, Daniela Mercury, Natalia Lafourcade, Paulinho Moska, Lisandro Aristimuño, Fernando Cabrera, Orquesta El Arranque, Palito Ortega, Ricardo Mollo y Pity Álvarez, entre otros.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *