EL SACERDOTE NO PUDO ASISTIR POR UN PROBLEMA DE SALUD

La comunidad educativa del Instituto San Francisco de Asís festejó su 30° aniversario y homenajeó al Padre Raúl Troncoso

Hubo sentidas palabras de directivos, ex alumnos, la primera docente y del párroco Mauricio Scoltore, que llegó especialmente desde Bolívar para participar de la ceremonia. 

Personas vinculadas con el Instituto San Francisco de Asís y un festejo inundado de recuerdos. FOTOS JOSÉ BERGERMauricio Scoltore viajó desde Bolívar para no perderse el acto que se realizó ayer.
<
>
Personas vinculadas con el Instituto San Francisco de Asís y un festejo inundado de recuerdos. FOTOS JOSÉ BERGER

Una ceremonia emotiva tuvo lugar ayer en dependencias del Instituto San Francisco de Asís, en ocasión de celebrarse el 30° Aniversario de la creación del establecimiento y descubrirse placas en señal de agradecimiento a quien fue gestor y creador del colegio, el Padre Raúl Troncoso. El sacerdote había comprometido su presencia en el acto, pero a último momento se confirmó que no podría estar aquejado por una bronquitis. Palabras de ex alumnos y ex docentes, así como de las primeras autoridades que pasaron por la dirección de la escuela, inundaron de gratos recuerdos la galería donde se llevó a cabo la actividad, ante un buen marco de público.

“Estamos homenajeando a alguien que alguna vez pensó que era necesario tener un colegio secundario en este barrio: el padre Raúl Troncoso. A partir de hoy, su foto y una placa como padre fundador estarán presentes en la institución”, se indicó desde la conducción de la ceremonia.

El Padre Oscar Jorquera bendijo y descubrió la placa que recuerda la obra del cura Troncoso en el Instituto, y señaló: “Que Dios derrame su bendición sobre estas placas y sobre esta escuela; también sobre el padre Raúl, que ha fundado esta escuela, quien no está con nosotros en este momento pero seguramente en sus oraciones está presente. Te pedimos Señor bendigas este colegio, a los docentes y no docentes, y alumnos y que San Francisco siempre vele por esta institución tan importante”.

En la oportunidad también se impuso el nombre de “Santa Clara de Asís” a la biblioteca escolar; se cortó la torta de cumpleaños y se bendijo un árbol que se plantó en el patio.

Se recordaron los comienzos de la enseñanza en la Capilla y algunos salones, y de las etapas que se fueron atravesando para pasar por el Nivel Medio, el Polimodal y hoy la Secundaria Obligatoria. “Esta es una escuela de y para todos”, se subrayó.

Hubo un reconocimiento a la labor del personal Auxiliar; al Centro de Atención Primaria de la Salud N° 1; a los referentes del programa ENVION; y “a los que ya no están”. Asimismo se agradeció el acompañamiento constante de las autoridades del Consejo Escolar –en este caso representado por Martín Laborda y Patricia Quattrocchio-, que “están siempre al pie del cañón”.

Finalmente se destacó la presencia sobre el final del acto de Marcos Turón, ex alumno del establecimiento y actual subsecretario de Gobierno.

Una presencia destacada

Seguidamente se invitó a participar –recién llegado de Bolívar- al sacerdote Mauricio Scoltore, quien tuvo un destacado paso por la institución educativa, a punto que ayer recibió cantidad de demostraciones de afecto.

“La primera fiesta, después de 10 años y pico que no estoy en la organización. Por eso esta va a salir linda y emotiva. Han puesto la foto del padre fundador. En cualquier momento cuelgan la del padre fundidor”, expresó Scoltore con su inconfundible estilo retórico.

“Les aseguro que es muy lindo volver a casa y le pedimos a Dios que siga bendiciendo y acompañando el trabajo que con tantas ganas realizan los que día a día le ponen toda la vida a este colegio que cuando yo llegué estaba con decreto de defunción y cierre y, cuando me fui, lo hice con el orgullo de verlo como uno de los colegios más lindos de la ciudad. Cuando yo llegué teníamos calefacción con pantallas y garrafas y había que salir corriendo a pedirle al cura que trajera las garrafas porque hacía frío y ahora tienen, como yo digo con orgullo, calefacción central por aire caliente; tomá”, señaló, arrancando la carcajada del público. “Y además ya no nos embarramos las patas porque tenemos hasta asfalto en la puerta. Gracias a los que trabajan día a día porque hay que ponerle ganas para cruzar el arroyo y venir a trabajar o a estudiar aquí, con frío, con calor, con lluvia pero quienes trabajan lo hacen con muchas ganas. Les aseguro que cuando uno se mete acá no tiene ganas de irse, salvo que el Obispo te diga mejor que te vayas”, agregó.

El cura párroco advirtió que “si fuera por mí me hubiera quedado toda la vida (conduciendo los destinos del Instituto San Francisco de Asís) pero sigo pendiente de todo lo que pasa y en alguna que otra emergencia trato de dar una mano, aunque no hay emergencias porque el equipo es sólido; sabe rebuscárselas, se defiende como ‘gato panza arriba’ y por eso hoy la escuela luce tan linda, pintadita y con un casi blanco reluciente”.

La Profesora Sonia Aguirre, con una referencia a las razones de la imposición del nombre a la biblioteca; y Luis Miralles, quien propiciara la construcción de la escuela desde su cargo en la dirección general de escuelas bonaerense; y Hernán Ballanés, ex alumno que recalcó la importancia de haber aprendido sobre el sentido de pertenencia al colegio, fueron otras de las voces que se escucharon en el acto.

También tomó la palabra Pilar Villanueva, primera profesora del colegio, quien indicó: “Me siento enormemente feliz de estar acá. Tengo el honor y alegría de haber sido la primera profesora que ingresó el primer día de clases que se inició esta aventura maravillosa que hoy ha llegado hasta acá. Recuerdo el saloncito que había; hacía frío, pero había una magia impresionante y un entusiasmo muy grande. Había un sueño y ese loco soñador del padre Raúl que nos permitió abrir las alas y volar”.

EL DATO

En su también emotivo discurso, Oscar Alabart, uno de los primeros directivos que tuvo el Instituto San Francisco de Asís, valoró la lucha en equipo que se hizo por la sede educativa y la obtención de logros como fueron el conseguir que la Provincia le otorgara los cupos para la copa de leche. También recordó a “jugadores que salieron de este patio y hoy todavía juegan en la Primera de Estrella, Athletic y San José. Algunos juegan en el fútbol internacional, como Agustín Farías”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *