La comitiva azuleña logró abrir una ventana por FANAZUL

No fue fácil ni exenta de fuertes discusiones la charla que el grupo encabezado por el Intendente Municipal, referentes religiosos, concejales y representantes de los trabajadores, mantuvieron ayer con el Ingeniero Luis Riva. EL TIEMPO estuvo en el edificio de la sede central de FM y transmitió en vivo el antes y el después del crucial encuentro.

Luis Riva recibió a una nutrida comitiva azuleña encabezada por el Intendente Municipal Hernán Bertellys.


Por Augusto Meyer
ameyer@diarioeltiempo.com.ar
CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES (Enviados Especiales) – Como representante de uno de los tres medios de comunicación que cubrió el viaje de una comitiva azuleña a esta ciudad para reunirse con el interventor de la Dirección General de Fabricaciones Militares, alcanzó con ver los rostros del Intendente Municipal; del cura párroco Mauricio Scoltore –representante del Obispado- y, especialmente, de Marcelo Laporte, delegado de los trabajadores de FANAZUL, para caer en la cuenta que tiene que haber sido áspera y difícil la charla que ayer mantuvieron las partes por la permanencia de la fábrica militar de pólvoras y explosivos Azul.
No quedan dudas –y así fue expresado en conferencia de prensa realizada al término de la reunión- que costó mucho convencer a Luis Riva de poder pasar a otra instancia donde se puedan evaluar nuevas posibilidades productivas que permitan evitar el desguace del emprendimiento situado en la Ruta N° 80, a 35 kilómetros de esta ciudad.
Cronología de una jornada agitada
En viaje de regreso hacia Azul resultó emotivo observar a través del Facebook de EL TIEMPO la transmisión en vivo de la movilización que estaba pautada para las 19, con salida de Yrigoyen y Cáneva. Detrás de las banderas con los colores y leyendas de la fábrica en peligro de cierre dirigiéndose hacia el veredón municipal, hay 220 familias que claman por la continuidad de sus fuentes laborales y, en definitiva, el no cierre de la planta fabril.
La jornada, para algunos, comenzó bien temprano, a las 7.30, con la reunión del Comité de Crisis en el despacho del jefe comunal. Luego de ásperas deliberaciones, el clima inevitablemente se apaciguó porque se estaba a sólo cinco horas del crucial encuentro con el responsable de Fabricaciones Militares, organismo que depende del Ministerio de Defensa de la Nación.
El Intendente inició el periplo a bordo de una camioneta y, en la combi de la Municipalidad, viajaron los concejales Nelson Sombra y Claudio Molina; el director de Producción y Empleo, Juan Arruti; Claudio Pais y Marcelo Laborde, en representación de los “fabriqueros”; y el pastor evangélico Jonatan Sotelo. A ellos se le sumó en el mismo edificio de FM, sito en Avenida Cabildo 62 del barrio de Palermo, el cura párroco Mauricio Scoltore, un sacerdote que demostró más de una vez estar a la altura de distintos conflictos sociales y tener un especial cariño por Azul y su gente.

El cura párroco Mauricio Scoltore, el jefe comunal y el delegado de los trabajadores Marcelo Laporte.


Pasados 15 minutos de la hora 14, el propio Riva bajó en ascensor hasta el hall central para recibir al jefe comunal azuleño y al resto de la comitiva que viajó para participar de este trascendental encuentro. Tras los saludos de rigor, por tandas y a bordo de los dos elevadores, el anfitrión y sus visitantes se dirigieron hasta el cuarto piso del edificio a fin de dar comienzo con la conversación por FANAZUL.
Recién algunos minutos después, con el calor que ya golpeaba fuerte –la temperatura ascendió a los 36 grados centígrados-, el responsable del organismo autorizó el ingreso al hall de los medios de comunicación que viajaron expresamente para informar a la comunidad azuleña sobre el resultado de la reunión.
En cambio no se permitió la presencia de nuestras cámaras, celulares ni grabadores en el recinto donde se la comitiva azuleña expuso la necesidad de mantener abierta la fábrica que acredita 70 años de existencia. Sí se avaló el ingreso a la sala para tomar fotografías o hacer registros fílmicos. Inmediatamente después se armó la conferencia de prensa, no sin antes ser informados que “nadie de Fabricaciones Militares realizará ningún tipo de declaración periodística”. De hecho, Luis Riva saludó a las autoridades que habían dialogado con él y se retiró del lugar.
Visiones de una misma charla
Hernán Bertellys, intendente municipal, dijo: “Hemos tenido una reunión donde realmente todos han podido hablar, expresarnos; no ha sido una reunión fácil. Nosotros queríamos llevarnos una respuesta contundente para la comunidad azuleña y, en realidad, tengo que concluir que nos estamos llevando una pequeña luz de esperanza para un mesa de dialogo ampliada la semana que viene. De mi parte soy un poco optimista con respecto a lo que se pueda lograr para sostener a los trabajadores”. “Claramente se ha tomado FANAZUL como una hoja de Excel y no dan los números. Por eso hay que hacer achicamiento o un cierre total de la fábrica. Nosotros nos oponemos a rajatabla a eso; toda la comunidad azuleña repudia eso. Queremos proponer otras opciones para que sea más amortizable para cada uno de los trabajadores y para la comunidad. Hemos tenido distintas ofertas y, para cada una de ellas, podemos hacer una gestión. Le dijimos al interventor que ellos toman una decisión a 300 kilómetros y se van a su casa. Nosotros ponemos la cara todos los días; los concejales, los integrantes del gremio y todos los actores sociales a ver qué hemos hecho o podemos hacer, también. El cura Scoltore y el Pastor Sotelo apelaron a la sensibilidad religiosa del interventor para que tenga una decisión más humanitaria y entre todos poder sacar adelante esta crisis. Entre todos debemos estar creando un plan que no sea solamente fabricación de explosivos sino ampliar y abrir el abanico ante las posibilidades que hoy tiene el país, como una intervención con minería. Hemos pedido tiempo a gritos para evolucionar en un plan rápido y eficiente”.
Con respecto a las medidas de seguridad en la planta que fueron objetadas por ATE, a punto tal que merecieron una denuncia ante el fuero federal, el jefe comunal señaló: “El interventor manifiesta que  está todo controlado y los trabajadores dicen que hay muchos puntos débiles. Es delicado hablar del tema pero, si nos tenemos que volcar por un lado, nos volcamos por el de los trabajadores con los que estamos todos los días y somos vecinos. Tenemos cierta sospecha de que puede haber  peligrosidad en el mantenimiento en ausencia de los trabajadores en la fábrica”.
Sobre la posibilidad de dar curso a un proyecto turístico en la zona de FANAZUL, incluyendo el desmantelamiento de la fábrica y el uso de tierras, Bertellys expresó: “No se habló de esto”.
“Hay una confusión con una gestión que nosotros estábamos haciendo en otro organismo que es el AABE (Agencia de Administración de Bienes del Estado), que es quien administra bienes del estado, para poder conseguir en comodato una gran cantidad de hectáreas para hacer un desarrollo turístico para generar fuentes laborales, pero es en otro área; no tiene que ver, no son las tierras que está ocupando Fabricaciones Militares ni tampoco Azopardo”, agregó.
Sobre la cuestión de fondo, que es la complejidad de que 220 familias se queden sin su ingreso, Bertellys consideró que “creo que comprenden la gravedad de estos despidos para Azul”.
“Ellos ya tenían un cálculo hecho y nuestra tarea es hacerlo revertir. Ha sido muy importante el arco de acompañamiento que he tenido porque sinceramente, en solitario, esto hubiese sido una reunión muy corta y negativa. Agradezco a todos los que han venido a acompañarme, realmente todos hicieron un gran aporte desde su lugar y con una coincidencia que es que todos queremos la mejor salida para esta situación crítica. Lo lógico es ir por el Ministro (de Defensa, Oscar Aguad); tenemos la información de que está de vacaciones hasta el día 10, pero igual vamos a ver si hacemos tiempo para dejarle un petitorio de una audiencia para que nos pueda recibir también al mismo grupo”, precisó.
En cuanto a la reunión pautada en principio para la semana próxima, el titular del Ejecutivo manifestó: “Esperemos que la reunión no pase del miércoles; estos días son eternos. Entre todos tenemos que hacer los deberes para ver qué traemos a la próxima reunión; la inversión privada también. Tenemos contacto con empresarios, algunos de los cuales estarán dispuestos a invertir. Tenemos que hacer una gestión en la Provincia para en la próxima reunión poder estar acompañados con los máximos representantes que puedan definir cosas”.
Se consultó al Intendente acerca del “mientras tanto” con los trabajadores, no sólo desde el punto de vista asistencial sino por la faz psicológica. “Los trabajadores mañana (por hoy) van a estar percibiendo el sueldo y las vacaciones; a eso cada uno de los trabajadores lo tiene que cuidar. Vamos a hacer todas las gestiones posibles para que puedan tener un subsidio, para que se pueda renovar la fuente laboral pero no tenemos certezas”.
A su turno Marcelo Laporte, delegado de los trabajadores, afirmó: “Conociéndolo a (Luis) Riva, darnos otra reunión para la semana que viene no es medio paso; es cuarto paso. Me voy con la esperanza de hacer mover FANAZUL para que no que la cierren. Le planteábamos con Claudio (Molina) que si bien hacemos el mismo trabajo que en Villa María y los compañeros de allá nos manifiestan que no pueden hacer la producción nuestra, sabemos que es muy difícil que podamos incorporar todo el personal a trabajar nuevamente. Hemos visto producciones de una fábrica y otra y le manifestamos a Riva que han tomado una decisión errónea”.
Cuando se le pidió un mensaje para los trabajadores, respondió: “Que tengan fe que, con fuerza, se puede salir. Veníamos en la combi (en la que se trasladaron hasta la CABA) y decía que si nos atienden con el Intendente, alguna luz se me puede abrir. Ellos miran los números; no miran ni qué ni cuánto produce. Todavía están diciendo que las medidas de seguridad las están haciendo bien. Nosotros le manifestamos que las medidas de seguridad no están bien. La semana que viene nos tendremos que sentar con el ingeniero para ver si se puede revertir este pensamiento que tienen ellos, que quieren cerrar”.
Se le planteó a Laporte la importancia de seguir llevando adelante manifestaciones populares pacíficas, algo que ha merecido el reconocimiento de la comunidad en general y de autoridades tanto policiales como judiciales.
“Trabajamos con todos los delegados en contener, pero cada día que pasa es distinto; cada uno reacciona distinto. Yo mismo, hoy, con las palabras que he dicho con el Intendente, me he excedido”, sostuvo el trabajador, recibiendo la palmada del jefe comunal, quien expresó “conmigo está todo aclarado”.
“Cercaron la planta con seguridad; nos tratan como delincuentes. Le manifesté al interventor que el peor día desde que entré a Fabricaciones Militares fue el otro día (martes 2 de enero), que sólo entramos dos trabajadores efectivos y los 200 contratados quedaron afuera; me dijo que era para preservar la fábrica. Lo que esperan es que uno reaccione y decir que uno estaba haciendo lío, rompiendo todo; romper la intendencia es dar un paso para atrás. Hoy dimos cuarto paso. Conociéndolo a Riva, una luz se abre. Seguiremos estando en la calle, manifestándonos con tranquilidad; pidiendo disculpas porque la gente se molesta pero si no fuese por lo de la ruta, no hubiésemos llegado a acá. Dios nos puso acá; con fuerza y tranquilidad, vamos a dar vuelta a esto”.
La palabra de dos concejales
Claudio Molina, edil del GEN, indicó: “Hay que destacar esta mesa heterogénea con el Intendente; funcionarios del Ejecutivo; el cura Scoltore; el Pastor; los trabajadores; nosotros, desde el Concejo Deliberante, intentando revertir una decisión que se nos comunicó. La decisión que nos comunicó el interventor es que FANAZUL dejó de ser operativa el 28 de diciembre de 2017. A partir de ahí fue una reunión dura, donde cada uno argumentó para generar un espacio de diálogo a futuro a fin de tratar de revertir esa decisión. Después de una largo diálogo, áspero por momentos, Riva accedió a tener una primera reunión, que obviamente es una luz; una hendija que se nos abre, y que pensamos no desaprovechar”.
Por su parte Nelson Sombra, concejal de Unidad Ciudadana, señaló: “Las decisiones políticas de este gobierno, con la apertura de las importaciones, han sido en desmedro de la industria nacional. Nos damos cuenta que, cuando estamos todos juntos, el potencial que tenemos, cada uno más allá de las diferencias, con la misma sensibilidad, con la misma esencia. Que nos sirva a los azuleños para aprender que hay que dejar de lado el personalismo, porque cuando una personaliza, despolitiza y pierde fuerza. Claramente se ha perdido tiempo porque, si hubiésemos arrancado mucho antes, hubiésemos llegado distinto a esta discusión. Estamos buscando tiempo; hay una decisión abrupta, que es imposible que podamos salir ilesos. El intendente está comprometido a abrir los canales en Provincia porque también es el planteo de Nación de que no asuma todo el esfuerzo Fabricaciones Militares. Se abre una luz de esperanza; es difícil, no es para generar expectativas, pero entendamos que el aprendizaje tiene que quedar: no podemos hacer oídos sordos a los reclamos cuando son tan evidentes. Le planteamos porqué la saña con Azul; hacen la comparación con la fábrica de Córdoba, que son fabricas mellizas, pero parece que a la fábrica de Córdoba le sacan una uña y a nosotros nos sacan la cabeza; nos cierran la fábrica”.
Las voces de la religión
Mauricio Scoltore, cura párroco de Bolívar, enviado a pedido del Obispo Hugo Salaverri, indicó: “Que se haya abierto la puerta para una reunión en este lugar es muy importante. El interventor nos recibió con atención y respeto, trató con mucho respecto especialmente a los obreros de la fábrica, alentándolos, felicitándolos y conteniéndolos. Él está un poco con los pies y las manos atadas pero tenemos que tener esperanza, siempre que hay vida hay esperanza. Me parece que no hay mal que por bien no venga; esta situación de crisis no puede ser una situación de crisis más de todas las que ha pasado Azul. FANAZUL es un emblema en la ciudad; tenemos que aprovechar lo que hemos hecho hoy, de reunirnos distintos actores de la comunidad, de poder charlar, de poner sobre la mesa distintos criterios, distintos valores. A partir de acá tenemos que ser creativos para adelante. Quienes tienen capacidad de decisión y posibilidad de generación de fuentes de trabajo son los primeros convocados a poner su granito de arena”.
“Yo –agregó- me voy con una luz de esperanza. Hay que seguir golpeando puertas; hay que seguir viendo otras instancias también. El interventor no dijo ‘acá se terminó todo’, ‘no vuelvan más’. Dijo que ‘volvamos’; ‘démonos un tiempo’. Siempre que la puerta esté abierta, hay posibilidades de que entre la luz. Tenemos que ser testigo de esperanza, alentar a los trabajadores a que estén serenos, ya que el futuro sigue siendo incierto y sobre todo aquel que tiene una familia a cargo tiene que ver qué hace con todo eso, pero no está todo perdido”.
Sobre Riva dijo: “Me pareció un hombre que registra todo lo que pasa; tiene memoria de los nombres, de situaciones y actitudes, y eso está bueno.  No toma apuntes pero creo que todo lo que escuchó lo registró, lo va a procesar y lo va a elevar a quien corresponda”.
En tanto Jonatan Sotelo, Pastor Evangélico, mencionó: “Más allá del cinismo que puede caracterizar a una persona que está totalmente identificada como CEO de una empresa, podemos reconocer que hubo voluntad después de un duro diálogo. Creo que las palabras espirituales han tenido su incisión en la vida de Riva. Eso es importante porque el ámbito espiritual está por arriba de todas las áreas. Además de todo el trabajo técnico que se puede hacer desde el municipio, desde los propios trabajadores, desde los ingenieros, del ceder por parte de los trabajadores como se ha propuesto en la mesa, ha hecho que la semana que viene se pueda tener un diálogo y aun rogando a Dios, él dice que si nosotros clamamos a él, él va a responder y nos va a enseñar a hacer cosas que se estaban haciendo mal o que se estaban dando en un paso repetido. Estamos peleando con gente que ya tomó la decisión, pero sin embargo hoy no cerraron con esa conclusión sino que se abrió una mesa de diálogo”.
EL CORAZÓN DE RIVA

NACHO CORREA


Juan Arruti, Director de Producción y Empleo municipal, sostuvo que “vinimos a escuchar una decisión que ya estaba tomada y nos vamos con una luz de esperanza de verdad”.
“Creo que todos han manifestado lo duro de la reunión pero con propuestas, tanto de los trabajadores como lo que pudimos aportar nosotros, con distintas alternativas de producción. La importancia del Padre Scoltore y el ministro de la Iglesia Evangélica, tocaron el corazón de Riva, que además de estar acá, es un hombre religioso. La última foto de Riva es abriéndonos la puerta; ya no va a poder sostener esa decisión que había tomado”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *