La Adoración Eucarística

La Adoración Eucarística es una forma de oración, es decir cuando se reza es la adoración que se dirige especialmente a Dios. Es el reconocimiento desde la fe que Jesús está realmente presente en la Eucaristía. Esta adoración que se hace ante la presencia de Jesús expuesta en la Eucaristía.

Es una práctica tradicional, las horas santas. A veces se realizan un día de la semana todo el año, pero también se dedican todo el mes, las 24 horas de todos los días a estar rezando como comunidad parroquial ante el Santísimo.

Se hace esta práctica de adoración por las intenciones que son comunes, incluyendo a toda la comunidad y por las de cada uno. O sea todos los que van a rezar pueden llevar sus intenciones particulares. Pero algunas son muy generales.

El Papa Francisco pide a todos los creyentes que recen por él. Por eso en primer lugar se pide por el Papa y sus intenciones. También se reza por el Congreso Eucarístico que será en Tucumán en el mes de julio de este año y se unen en la oración pidiendo por este acontecimiento religioso que será más que importante. De hecho la adoración se hace con la custodia que tiene la forma de Argentina que es la del Congreso, precisamente la de los franciscanos, así que es el segundo motivo de la oración.

Lo que pide el Obispo Diocesano que se rece por alguna intención local, que es el tercer motivo. Se decidió que sea por las vocaciones sacerdotales. Para nosotros es una prioridad ha expresado el Cura Párraco José Luis Depascuale.

El tema de las vocaciones sacerdotales es importante porque la Iglesia Católica, siguiendo el pensamiento del Papa Francisco necesita de muchos presbíteros católicos que salgan a la calle a predicar, llevar una palabra de aliento, de estímulo para devolverle la fe, la esperanza a la población.

En esta ciudad se realizó la Adoración Eucarística el mes pasado en la Iglesia Catedral donde se rezó para que se resuelva el gran problema que significa las pérdidas de fuentes laborales. Esa es una preocupación de la Iglesia Católica porque considera que es uno de los grandes males. No se habla del sustento de una familia, que ya es fundamental, sino que desde la doctrina clásica de la Iglesia Católica el trabajo ayuda a la dignidad de la persona. Ayuda a ser más plenos, a realizarse como hijos de Dios, como personas. Es decir ganarse el pan con su trabajo, (antes se decía con el sudor de su frente) y que tanta gente, realmente que tantas familias, se queden sin trabajo es un gran drama y lógicamente se está pidiendo para que ello se contrarreste.

El trabajo es un bien en sí y en ese trabajo está el sustento de la familia y el bienestar de la economía de la ciudad.

También las Cáritas que existen en esta ciudad están colaborando en lo que necesiten las familias afectadas, para una mejor solución.

Seguramente que muchos de los que participaron de la Adoración Eucarística lo hicieron, además de las intenciones generales, por sus intenciones particulares. Entre ellas que el amor supere al odio, que el otro, aunque piense distinto, tenga creencias distintas, no es un enemigo sino un hermano al que hay que quererlo, protegerlo y ampararlo.

Es necesaria la existencia en la persona humana de la fe, la esperanza, y es más importante poseer la humildad de pedirle a Dios por medio de la oración. Esa es la importancia que tiene la Adoración Eucarística.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *