LA SEMANA POLÍTICA

La Argentina tinellizada

El patético espectáculo que dieron el presidente Mauricio Macri y el animador Marcelo Tinelli satiriza algunas de las máscaras de una Argentina irredenta.
<
>
El patético espectáculo que dieron el presidente Mauricio Macri y el animador Marcelo Tinelli satiriza algunas de las máscaras de una Argentina irredenta.

El encuentro del presidente Macri y el animador Tinelli, junto al manejo mediático,  expresa la turbación de un país que aún rastrea su rumbo. Impacto por la muerte del ex ministro Arlía, hombre clave para que Bertellys llegara a ser Intendente. ¿Aroma a nepotismo en un gabinete recargado? Obras: anuncios y listado. Investigan a Scioli.

 

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

Resulta una tarea penosa comprender las necedades de este país que se boicotea, disfrutando de sus propias miserias. No queda claro cuál de los dos es más turbador: si el presidente Mauricio Macri, que sigue envuelto en la nube de gas de los globos del PRO o Marcelo Tinelli, aquél que siempre tiene el olfato para ir en consonancia con los avatares de los sectores medios argentos y lo traduce en la sátira de los personajes en cuestión. La “reunión cumbre” que tuvo lugar en la residencia de Olivos que incluyó  los rostros patéticos desfigurados de Macri y Tinelli mediante una aplicación de celular (el snapchat) corrió el umbral de cómo la política y los políticos se someten al poder de los medios. Ya resulta obvio: el turbado resultó el Presidente y el animador seguirá viendo pasar la lista de mandatarios que se sintieron como estúpidos frente a las cámaras de televisión, esa obsesión de la dirigencia política. Tinelli continúa haciendo su negocio.

Un cabaret  

¿Ese es el tema de fondo o nos siguen entreteniendo mientras los datos que se conocen de la economía demuestran un derrumbe de la actividad industrial, de la construcción, con recesión, pérdida de empleo, demanda social creciente y millones de pobres que no surgieron de ahora sino que vienen del gobierno kirchnerista que, cínicamente, procuró  disimular para no “estigmatizarlos”. La escenografía de un final de ciclo en un cabaret de arrabales impíos entre los que se fueron y los que están.

Eso sí, siempre en nombre de la Patria, en una Argentina que duele. La derrota cultural que hoy enfrenta el proyecto que pergeñó el kirchnerismo se da en un terreno no sólo político sino en el pecado mortal que significó la corrupción sistematizada en los recovecos del Estado. De lo primero se puede retornar; de lo segundo, no. Pero lo grave es el vacío que se produjo con la aparición de un gobierno como el de Cambiemos, sustentado en el ensayo y el error, desorientado, con transferencia de ingresos a sectores concentrados de la economía pero que ni siquiera se solidifica como un proyecto económico neoliberal. En el plano externo se visualiza mayor precisión en su postura ideológica. En el interno, están aprendiendo. El ejemplo medular es cómo se manejó la urticante cuestión de las tarifas de los servicios públicos.

 

Obras y ¿nepotismo?

El intendente de Azul, Hernán Bertellys se subió a ese carro más por necesidad y como víctima de ninguneos que por razones más profundas. Es fiel expresión del desmoronamiento del sistema de partidos y la desorientación que se esparce por doquier. La sesión del martes venidero en el Concejo Deliberante puede resultar un buen ejemplo.

Hay otro tema que hace a la integración del Departamento Ejecutivo. Cierto aroma a nepotismo asoma con la designación del hijo del Intendente como secretario privado. Se trata de Rodrigo Bertellys, de 25 años y de profesión chef. A ello se agrega algún matrimonio o familiar de algún funcionario, más los asesores, algunos con funciones poco claras. ¿No será mucho?

En lo que hace a la gestión, por ahora hay sólo anuncios y un llamado a licitación para repavimentar 53 cuadras. Hay expectativas para que los próximos meses se empiecen a concretar obras de cierta envergadura. En la página del Ministerio de Infraestructura de la provincia se mencionan distintos emprendimientos: la represa La Isidora con finalización a fin de año. Mejoras en escuelas por casi 12 millones y medio de pesos que incluyen “agregar 16 aulas, 3 gabinetes y un área de gobernación”. No se entiende que significa esto último ni tampoco da detalles a que establecimientos se refiere. El listado incluye “Mantenimiento del desagüe pluvial de Azul” por $ 4.789.400. No indica a qué desagüe se refiere (no hay uno solo en la ciudad) y agrega: “estamos trabajando en la corrección del funcionamiento del desagüe pluvial para que los vecinos de Azul estén tranquilos cuando llueve. Estas obras también implican nuevas alcantarillas que garantizarán el correcto escurrimiento pluvial y la tranquilidad de cada vez más vecinos”. La falta de precisiones suena más a propaganda aunque la finalización está prevista para este mes de agosto.

No se mencionan ni las 53 cuadras antes citadas ni obras que anunció la gobernadora María Eugenia Vidal cuando vino a esta ciudad.

 

Una muerte que golpea

La imprevista muerte de quien fuera ministro de Economía y luego de Infraestructura de la provincia, Alejandro Arlía en Estados Unidos, donde estaba viviendo junto a su  esposa, provocó un fuerte impacto. Supuestamente se trató de un suicidio y se habla de un proceso depresivo. No se pueden sacar conjeturas de otra naturaleza en la medida que no aparezcan indicios pero su deceso impactó de lleno en el intendente Hernán Bertellys y en el secretario de Gobierno Alejandro Vieyra. El ex funcionario no sólo era el principal referente de la Agrupación Peronistas sin Fronteras sino que, en gran medida, fue el promotor político del actual mandatario comunal. Basta con recordar sus visitas a Azul y el respaldo, a través de obras, que le fue dando a Bertellys, desde donde cimentó su candidatura.

 

Investigación a Scioli

Como una trama macabra, este suicidio se da en momentos en que se está cerrando el cerco judicial al ex gobernador Daniel Scioli por presunto lavado de dinero a través de  empresas fantasmas y fraude apareciendo en escena la Jefatura de Gabinete que estaba a cargo de Alberto Pérez. Habría habido manejo de fondos extra presupuestarios en una suerte de caja negra. A esa investigación hay que agregarle una denuncia sobre manejos poco claros con los puertos de la provincia y la supuesta propiedad de campos en la zona de Tandil a nombre de testaferros, según lo informado por medios de esa ciudad.

El aparente suicidio de un ex funcionario, la investigación a un ex gobernador. Es como si los planetas se fueran alineando y alimentando a esta Argentina de máscaras que nutren la apología de la sátira. Para eso está Tinelli.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *