POR SU CALIDAD ACADÉMICA

La carrera de Agronomía fue categorizada a nivel internacional

Entre los aspectos que se tuvieron en cuenta para la acreditación estuvo la infraestructura.
<
>
Entre los aspectos que se tuvieron en cuenta para la acreditación estuvo la infraestructura.

Recientemente logró la acreditación para el MERCOSUR, lo que la posiciona entre las facultades mejor calificadas del país y de la región. “Es un orgullo para nosotros, es una evaluación integral en la cual participaron todos los integrantes de la comunidad educativa”, resaltó la decana de la casa de altos estudios, Liliana Monterroso.

La carrera de Ingeniería Agronómica de Azul acaba de recibir la acreditación de calidad académica para el MERCOSUR por seis años.

Esta acreditación, bajo el sistema denominado ARCU-SUR, a cargo de la Red de Agencias Nacionales de Acreditación reconocidas para tal fin por los estados parte, tiene como marco el memorándum de entendimiento sobre la creación e implementación de un sistema de acreditación de carreras universitarias para el reconocimiento regional de la calidad académica de las respectivas titulaciones en el MERCOSUR y los Estados asociados (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile).

Este proceso de acreditación de la calidad de la formación de grado permite la mejora sustancial de la calidad de la educación superior y el consecuente avance del proceso de integración regional, facilitando la movilidad de personas entre los países de la región y sirviendo de apoyo a los mecanismos de reconocimiento de títulos o diplomas universitarios.

Este logro ubica además a la unidad local entre las cinco de Argentina que ha logrado esta calificación internacional.

Es el resultado del proceso de evaluación mediante el cual se certifica la calidad académica de las carreras de grado, estableciendo que satisfagan el perfil del egresado y los criterios de calidad previamente aprobados a nivel regional para cada título.

Los parámetros que se tuvieron en cuenta en la evaluación fueron el contexto institucional, el proyecto académico, la comunidad universitaria, y la infraestructura.

La decana de la Facultad de Agronomía, ingeniera agrónoma Liliana Monterroso; y la secretaria académica, ingeniera química Silvia Losardo, hablaron con este diario y destacaron las implicancias que tiene este logro para la casa de altos estudios local y también para la ciudad de Azul.

 

“Hubo un trabajo muy duro” 

“Es una nueva oportunidad donde la calidad académica de la Facultad de Agronomía ha sido sometida a un proceso de evaluación, en este caso internacional y hemos obtenido una respuesta satisfactoria”, explicó en principio Monterroso.

De esta forma, destacó que “hemos recibido la acreditación internacional del MERCOSUR ARCU SUR que es un programa especial para evaluar la calidad académica”.

La decana explicó luego que fue necesaria previamente la acreditación que obtuvieron en mayo de 2016 de nivel nacional (ver recuadro).

Detalló incluso que “hubo 48 horas de recibida la noticia de la acreditación nacional para mandar la comunicación para poder acceder a este nuevo nivel”.

Subrayó a su vez que “hubo un trabajo muy duro de toda la comunidad académica para este logro. No solamente del equipo de gestión, sino que todos los docentes, investigadores, los alumnos, los graduados y lo no docentes formaron parte de este trabajo”.

 

El proceso

Sobre el proceso del que formaron parte, indicó que “se partió de la base de un documento de autoevaluación institucional, del cual participaron democráticamente todos los claustros”.

Por su parte, la ingeniera Losardo precisó que “se trabajó sobre el documento de evaluación nacional, ampliándolo, modificándolo y respondiendo nuevas pautas que nos requería la acreditación para el MERCOSUR. Se hizo todo el trabajo de lo que sería la información digitalizada y eso se envió”.

“Una vez que tuvieron eso, vinieron a Azul pares evaluadores de los países que forman parte de este consorcio y estuvieron durante una semana en nuestra facultad”, contó.

Asimismo, detalló que “nos habían pedido con antelación las actividades que se hacían en el facultad y cuando llegaron, elegían algo para ver del cronograma entregado. Así estuvieron durante algunos días en el campus con una intensa actividad, visitando aulas, laboratorios, clases, y la chacra experimental”.

“Al mismo tiempo, nos iban diciendo por ejemplo: hoy nos queremos reunir con los docentes investigadores. Así se reunieron con docentes, con alumnos y con graduados que hasta vinieron de otras ciudades”, explicó la secretaria académica al dialogar con este diario.

 

Trabajo en el lugar

A propósito de esto, Monterroso agregó que “vinieron graduados de todas las épocas demostrando el compromiso que tienen con la institución y les preguntaron sobre la inserción laboral y realmente fue muy interesante”.

Se entrevistaron con los distintos integrantes de la comunidad de la Facultad de Agronomía sin presencia de las autoridades.

Además, los evaluadores recorrieron las instalaciones de la casa de altos estudios local y hablaron con alumnos de manera espontánea y al azar en sitios como el bar comedor o la biblioteca.

Es decir, “la idea era cotejar toda la información que nosotros le habíamos enviado en los informes”, remarcó Losardo.

 

“Es un orgullo”

Al evaluar las implicancias de esta acreditación, Monterroso enfatizó que “hay un reconocimiento académico del título en los estados parte del MERCOSUR y eso es muy importante”.

Puso el acento además en que “también habilita a la movilidad estudiantil y de docentes, graduados y no docentes; y el reconocimiento de asignaturas de una unidad a otra”.

“Es un orgullo para nosotros, es una evaluación integral en la cual participaron todos los integrantes de la comunidad educativa”, resaltó Monterroso.

De esta manera, la decana de Agronomía valoró este logro de la universidad pública y gratuita y “los azuleños debemos valorarlo”.

 

EL DATO

Todo esto se da en el contexto de que la ingeniería agronómica es una carrera de interés público nacional en Argentina y los países miembros del MERCOSUR. En este país fue declarada así a través de la Ley de Educación Superior porque tiene que ver con la seguridad de las personas en la generación de alimentos.

 

LA ACREDITACIÓN NACIONAL

Para poder iniciar este proceso ante el MERCOSUR fue necesaria previamente la acreditación con la máxima categorización ante la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria).

Se realizó una evaluación integral que incluyó el nivel docente, la infraestructura que posee la unidad académica local y las actividades de extensión, posgrado y de investigación.

Fue en 2016 y por 6 años, ubicando la carrera de Ingeniería Agronómica entre las mejores de la República Argentina.

Esta acreditación fue de por sí trascendente porque para lograrla se evaluaron varias categorías tales como la calidad de la enseñanza, teniéndose en cuenta los planes de estudio, las estrategias de enseñanza-aprendizaje, los análisis de procesos como el ingreso, permanencia y promoción de graduados, la comunicación entre alumnos, graduados, docentes y no docentes.

También se evaluaron, entre otras cuestiones, estándares de calidad de formación del cuerpo docente, no solamente desde el punto de vista cuantitativo, sino cualitativo, y su formación de posgrado.

 

UNA EVALUACIÓN INTEGRAL

La decana remarcó por otra parte que se trata de “una nueva validación de la calidad académica de la Facultad de Agronomía en lo que es la formación de grado de los ingenieros agrónomos”.

Se señaló en este sentido que “fuimos evaluados en calidad académica, proceso de enseñanza y aprendizaje, calidad de la formación de los estudiantes, calidad del plantel docente, investigación, programas de ciencia, técnica y la pertinencia con la realidad del medio”.

“También se analizó todo lo que es extensión y transferencia de conocimientos y la infraestructura y los servicios que brinda la facultad”, añadió.

En tanto, la decana enfatizó que “se tuvieron en cuenta los planes de mejoras y dentro de eso, la modificación del plan de estudios que mereció un párrafo aparte diciendo que la documentación presentada es coherente con el profesional del futuro”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. pablo

    Febrero 19, 2017 at 8:57 pm

    Pagamos la carreta con nuestros impuestos,para que los ingenieros formados con nuestra plata de los impuestos,se vayan a trabajar afuera…no es oro todo lo que reluce

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *